Berlín: todo lo que necesitas saber para visitarla. Cómo moverte por la capital de Alemania

Berlín es una de las ciudades más grandes de Europa. Una ciudad vibrante, con numerosos puntos de interés que te harán recordar su agitado pasado. Te puedes pasar el día paseando por sus calles o visitando sus innumerables museos y terminar disfrutando de su animado ambiente, ya sea en algunos de sus numerosos parques o en uno de sus muchos bares, que los hay para todos los gustos. Aquí te dejamos toda la información necesaria para no volverte loco organizando tu visita a la capital de Alemania. ¿Nos acompañas?

Collage 8 fotos Berlín

Si has llegado hasta aquí, será, seguramente, porque estás organizando una escapada a Berlín. Enhorabuena, has elegido un gran destino. En Berlín podrás aprender sobre la agitada historia de la Europa del s. XX, quedarte mudo y sin palabras frente a las atrocidades cometidas por los nazis, visitar un búnker de la Guerra Fría, disfrutar del arte tanto dentro de los museos como paseando por sus calles, descubrir su ambiente tolerante y diferente en lugares de lo más alternativos o relajarte en alguno de sus múltiples parques.

Berlín es muy grande, por lo que puede que al principio te cueste un poco organizar tus días en esta ciudad. No te preocupes, estás en el lugar indicado. En este post vamos a explicarte todo lo que necesitas saber para preparar tu viaje a Berlín, desde cómo llegar y cómo moverte por la ciudad, hasta lo que no puedes perderte de sus barrios más visitados.

Además, en nuestro blog puedes encontrar más información sobre esta ciudad.

Un breve resumen de la historia de Berlín

Qué ver en Berlín: un paseo por sus barrios

Isla de los Museos y Kulturforum, un paraíso para los amantes del arte

Imprescindibles de Berlín, qué ver si se tiene poco tiempo

Qué ver en Mitte, el corazón de Berlín

– Qué ver en el barrio  de San Nicolás, donde recordar el Berlín medieval

– Qué ver en el barrio judío de Berlín

– Qué ver en Kreuzberg-Friedrichshain, arte, historia y mucho ambiente

Cuándo viajar a Berlín y cuántos días necesitas para visitarla 

Comencemos por lo más básico, cuándo ir. La verdad es que casi cualquier época del año es buena para una visita a la ciudad.

Berlín tiene un clima continental, esto es, inviernos muy fríos y veranos cálidos, sin llegar a temperaturas extremas. Su temperatura media anual es de unos 13º.

Los peores meses son enero y febrero, cuando los días son muy cortos y el tiempo es muy frío, con temperaturas por debajo de cero y altas probabilidades de nieve. Por otro lado, te encuentras con muchos menos turistas.

Primavera y verano son muy buenas épocas. La ciudad se llena de luz y los berlineses salen a la calle a disfrutar del buen tiempo. Hay muchas terrazas y bares al aire libre y es normal coincidir con alguna celebración. Si aprieta el calor, siempre es buena idea refugiarse en alguno de sus numerosos espacios verdes. Y no te creas que vas a estar solo, a los berlineses, y a los alemanes en general, les encanta ir a los parques cuando hace bueno. Lo suelen hacer acompañados de su manta de picnic y de su cerveza fría. Y, si es día festivo, de su barbacoa. Vamos, que el ambiente en los parques suele ser superanimado.

El comienzo del otoño es también un buen momento para visitar Berlín, los colores se apoderan de los numerosos espacios verdes de la ciudad y la temperatura sigue siendo moderada.

Y aunque los meses de noviembre y diciembre sean oscuros y fríos, es entonces cuando se organizan los mercados de navidad, llenando la ciudad de luces y olores dulzones.

Si visitas Berlín en adviento, igual te apetece unirte a este tour navideño por Berlín, donde te llevan a conocer alguno de los muchos mercados que aquí se organizan. Además, si te gusta esta época del año, te puede interesar nuestro post con los mejores mercados de navidad alemanes

Teniendo todo esto en cuenta, consideramos que la mejor época para visitar Berlín es de mayo a octubre.

¿Y cuántos días necesitas para visitarla? Pues cuantos más mejor. Berlín es una gran ciudad con numerosos puntos de interés, importantes museos y sitios conmemorativos muy interesantes. Además, hay muchos lugares donde puedes disfrutar del ambiente de la ciudad. Pero como sabemos que las vacaciones tienen un límite, creemos que tres días es el tiempo mínimo necesario para conocer esta ciudad, que suele atraer al que la visita. Ahora bien, si puedes dedicarle cinco días, entonces podrás disfrutar de Berlín más tranquilamente, acercarte a zonas más alejadas y entrar en aquellos museos que sean de tu interés.

Cómo llegar a la capital de Alemania

A Berlín puedes llegar de muchas maneras.

El tren es una forma muy cómoda si llegas desde otro punto de Alemania o de alguna ciudad cercana. Los trenes alemanes son gestionados por la compañía Deutsche Bahn y en su página web puedes encontrar toda la información necesaria sobre horarios y precios. Desde el 1 de mayo puedes comprar el Deutschland-ticket, que tiene validez mensual y te permite viajar por toda Alemana por sólo 49€ usando todos los transportes públicos locales que necesites.

La estación central, Hauptbahnhof, se encuentra en el centro de la ciudad y está muy bien comunicada con los otros transportes, S-Bahn: líneas S3, S5, S7 y S9, U-Bahn: línea U5 y con numerosas líneas de autobús, tranvía y trenes regionales.

Por supuesto puedes llegar en autobús, que suele ser más económico. La estación principal de autobuses, Busbahnhof Zentraler Omnibusbahnhof, ZOB, se encuentra en el distrito de Charlottenburg y está conectada con el resto de la ciudad a través del transporte público, S-Bahn: S41, S42 y S 46, U-Bahn: U2 y con las líneas de autobús: M49, 139 y 218. Parada: Messe Nord/ICC.

Puedes llegar también en coche o caravana. Si eliges esta opción, puede interesarte leer nuestro post con consejos para viajar por carreteras alemanas. Además, es importante que prestes atención a los neumáticos y al uso del distintivo verde. Si el vehículo es de alquiler, puedes saltarte la siguiente información, pues la compañía se encargará de que todo esté en orden.

– En Alemania existe una regulación para el uso de neumáticos, por la cual hay que adaptarlos a las condiciones climáticas, habiendo neumáticos de verano y de invierno. Generalmente se considera que de octubre a Semana Santa se usan los de invierno y el resto del año los de verano. Pero, y teniendo en cuenta los cambios de temperatura que se están produciendo, es mejor saber que si hace menos de 7 grados hay que usar los de invierno.

– En general, las ciudades alemanas son zonas de baja emisión, Umweltzone. Así, con el objetivo de reducir la contaminación atmosférica, sólo puedes circular por ellas si tu vehículo lleva una pegatina que indique su nivel de emisión. Y, actualmente, sólo se aceptan los coches que reciben la de color verde. Conducir sin pegatina, o con una incorrecta, es motivo de multa, que a día de hoy son 80€. Las zonas de baja emisión están indicadas mediante señales de tráfico.

Berlín, por supuesto, es zona de baja emisión, por lo que para conducir por ella necesitarás, sí o sí, la pegatina verde. Esta puedes adquirirla en Alemania, por ejemplo en los talleres de inspección TÜV por unos 5€. Pero también puedes pedirla online. Algunas empresas te gestionan el envío, lo que eleva su precio. Pero hay ciudades alemanas que lo tramitan por un bajo precio. Como esta página de Berlín, donde puedes comprarla de manera online por sólo 6€.

Hay vehículos que están exentos de llevar pegatina, como motos y vehículos de 3 ruedas.

En algunas ciudades también hay restricciones para los vehículos que usan diésel. Actualmente Berlín no tiene este tipo de restricción. Sin embargo, para estar seguro de que no infringes ninguna ley, aquí te dejamos este link donde se indican las ciudades de baja emisión, mirar pestaña Umweltzone, y las zonas con restricción de diésel, pestaña Durchfahrtsbeschränkungen.

Pero si vives lejos de Berlín, la manera más rápida para llegar es el avión.

El aeropuerto de la ciudad es el de Berlín-Brandeburgo Willy Brandt, que se encuentra a unos 30 km del centro.

Para buscar los vuelos que mejor se adaptan a tus fechas y presupuesto, te recomendamos usar Skyscanner. Es muy útil, ya que permite ver, de manera muy visual, qué fechas te saldría más barato volar. Además, desde esta página puedes encontrar también las mejores ofertas en hoteles y coches de alquiler.

El aeropuerto está muy bien comunicado con la ciudad y sus alrededores. Así, hay varias maneras de llegar hasta Berlín y viceversa.

Puedes usar el tren express, FEX, los trenes regionales, los autobuses y el tren de cercanías, S-Bahn.

Este es el mapa del S-Bahn, que también indica el recorrido de los trenes regionales.

La estación de tren está en la Terminal 1 en el nivel U2 y las terminales de autobús están en el nivel de llegadas de la T1. Si hubiese problemas con alguno de los trenes, los autobuses de sustitución salen desde las paradas B15-B17.

Precio del billete: A nivel de transporte, Berlín está dividida en tres zonas, A, B y C. El aeropuerto se encuentra en la zona C. El coste de un viaje del aeropuerto a la ciudad es de unos 4€.

Si usas los trenes para ir al centro de la ciudad, y no tienes problemas ni la necesidad de hacer transbordos, puedes llegar en unos 30 min. Sin embargo, calcula siempre más tiempo para el trayecto y así evitar imprevistos y malos ratos.

Los tickets puedes comprarlos en las máquinas que verás en las estaciones y de manera online desde la página de la Deutsche Bahn. Que no se te olvide validar el ticket antes de viajar. Si no lo haces es como viajar sin billete.

Los tickets de autobús se pueden comprar, en efectivo, dentro del autobús. Aunque también hay maquinas en el aeropuerto.

En S-Bahn hasta el centro de la ciudad

La manera más práctica para llegar es, probablemente, el tren de cercanías S-Bahn. El S-Bahn es una especie de metro que llega a todos los distritos de la ciudad. Hay dos líneas que llegan al aeropuerto, S9 y S45, con una frecuencia de 20 min.

En tren hasta el centro de la ciudad

Hay varios trenes que salen del aeropuerto y que llegan a Berlín, RE8, RB23 y RB32. Estos tienen una frecuencia de 1 hora. Además, está el FEX, un tren express que conecta el aeropuerto con el centro de la ciudad cada media hora. 

Estos son los horarios de los trenes.

En autobús hasta del centro de la ciudad

Aunque también puedes usar el autobús, vemos esta opción menos práctica, pues estas sujeto al tráfico de cada momento. Hay muchas líneas que salen del aeropuerto, quizás las que más puedan interesarte sean la 163, 164 y 171. Aunque estas líneas no te dejen en tu destino final, llegan a paradas de S-Bahn o U-Bahn. La frecuencia de los autobuses puede ser de hasta 20 min. También hay líneas nocturnas como la N7 o la N60.

En taxi o traslado privado al centro de la ciudad

Por supuesto, esta la opción más cara, pero más cómoda, de coger un taxi o reservar un traslado privado, donde una persona estará esperándote para llevarte a tu destino.

El taxi, dependiendo de a dónde vayas y del momento del día, puede costarte unos 50€. El traslado privado dependerá del número de personas que seáis. 

Seguro de viaje

Es importante viajar con seguro de viaje. Siempre puede pasar algún imprevisto y es bueno estar preparado, la tranquilidad de viajar asegurados es impagable.

Nosotros, al viajar con una niña, solemos contratar el seguro familia con Iati seguros. Sin embargo, existen más tipos de seguros, sólo tienes que encontrar el que mejor se adapte a ti y a tu tipo de viaje.

Puedes reservar el seguro de viajes Iati desde nuestra página, tú te llevas un 5% de descuento en el precio total y nosotros una pequeña comisión que nos viene genial para seguir creando contenido.

Transporte público de Berlín

Berlín es enorme, por lo que tarde o temprano tendrás que usar su gran red de transporte público. Así, puedes moverte usando los trenes de cercanía S- Bahn y U-Bahn (metro), el tranvía y los autobuses. 

Además, la ciudad está muy bien preparada para ir en bicicleta y, de hecho, es un medio de transporte muy utilizado por sus habitantes. Y si te cansas, no te preocupes, puedes viajar con ella también en algunos de los medios de transporte público, sólo tienes que cumplir una serie de normas.

Si te gusta conocer las ciudades en bici, puedes unirte a este free tour en bicicleta o a este tour en bicicleta por Berlín. O, simplemente, alquilar una bicicleta.

S-Bahn y U-Bahn

Mapa de S-Bahn y U-Bahn

No te asustes cuando veas el mapa de las diferentes líneas, moverse por la ciudad no es complicado y enseguida te familiarizaras con el S-Bahn y el U-bahn. La diferencia entre ambos no es muy importante y los dos pueden asimilarse con el metro. Las paradas de S-Bahn están marcadas con una S blanca sobre fondo verde y las de U-Bahn con una U blanca sobre fondo azul. 

Algunas estaciones de S-Bahn conectan con el U-Bahn, y viceversa. Estas pueden ser totalmente independientes y encontrarse en edificios diferentes, por lo que tendrás que salir a la calle para entrar en la otra. Al principio, te puede costar encontrar la salida. Para ello, fíjate bien en las señales que se encuentran en el techo.

El S-Bahn y el U-Bahn están en funcionamiento las 24 horas los fines de semana. Entre semana circulan desde alrededor de las 4:00 de la mañana hasta la 1:00 o 1:30 de la noche. Los horarios dependen de cada línea y por la noche se sustituyen por autobuses nocturnos que se indican con la letra N.

El S-Bahn tiene 15 líneas y en el centro de Berlín circula principalmente por fuera, por lo que puedes disfrutar del paisaje durante el viaje. Su frecuencia varía según el momento del día, pudiendo ser de hasta 3 minutos o llegar a los 20 minutos durante el día y cada 30 minutos a la noche. 

El U-Bahn tiene 10 líneas, que van, generalmente, bajo tierra. Su frecuencia puede ser cada 5 minutos durante el día y cada 10 minutos a la noche. 

Hazte con un mapa del S-Bahn y el U-Bahn cuanto antes, lo vas a necesitar.

Tranvía y Metrotram

El tranvía cuenta con 22 líneas, 9 de Metrotram y 13 regulares. Las de Metrotram, indicadas con una M, tienen más frecuencia que las normales y circulan las 24 horas, todos los días de la semana. Por la noche pasan cada 30 minutos.

Autobuses

Puedes moverte también en autobús, aunque no sea la manera más práctica. Sin embargo, algunos son de dos pisos y los puedes usar para conocer la ciudad cómodamente desde sus asientos.

Si te apetece ver Berlín de esta manera, puedes subirte al autobús turístico de Berlín, que para en los principales sitios de interés.

Hay muchísimas líneas de autobús. La letra M indican que son metrobúses. Estos operan en las paradas más importantes del centro de Berlín. Las líneas M11 a M85 funcionan las 24 h del día toda la semana con una frecuencia de 10 minutos. Si llevan una N, indican que son nocturnos, y si llevan una X, que son express y por ello más rápidos, pues paran sólo en algunas paradas. 

Aquí te dejamos la lista de las líneas de todos los medios de transporte de Berlín, incluido el ferry, porque Berlín tiene río, el Spree. Aunque este medio de transporte no circula por el centro de Berlín, puede ser una buena idea el utilizarlo para hacer alguna excursión.

Si te apetece conocer la ciudad desde el agua, puedes unirte a este paseo por el río Spree o subirte a este barco turístico.

Precios del transporte público

Llegados a este punto, igual estás un poco abrumado con tanta información sobre el transporte. Tranquilo, probablemente vas a usar sólo el S-Bahn y el U-Bahn, pero es bueno saber que tienes más opciones si surge algún imprevisto.

Además, tenemos una buena noticia: los billetes son los mismos para todos los medios de transporte públicos de los que hemos hablado.

Hay dos cosas que tienes que pensar a la hora de decidir qué billete te viene mejor: a dónde quieres ir y cuántos viajes vas a hacer al día.

Berlín está dividida en tres zonas de tarifa diferente, A, B y C. La zona A es el centro de la ciudad, la zona B se extiende hasta los límites de Berlín y la zona C incluye las áreas suburbanas. El aeropuerto se encuentra en zona C, así como Potsdam y Sachsenhausen, las dos excursiones más típicas.

Los billetes puedes comprarlos en las máquinas que hay en los andenes de las estaciones de U- y S-Bahn. Estas son muy fáciles de usar y se pueden poner en varios idiomas. Te dejamos una foto para que te hagas una idea de como se usan. Como ves, son muy visuales.

También puedes comprar billetes en las máquinas que hay dentro de los tranvías o al conductor del autobús.

Hay varias opciones de tickets, cuyo precio puede depender de las zonas a las que vas a viajar. Así, cuanto más lejos vayas, más pagas.

Billetes de corto recorrido, kurzstrecke. Válidos para viajes de hasta 3 paradas en S- o U-bahn o de 6 paradas en tranvía o autobús. A día de hoy cuesta 2.20 €. Hay un billete para 4 viajes de corto recorrido por 6.60€.

Billete sencillo, Einzelfahrschein. Válido durante 2 horas. Su precio varía de los 3,20€ a los 4€, según la zona de viaje. Asimismo, hay un ticket para 4 viajes cuyo precio varía de los 10€ a los 14,40€.

Si vas a hacer más de tres viajes al día, te conviene ya comprar un billete de 24h. Su precio varía de 9,50€ a 10,70€, según la zona para el que la compres.

Si sois un grupo pequeño, que sepáis que hay billetes de 24 h para hasta 5 personas. Su precio varía de 29€ a 31€.

Si te vas a quedar muchos días, mira las ofertas que hay para 7 días, así como los tickets mensuales.

Que no se te olvide que los niños hasta los 6 años viajan gratis y de los 6 a los 14 tienen tarifa reducida.

Aquí te dejamos la información de todos los billetes que tienes a tu disposición.

Importante: valida tu billete antes de comenzar a viajar, porque si no, es como si viajases sin billete. De ser así, si te pillan, tendrás que pagar una multa de mínimo 60€. La maquina para validar está junto a las maquinas donde compras el billete. No es necesario validarlo cada vez que viajas, sólo la primera vez.

Además, existen pases que combinan el uso ilimitado del transporte público con descuentos para numerosas actividades en Berlín, como museos y visitas guiadas.

Una de ellas es la Berlin Welcome Card. Su precio varía según el número de días que la compres y según la zona en la que la uses. Además, hay una opción de tarjeta válida durante 72 horas que incluye la entrada a la Isla de los Museos. Puedes comprar la Berlín Welcome Card desde aquí, donde también encontrarás toda la información necesaria sobre ella. 

Existen también otros pases que incluyen transporte ilimitado y descuentos en atracciones, como el EasycityPass Berlín o el Berlin CityTourCard. Además, puedes adquirir el Museum pass Berlín, que incluye la entrada a muchos de los museos más famosos de la ciudad, pero no el transporte.

Cuál es la opción que más te interesa, dependerá de lo qué vayas a ver en Berlín.

Barrios de Berlín y sus principales puntos de interés

La ciudad se organiza en 12 distritos administrativos y numerosos barrios, que en Berlín se conocen como kiez. Cada uno te va a mostrar una cara diferente de Berlín, porque cada uno tiene su propia personalidad. Por supuesto, lo mejor para conocer Berlín sería pasear por todos ellos. Pero, seamos sinceros, a no ser que vivas allí o vayas un mes entero, esto no va a ser posible. Por eso, aquí vamos a indicarte cuáles son los barrios de Berlín que deberías incluir en tu visita.

Otra manera de entrar en contacto con esta gran ciudad, es unirte a un free tour por Berlín, donde conocerás sus lugares principales.

Nosotros vamos a comenzar, por supuesto, por el centro:

Mitte

Este es el barrio más turístico, pues alberga el centro histórico de la ciudad, el lugar donde se fundó Berlín y, por lo tanto, la mayoría de los puntos de interés.

Así, aquí se encuentra, entre otros, la famosa puerta de Brandeburgo; la avenida Unter der Linden, con sus elegantes edificios; la catedral de Berlín; la isla de los museos, donde puedes pasarte un día entero alucinando con sus obras de arte; el monumento a los judíos europeos asesinados; el barrio de San Nicolás, la parte más antigua de la ciudad; Alexanderplatz, donde está la torre de la televisión, visible desde numerosas partes de Berlin; el barrio judío, donde puedes entrar en sus patios a descubrir un ambiente diferente o en el alternativo callejón de los pollos muertos.

Si sólo tuvieses un día en Berlín, esta es la zona que deberías descubrir. También podrías decantarte por unirte a este tour de Berlín al completo.

Tiergarten

El Tiergarten es una isla verde en el centro de Berlín. Este extenso parque comienza en la Puerta de Brandeburgo y dentro de él hay numerosos monumentos conmemorativos, como el que recuerda a los homosexuales perseguidos por el régimen nacionalsocialista o el de las víctimas sinti y romaníes del nazismo. Muy cerca se encuentra también el que recuerda a las victimas de los asesinatos de «eutanasia» nacionalsocialista. 

Por encima de las copas de los árboles del parque, sobresale la columna de la Victoria, a la cual puedes subir para tener una buena vista panorámica de Berlín.

Pero además de una zona verde, Tiergarten es un barrio, cuyo edificio más famoso es el Reichstag, donde se reúne el Parlamento alemán. 

Aquí se encuentra también el Kulturforum, con museos de primera clase, como la Gemäldegalerie o la nueva Galería Nacional, un museo de arte moderno diseñado por Mies Van der Rohe. También incluye la Filarmónica de Berlín, un edificio moderno del arquitecto Hans Scharoun.

Entre embajadas y edificios oficiales, se encuentra el memorial de la Resistencia alemana contra el nacionalsocialismo. Además, aquí también se trata la resistencia a la persecución de los judíos en Europa de 1933 a 1945, donde se conmemora a los judíos que resistieron y a quienes les ayudaron.

Puedes unirte al paseo histórico por el Berlín del nazismo, para aprender más sobre esta parte de la historia.

Kreuzberg

El multicultural barrio de Kreuzberg es conocido por su ambiente alternativo y su arte urbano. Debido a la procedencia de una gran parte de sus habitantes, se le conoce como barrio turco o pequeña Estambul. De hecho, los martes y los viernes se organiza el bullicioso mercado turco.

Paseando por sus calles, seguro que vas a querer entrar en alguno de sus cafés y restaurantes, y es que hay muchos con un estilo muy especial. Una calle que no puedes perderte es la Oranienstraße.

En uno de sus extremos se encuentra uno de los lugares más conocidos de Berlin, Check Point Charlie. Muy cerca puedes visitar el museo judío de Berlín y la Topografía del terror, un centro de documentación de los crímenes nazis.

En otro de sus extremos se encuentra la plaza del puente aéreo. Aquí está la entrada del antiguo aeropuerto de Tempelhof, donde llegaban los aviones de los aliados como respuesta al bloqueo soviético de 1948/49.

El puente de Oberbaum, antigua frontera entre Berlin Este y Oeste, es fácilmente reconocible por su color rojo. Este une Kreuzberg con el barrio de Friedrichshain, que está al otro lado del Spree y con el que forma distrito.

Si te gusta el arte urbano, puedes hacer esta visita autoguiada al arte callejero y graffiti de Kreuzberg.

Friedrichshain

Este antiguo barrio obrero de la RDA es hoy una zona de moda, tanto para salir de fiesta como para vivir.

Un lugar que no puedes perderte es la East Side Gallery, una galería de arte al aire libre sobre un antiguo trozo del muro de Berlín de unos 1300 metros de largo. 

Como sitios alternativos hay que mencionar el Raw Gelände. Un lugar diferente que es hogar de numerosos bares y clubes, uno de ellos, el Cassiopeia, es uno de los más famosos de Berlín. Aquí, entre murales y grafitis, puedes ver un poco de todo, un estudio de grabación, una tienda de muebles vintage, galerías de arte, un antiguo búnker convertido en muro de escalada o una escuela de circo. Todo ello en un antiguo taller de reparación de locomotoras. Un sitio perfecto para pasar el rato, tomarse algo o salir de fiesta.

Si te van estos lugares, puedes unirte a esta visita guiada por el Berlín urbano.

En Friedrichshain también se encuentra uno de los clubes techno más famosos del mundo, Berghain.

El Volkspark Friedrichshain es el parque más antiguo de Berlín y forma la frontera entre Friedrichshain y Prenzlauer Berg.

Para saber más sobre estos dos barrios tan interesantes, puedes leer nuestro post sobre Kreuzberg-Friedrichshain.

Prenzlauer Berg

Este es otro distrito de moda, especialmente entre las familias con niños. El barrio presenta la mayor cantidad de edificios antiguos de Berlín, lo que le da un toque especial. Además, en sus calles hay numerosos cafés, restaurantes, pubs y tiendas con estilo. Una de las zonas más populares es la que se encuentra entra las plazas de Kolwitz y Helmholtz.

El museum in der Kulturbrauerei te permite hacerte una idea de como era el día a día en tiempos de la DDR. Y, si estas un domingo en Berlín, un plan perfecto es ir al Mauerpark, el parque del muro, donde se celebra un gran mercadillo y donde puedes poner en práctica tus dotes de cantante en el karaoke al aire libre que se organiza a la tarde. Vamos, el place to be los domingos.

El Mauerpark se encuentra entre Prenzlauer Berg y Wedding.

Wedding

Cerca del Mauerpark se encuentra el memorial del muro de Berlín, un lugar muy interesante que hace que merezca la pena acercarse a este barrio. En su centro de documentación aprendes sobre la historia del muro y ves una sección de este. En esta zona pasó que las fachadas de las casas estaban en el este, pero la acera pertenecía al oeste. Los edificios tuvieron que ser tapiados y, más tarde, demolidos para evitar más fugas. Además, bajo el suelo se construyeron largos túneles que permitieron huir a más de 50 personas. En esta visita también aprendes sobre la historia de la iglesia de la Reconciliación, que quedó en tierra de nadie y acabó siendo destruida.  

Si te interesa esta parte de la historia, puedes unirte a este free tour del muro de Berlín y la Guerra Fría o a este tour de la Guerra Fría + Muro de Berlín + Museo de la Stasi.

Otra razón para acercarse a Wedding es Berliner Unterwelten, una asociación que ofrece tours por el subsuelo de Berlín. Nosotros estuvimos en un búnker nuclear bajo una estación de metro: una visita muy interesante que nos dejó con ganas de hacer más

Charlottenburg- Wilmersdorf

El corazón de este elegante distrito es Kurfürstendamm, una avenida perfecta para ir de compras conocida como Ku`damm. Este era el centro del antiguo Berlín Occidental y a día de hoy está marcado por la torre en ruinas de la iglesia memorial káiser Guillermo, que recuerda la destrucción de la guerra. Muy cerca se encuentra el elegante KaDeWe, el kaufhaus des westens, grandes almacenes del oeste. 

Otro de sus lugares interesantes es el Palacio de Charlottenburg y sus bellos jardines.

Más lejos está el estadio olímpico, donde se celebraron los Juegos Olímpicos de verano de 1936, y la Teufelsberg, una elevación de escombros donde se encuentran los restos de una estación de escucha estadounidense. Además, ofrece una buena vista panorámica de los alrededores y muestras de arte urbano.

Berlín tiene más barrios y muchos más lugares interesantes. Aquí te hemos hablado de aquellos que, creemos, podrías incluir en una primera visita a la ciudad. De todas formas, hablaremos más de cada zona en un próximo post.

También puedes unirte a esta visita guiada por Berlín y recorrer los principales puntos de la capital de Alemania.

Excursiones desde Berlín

Además, hay dos excursiones que son muy populares en Berlín.

Una es ir al campo de concentración de Sachsenhausen, una visita que, no te vamos a negar, es dura y triste. Este fue construido por los nazis en 1936, para enviar y terminar con sus opositores políticos y con todas las personas que consideraban inferiores, como judíos, gitanos u homosexuales. Se encuentra en Oranienburg, a unos 40 km del centro de la ciudad. Puedes llegar en S-Bahn o uniéndote a una visita organizada.

También a 40 km, se encuentra la ciudad de Potsdam, ya en el estado de Brandeburgo. Como antigua residencia de los reyes prusianos, guarda bellos palacios, entre ellos el de Sanssouci, que está rodeado por un extensísimo parque. En Potsdam también puedes pasear por la colonia rusa Alexandrowka o por el barrio holandés. Y no nos podemos olvidar del Cecilienhof, donde los lideres de las potencias victoriosas de la II Guerra Mundial, Stalin, Churchill y Truman, se reunieron en la Conferencia de Potsdam.

Si no sabes si merece la pena ir a Potsdam, puedes leer nuestros posts sobre esta ciudad, cómo visitar Potsdam y qué ver en Potsdam. Spoiler alert, si que lo merece. 

A Potsdam puedes llegar en S-Bahn con la línea S7 o uniéndote a esta visita guiada.

Para los que no se deciden y quieren conocer los dos lugares, está la excursión a Potsdam y Sachsenhausen.

Dónde dormir en Berlín

Berlin, como puedes imaginarte, tiene una gran oferta hotelera para todos los bolsillos.

Cualquiera de las zonas sobre las que hemos escrito, son buenas para alojarse. Todo depende de cuáles sean tus intereses. Si quieres estar cerca de los lugares más visitados, busca alojamiento por el centro. Pero si buscas un ambiente más alternativo, entonces los barrios de Kreuzberg o Friedrichshain son perfectos para ti. 

Debido al tamaño de la ciudad, es casi seguro que vayas a usar el transporte público. Por eso, nuestra recomendación al buscar donde quedarte a dormir, es que te fijes en que tenga una parada de S-Bahn o de U-Bahn cerca. A ser posible, que sea una línea que este bien comunicada con los lugares que quieras conocer.

Una manera de encontrar las mejores ofertas en alojamiento es usando Skyscanner.

Qué comer en Berlín

Ya hemos escrito un post sobre gastronomía alemana, en el que te contamos cuáles son los platos más típicos del país.

Qué comer en Alemania: un paseo por su gastronomía

Pero la cocina de Berlín tiene algunas características propias. Eso sí, no esperes una cocina muy refinada. Además, al ser una ciudad tan multicultural, en sus calles vas a encontrar restaurantes de todo tipo. Por eso, es posible que te vayas sin haber entrado en un restaurante alemán. Un consejo: no lo hagas. Aunque la cocina alemana no sea la más prestigiosa del mundo, seguro que te sorprende.

Hay dos platos de comida rápida que no te van a pasar desapercibidos. Uno es la Currywurst y el otro es conocido en todo el mundo, el Kebab. Y es que en todos los barrios vas a encontrarte algún puesto donde los preparen.

La Currywurst es, probablemente, la salchicha más consumida en Alemania y, con seguridad, la comida rápida favorita del país. Se dice que fue en Berlín donde se originó la receta. Más concretamente, cuentan que fue una mujer, Herta Heuwer, la que preparó por primera vez esta salchicha en su puesto de Charlottenburg, en 1949.

Lo que más caracteriza a este plato es su salsa, de color rojo oscuro, con base de tomate y una serie de ingredientes. Muy importante, se adereza todo con curry. Se suele servir troceada, aunque pueden preguntarte si la quieres «schneiden oder nicht schneiden», cortada o sin cortar. Además, en Berlín suelen preguntarte si la quieres «mit darm oder ohne», con tripa o sin ella. 

En la capital de Alemania es toda una institución y hay listas con los mejores puestos de Currywurst. Si te somos sinceros, hemos probado varios de ellos y no notamos tanta diferencia. Eso sí, en todos está muy buena.

Uno de los que más nombran es Curry 36, en la calle Mehringdamm 36, en el barrio de Kreuzberg. Y es en esta calle donde se encuentra también uno de los puestos más valorados para comer kebab, el famoso Mustafa`s Gemüse kebap, en Mehringdamm 32. Estos lugares son muy conocidos, por lo que es probable que tengas que esperar para poder pedir, a veces bastante tiempo.

Y es que también es muy popular buscar donde se prepara el mejor kebab. Se dice que fue en Berlín, en 1972, donde el turco Kadir Nurman preparó el primer kebab tal y como lo conocemos hoy en día, con la carne acompañada de ensalada y dentro del pan. 

Otros platos típicos de la cocina berlinesa son:

Hackepeter, pan untado con mantequilla y con una mezcla hecha de carne picada cruda, yema de huevo y especias.

Rollmops, arenques enrollados con pepinillo.

Solei, huevos cocidos marinados en salmuera.

– Chuleta de Sajonia, Kasseler, parecido al filete de cerdo.

– El schnitzel es un filete empanado muy típico en todo el país. Aquí es común el schnitzel Holstein, donde se acompaña de huevo frito, pescado, como salmón ahumado, sardinas en aceite o anchoas, y pan blanco tostado.

Buletten, filete ruso.

Königsberger Klopse, albóndigas con una salsa de crema con alcaparras.

Hígado de cerdo, leber berliner art, con manzana y cebolla. 

Falscher Hase, pastel de carne.

Además, un producto muy típico de la Spreewald son los pepinillos. El bosque del Spree se encuentra cerca de Berlín, en la provincia de Brandeburgo.

Dulces

Berliner luft, una crema esponjosa que se sirve con salsa de frambuesa.

Spritzkuchen, una especia de donut con glaseado por encima. No es tan dulce como parece.

Berliner pfannkuchen, las famosas berlinas que están rellenos de mermelada.

Cerveza: 

Berliner Weiße, cerveza blanca que puede acompañarse de jarabe de aspérula (verde) o de frambuesa (rojo).

Si te gusta esta bebida, puedes unirte a este tour de la cerveza, donde no sólo probaras diferentes tipos, sino que aprenderás más sobre ella. O, si lo prefieres, puedes unirte a una visita guiada a una cervecería de Berlín.

¿Vas a viajar a Alemania?

Pues esta información puede resultarte útil. Además, al usar nuestros enlaces nos ayudas a seguir creando contenido 😊

Encuentra los mejores vuelos con Skyscanner, además de hoteles y coches de alquiler

Sácale el máximo partido al viaje con las actividades de Civitatis o GetYourGuide

Guarda todos tus recuerdos con un álbum personalizado de 51Trips y ahórrate un 5% con nuestro código VIAJANDODEINCOGNITO

4 comentarios en “Berlín: todo lo que necesitas saber para visitarla. Cómo moverte por la capital de Alemania”

  1. ¡Muy completo el tour! Estuve en varios de los sitios que mencionas, así que no lo hicimos tan mal😅. Pero, como siempre, me han entrado ganas de volver🤗.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *