11 cosas que te sorprenderán al conducir por carreteras alemanas

1. No hay peajes

Si vienes de visita no vas a pagar nada por conducir por Alemania. Genial, ¿verdad? Ahora, si vives aquí y cotizas, pagaras la carretera a través de los impuestos

2. Las zonas sin límite de velocidad

En general, las carreteras alemanas están limitadas a 120 o 130 km/h. Sin embargo, existen tramos en los que no hay límite de velocidad y verás auténticos cohetes adelantarte por la izquierda. 

La mayoría de estas carreteras son de 3 carriles. Os aconsejamos que uséis el carril izquierdo con cuidado, porque vas a 150 km/h pensando que eres Fernando Alonso (o estando en Alemania Michael Schumacher) y de repente aparece en el retrovisor un obús a más de 180 km/h que te dará las luces para que te apartes.

3. La derecha siempre tiene prioridad sobre la izquierda

Es decir, aquel coche que venga por la derecha tendrá prioridad. Así, aunque se incorpore desde una calle secundaria, por muy estrecha o corta que sea, tendrá prioridad sobre ti, aunque conduzcas por la calle principal. Siempre y cuando no haya una señal que indique lo contrario.

Y es verdad que en España es igual, pero allí las carreteras secundarias suelen tener cedas y stops que hace que pierdan la prioridad.

Esto no es así en Alemania. Y muchas calles pequeñas y estrechas tienen prioridad sobre la principal. Nosotros nos hemos llevado ya un par de sustos, porque íbamos conduciendo tan tranquilamente por la calle principal y de repente un coche se ha incorporado a gran velocidad por la derecha y hemos tenido que pegar un buen frenazo. 

No es un gran problema, pero te tienes que acostumbrar a mirar muy bien a derecha e izquierda y a ralentizar al llegar a una incorporación, también cuando conduces por carreteras principales en pueblos y ciudades.

Ah! Y aquí verás con mucha frecuencia la señal que indica prioridad (el rombo amarillo), que en España casi no se ve.

4. Cruces

En los cruces con semáforo, la luz verde no significa necesariamente que tengas vía libre. Puede ponerse en verde para varios coches a la vez y si tienen preferencia vas a tener que cederles el paso.

5. El carril de salvación

Cuando hay un atasco, por accidente u otro motivo, los coches se apartarán a izquierda y derecha para crear un carril por el que puedan pasar ambulancias, coches policía… buena idea, ¿verdad?

6. Las multas

Si por desgracia te cae una multa de velocidad, no desesperes, las multas leves son bastante asequibles, entre 15 y 20 €. Aunque poco a poco van subiendo los precios. 

Que sepas que te pueden multar si aparcas en sentido contrario a la marcha o si tu coche invade demasiado la zona de peatones.

7. Señal de aparcamiento en la acera

Hay una señal que indica que debes aparcar en la acera, ya sea medio coche o el coche entero. A veces, se ven en la acera las líneas blancas que limitan el aparcamiento, pero no necesariamente.

8. El reloj: Parkscheibe

En Alemania existen muchas zonas donde puedes aparcar de manera gratuita, pero por tiempo limitado. Así, al aparcar tienes que dejar constancia de la hora a la que has llegado usando el Parkscheibe, que es una especie de reloj.

Estos relojes se venden, por ejemplo, en las gasolineras, aunque suelen dártelo a la hora de matricular el coche. Si es de alquiler, vendrá con uno. Nosotros hemos visto gente que a falta de reloj deja escrita la hora de llegada en un post-it, pero no sabemos si es válido. 

En estas zonas la señal indicará por cuánto tiempo puedes aparcar. A veces hay que usarlo también en los parkings de los supermercados.

9. Baños de pago y baños gratis

En Alemania los baños son normalmente de pago, a veces lo llaman propina y es opcional. Y en la carretera no iba a ser menos; en las gasolineras sueles pagar algo menos de 1 € y te dan un vale de 50 céntimos que te descontarán al comprar algo en la tienda.

Sin embargo, encontrarás con bastante frecuencia áreas de descanso donde podrás estirar las piernas, comer, pues suelen tener mesas acondicionadas, pasear al perro e ir al baño. Y, dato importante, aquí los servicios son gratis y, en general, están bastante limpios.

10. Todo vale a la hora de aparcar

Esto sólo lo experimentaras si visitas algún pueblo. En las grandes ciudades, por lo general, no pasa. En los pueblos, donde no hay zona azul, la gente aparca donde le viene mejor. Aquí vivo yo, pues aquí aparco. Esto provoca que carreteras de doble sentido sólo tengan un carril. Eso sí, a la gente parece que le da igual, porque ni pitan ni dicen nada.

11. La cantidad de obras que te vas a encontrar.

Las carreteras alemanas están siempre siendo mejoradas, ergo, te vas a encontrar muchas zonas en obras.

Por lo demás, los alemanes conducen bien y respetan las reglas de conducción ¿Te sorprende?

Y si vas a viajar en tu propio vehículo, es importante que sepas:

En Alemania existe una regulación para el uso de neumáticos, por la cual hay que adaptarlos a las condiciones climáticas, habiendo neumáticos de verano y de invierno. Generalmente se considera que de octubre a Semana Santa se usan los de invierno y el resto del año los de verano. Pero, y teniendo en cuenta los cambios de temperatura que se están produciendo, es mejor saber que si hace menos de 7 grados hay que usar los de invierno.

Además, casi todas las ciudades alemanas son zonas de baja emisión, Umweltzone. Por eso, para poder circular con tu vehículo por ellas, necesitarás una pegatina especial que indique su nivel de emisión. Sólo las pegatinas verdes dan este derecho. Conducir sin ella, o con una incorrecta, es motivo de una multa de, actualmente, 100€. Las zonas de baja emisión están indicadas por señales de tráfico.

La pegatina la puedes adquirir en Alemania, por ejemplo, en los talleres de inspección de vehículos como TÜV, donde pagarás unos 5€. También puedes pedirla online. Algunas empresas te gestionan el trámite, cosa que eleva algo su precio. Hay ciudades alemanas que lo tramitan online por un bajo precio, como en esta página de Berlín. La pegatina hay que llevarla en la zona interior del parabrisas. 

Hay vehículos que están exentos de llevar esta pegatina, como las motos y los vehículos de 3 ruedas.

Si vas a alquilar un coche, no te preocupes, pues la compañía se encargará de que el vehículo cumpla con todas estas normas.

En algunas ciudades también hay limitaciones para los vehículos que usan diésel. Para estar seguro de que no infringes ninguna ley, aquí te dejamos este link donde se indican las ciudades de baja emisión, mirar pestaña Umweltzone, y las zonas con restricción de diésel, pestaña Durchfahrtsbeschränkungen.

Si no tienes coche, puedes desplazarte fácilmente con la compañía de tren alemana Deutsche Bahn (DB). Para mirar horarios y/o comprar los billetes puedes entrar desde aquí a la DB.

Banner de seguros Iati con el palacio Neuschwanstein de fondo

¿Vas a viajar a Alemania?

Pues esta información puede resultarte útil. Además, al usar nuestros enlaces nos ayudas a seguir creando contenido 😊

Sácale el máximo partido al viaje con las actividades de Civitatis o GetYourGuide

Guarda todos tus recuerdos con un álbum personalizado de 51Trips y ahórrate un 5% con nuestro código VIAJANDODEINCOGNITO

7 comentarios en “11 cosas que te sorprenderán al conducir por carreteras alemanas”

  1. Suscribo todo ,
    Como española que ha viajado hace poco por Alemania, he podido constatar todas estas cosas y veo que has reflejado muy bien las diferencias con lo que conocemos en España. Yo remarcaria que todo el mundo va siempre a la velocidad marcada en cada lugar y eso hace la conduccion mas facil para todos!!

  2. Acabo de hacer un viaje por la Selva Negra y todo fue espectacular. De las carreteras impecables, bien señalizadas y extremadamente limpias. La gente muy amable y los pueblos mágicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *