Qué ver en el barrio de San Nicolás, donde recordar el Berlín medieval

En Berlín no siempre es fácil encontrar recuerdos de la ciudad antigua. El rápido desarrollo que experimentó al convertirse en una gran ciudad industrial, sumado a la Segunda Guerra Mundial y a los planes urbanísticos de la posguerra, lo ponen muy difícil. Sin embargo, todavía queda un pequeño reducto en el centro histórico, en el que puedes pasear por calles estrechas y empedradas, con casas de baja altura y donde predominan los pequeños negocios y los restaurantes tradicionales. Si, es cierto, no todo es original, pero no por eso deja de tener mucho encanto. ¿Nos acompañas?

Collage 8 fotos Berlín

El barrio de San Nicolás, Nikolaiviertel en alemán, es la zona más antigua de Berlín, el lugar donde nació la ciudad. Este fue destruido casi por completo en la Segunda Guerra Mundial y fue reconstruido en la década de 1980 siguiendo un trazado medieval y usando casas antiguas y edificios prefabricados basados en modelos históricos. Vamos, una especie de museo al aire libre del viejo Berlín que fue destruido. Y aunque su aspecto medieval provenga de calles y edificios de la posguerra, el ambiente de ciudad antigua es realmente acogedor, un buen lugar para descansar en alguna de sus cafeterías o comer en uno de sus restaurantes tradicionales.

En este post vamos a contarte qué ver en el barrio de San Nicolás, una zona con mucho encanto, perfecta para alejarse del bullicio del centro de la ciudad. Al final, encontrarás un mapa para orientarte mejor. Además, en nuestro blog encontrarás mucha más información sobre la capital de Alemania:

 Un breve resumen de la historia de Berlín

 Berlín: todo lo que necesitas saber para visitarla. Cómo moverte por la capital de Alemania

– Qué ver en Berlín: un paseo por sus barrios

 Isla de los Museos y Kulturforum, un paraíso para los amantes del arte

– Imprescindibles de Berlín, qué ver si se tiene poco tiempo

Qué ver en Mitte, el corazón de Berlín

Qué ver en el barrio judío de Berlín

– Qué ver en Kreuzberg-Friedrichshain, arte, historia y mucho ambiente

Una manera perfecta de empezar a conocer esta ciudad es unirte a este free tour por Berlín, que te lleva a conocer sus principales lugares. O bien, unirte a este tour de Berlín al completo. Si sois un grupo, igual os interesa reservar este tour privado por Berlín

Un consejo: si quieres visitar varias de las atracciones de Berlín, igual te interesa echar un ojo a los pases que ofrecen descuentos para muchas de las actividades, además de incluir el uso ilimitado del transporte público. Una de ellas es la Berlin Welcome Card. Otros pases son el EasycityPass Berlín o el Berlin CityTourCard. Además, puedes adquirir el Museum pass Berlín, que incluye la entrada a muchos museos de la ciudad, pero no el transporte.

Historia del barrio de San Nicolás

Hablar de la historia de este barrio es hablar sobre la fundación de Berlín. El origen de la capital de Alemania son dos asentamientos en el río Spree, Berlín y Cölln, que crecieron alrededor del Mühlendamm, la presa del molino. Esta se construyó hacia el 1200, como un cruce fortificado en un vado para una ruta comercial que pasaba por la zona, compitiendo con cruces de río anteriores como Spandau o Köpenick. Al mismo tiempo sirvió como presa para varios molinos de agua, de ahí su nombre. La molienda y el tráfico de mercancías dieron a la ciudad ingresos considerables.

Hoy, en este lugar sigue habiendo un puente que lleva el nombre de la presa, puente Mühlendamm, eso sí, se construyó en la década de 1960 y tiene mucho tráfico, vamos que no vas a recordar la época medieval paseando por él. Pero las vistas si que merecen la pena, por un lado la Catedral de Berlín y por el otro verás el sistema de esclusas, que se construyeron por primera vez en el s. XVI para hacer navegable el río en esta zona. Aunque la actual es de mediados del s. XX. Si antes aquí era mayoritario el tráfico de mercancías, ahora lo es el de pasajeros. Y es que una manera de conocer Berlín es desde el agua, en un viaje en barco por el Landwehrkanal y el río Spree o en este tour de 1 hora en barco

En el cruce del río se asentaron artesanos y comerciantes y, alrededor del Mühlendamm, fueron creciendo Berlín y Cölln, una frente a la otra, separadas por el río y conectadas por la presa.

Berlín lo hizo en la orilla estealrededor del barrio de San Nicolás, con el mercado antiguo, actualmente Molkenmarkt. En su centro se construyó la iglesia de San Nicolás.

Cölln lo hizo en la orilla occidental, con el Mercado de pescado, al sur de la actual isla del Spree. Su iglesia era la de San Pedro, patrón de los pescadores, que vivían en la contigua isla de los pescadores.

La primera mención escrita que se tiene es de 1237 y trata sobre Cölln. La primera que se tiene sobre Berlín es de 1244. Pero como ambas ciudades crecieron juntas y, en 1307, se asociaron como la ciudad doble de Berlín-Cölln, 1237 es la fecha que se toma como año de fundación para la actual capital de Alemania. Esta ciudad doble llegó a formar parte de la liga Hanseática a mediados del s. XIV.

Mientras Berlín se expandía constantemente y se formaban nuevos centros urbanos para acomodar a su creciente población, el barrio de San Nicolás no cambió mucho. Aquí vivían comerciantes y artesanos, que tenían sus negocios en las estrechas calles junto a posadas y tiendas. También fue el lugar elegido por algunos artistas para alojarse, como Kleist, Lessing o Casanova. Y así fue hasta la II Guerra Mundial. Tras la cual, el barrio quedó destruido en gran parte. Durante muchos años, esta parte en ruinas de la ciudad fue olvidada por la RDA. Sin embargo, en la década de 1980, cuando se acercaba el 750 aniversario de Berlín, se despertó el interés por el lugar que dio origen a la ciudad y se decidió reconstruirlo bajo la dirección del arquitecto Günter Stahn. Las obras terminaron en 1987, a tiempo para el aniversario. 

Así que, sí, el actual barrio de San Nicolás es una obra de la posguerra, pero no por eso deja de tener encanto. Para reconstruirlo, se restauraron los pocos edificios que quedaban y se construyeron nuevos. Algunos con fachadas históricas que habían sido conservadas y otros se diseñaron de cero, así verás muchos edificios prefabricados que siguen modelos antiguos. Además, las calles siguen los planos tradicionales y se pavimentaron según modelos históricos. Todo esto hace posible que te imagines un pedazo del Berlín más antiguo y que te sientas en la Edad Media en pleno centro de Berlín, gracias a sus estrechas calles empedradas y a sus casas de baja altura. Sólo el ver de vez en cuando la Torre de la Televisión sobre los tejados, te recuerda el lugar donde estás. 

Es probable qué te estés preguntando que pasó con el barrio de Cölln. La cosa es que no queda ya casi nada de él. Su centro histórico era la actual plaza de San Pedro, que sufrió graves daños durante la Guerra y, tras los planes urbanísticos de la RDA, desapareció casi por completo. De hecho, las ruinas de la iglesia de San Pedro fueron demolidas en 1964. Hoy, este lugar es el emplazamiento de un nuevo proyecto: House of One, un lugar de oración y enseñanza. Aquí se está construyendo un edificio interreligioso que acoge bajo el mismo techo una mezquita, una sinagoga y una iglesia, con el objetivo de promover el diálogo entre las religiones. Está planeado que se complete a finales de la década de 2020. 

Durante las excavaciones, salieron a la luz los restos de la iglesia, cuyos orígenes se remontan al s. XIII, y los cimientos de otros edificios del antiguo barrio de Cölln. La idea es que estos sean visibles gracias a ventanas arqueológicas.

No es este el único hallazgo arqueológico de la zona. En 2022, durante las obras en la carretera frente al Molkenmarkt, se descubrió la que es, probablemente, la calle más antigua de Berlín. Un terraplén de tablones de madera de unos seis metros de ancho que se remonta a la fundación de la ciudad. Esta es la infraestructura más antigua encontrada hasta el momento en la ciudad y es más antigua que la primera mención del antiguo Berlín. Igual en un futuro podemos verlo en un museo.

Qué ver en el barrio de San Nicolás

El barrio de San Nicolás no es muy grande, básicamente son las calles y callejones que rodean la iglesia. Por eso, lo mejor que puedes hacer para conocerlo es callejear, descubrir sus pequeñas tiendas y elegir una de sus cafeterías o restaurantes para hacer una pausa en tu visita. Además, encontrarás carteles informativos en los que puedes aprender más sobre la vida en el viejo Berlín.

Una buena manera de llegar a él es a través del puente del ayuntamiento, junto al palacio de Berlín. Desde aquí tienes buenas vistas al Foro Humboldt y a la catedral de Berlín, así como a las fachadas del barrio de San Nicolás que dan al Spree. 

Desde el puente llamará tu atención el Kürfurstenhaus, casa del elector, un edificio con una bonita fachada en arenisca roja. Originalmente era un edificio renacentista del s. XVI que fue reconstruido en estilo barroco en el s. XVIII.

También puedes ver desde aquí la estatua de bronce de San Jorge, obra de August Kiß de mediados del s. XIX. Esta escultura ha pasado por muchos lugares hasta llegar a ser una de las imágenes del barrio más antiguo de Berlín. Así fue creado para la Exposición Universal de París en 1855. Luego estuvo en uno de los patios del palacio de Berlín hasta que este fue demolido en la mitad del s. XX. De allí pasó al Volkspark de Friedrichshain y cuando el barrio de San Nicolás fue reconstruido, lo colocaron junto al río. Menos mal que va a caballo.

El edificio más importante del barrio es la iglesia de San Nicolás cuya construcción comenzó alrededor de 1230 y es  la iglesia conservada más antigua de Berlín. Recibe su nombre de San Nicolás de Myra, patrón de los comerciantes.

Como es normal, a lo largo de su larga historia, la iglesia sufrió muchas remodelaciones y su aspecto fue cambiando a los largo de los siglos. Durante la II Guerra Mundial, gran parte de la iglesia se derrumbó y sus ruinas esperaron varios años a ser reconstruidas, cosa que no pasó hasta la década de 1980, cuando se volvió a levantar manteniendo su aspecto anterior a la Guerra. La iglesia fue desacralizada en tiempo de los nacionalsocialistas en 1938. Actualmente es un museo que trata sobre su larga historia, además de una sala de conciertos. Abre todos los días de 10:00 a 18:00. El primer domingo de cada mes la entrada es gratuita.

Otra manera de disfrutar de la iglesia es participando en alguno de sus conciertos. Así, todos los viernes a las 17:00 hay un concierto de órgano.

Si te preguntas por qué cada torre tiene una decoración diferente en su punta, es porque la iglesia medieval sólo tenía una torre, que se corresponde con la que tiene de el escudo de la ciudad como veleta. La doble torre fue añadida en la década de 1870. 

Junto a la entrada de la iglesia verás una fuente fundacional, que fue construida en 1987 en la zona de asentamiento más antigua de Berlín.

Otros edificios históricos del barrio son:

La Casa Knoblauch, que fue construida a mediados del s. XVIII. Esta fue la residencia de la rica familia de comerciantes Knoblauch, donde también tenían su lugar de trabajo. Anteriormente aquí había una casa de entramado, que fue demolida para construir el elegante edificio que vemos hoy día

El miembro más conocido de la familia fue, probablemente, el arquitecto Eduard Knoblauch, cuya obra principal es la Nueva Sinagoga de Berlín. 

La casa sobrevivió a la Guerra sin muchos daños, siendo uno de los pocos edificios del barrio que lo logró. Tras servir como viviendas de alquiler y restaurante, se convirtió en un museo que muestra la historia de la familia y la vida de la clase alta durante el periodo Biedermeier, primera mitad del s. XIX. Si tienes tiempo, es interesante que entres y eches un vistazo al elegante mobiliario original. El candelabro de la sala de estar fue diseñado por Karl Friedrich Schinkel. La visita es rápida y gratuita. 

El Ephraim palais, que es un edificio rococó reconstruido en la década de 1980. La casa original se edificó en la década de 1760, en el lugar donde se encontraba la farmacia más antigua de Berlín. Hoy, el palacio se encuentra a unos 12 metros al norte de su ubicación original. Este fue demolido en 1936, en el curso de las obras de ampliación del Mühlendamm. Sin embargo, su bonita fachada se conservó y se almacenó, sobreviviendo a la II Guerra Mundial. Tras la división de la ciudad, el barrio de San Nicolás estaba en la RDA, pero los restos del palacio se encontraban en Berlín Occidental. Para conseguirlos, se llevó a cabo un cambio de bienes culturales. Hoy alberga un museo sobre el arte y la cultura de Berlín.

Quien mandó construir este edificio fue Veitel Heine Ephraim, un rico comerciante, joyero de la corte y banquero judío que financió las campañas del rey Federico el Grande. 

Otro de los edificios que se demolió debido a la ampliación del Mühlendamm, y que más tarde fue reconstruido en el barrio de San Nicolás, es el restaurante tradicional Zur Rippe, de alrededor de 1700, que actualmente se encuentra cerrado.

La casa de Gotthold Ephraim Lessing, que se encuentra en Nikolaikirchplatz 7. En este edificio, que fue reconstruido,  vivió este poeta y dramaturgo en la década de 1750.  

Restaurantes en el barrio de San Nicolás

En el barrio de San Nicolás hay varios restaurantes tradicionales, algunos de ellos son reconstrucciones de edificios históricos. Uno de ellos es el Zum Nußbaum, que fue un lugar habitual para importantes artistas de la ciudad, como el dibujante Heinrich Zille. El edificio actual es una copia del antiguo, que databa del s. XVI, se encontraba en Cölln y fue destruido en 1943 durante un bombardeo. Su nombre viene de un nogal que el restaurante tenía enfrente, por eso se plantó también uno frente al actual.

Si quieres conocer más sobre Heinrich Zille, puedes visitar el Museo Zille, que está cerca del Ephraim Palais. En sus dibujos se describe, generalmente de manera divertida, el ambiente del Berlín de alrededor de 1900 y sus personajes característicos. 

Zum Paddenwirt es otro lugar donde probar comida tradicional. El nombre le viene de una posada histórica de la que se cuenta que, cuando los barriles aun se transportaban por el Spree, el dueño los dejó una noche en la barca. Allí uno se filtró y atrajo a numerosas ranas (Padden en el dialecto de Berlín).

Otro restaurante con historia detrás es Zur Gerichtslaube, algo así como donde el Palacio de Justicia. Su historia se remonta al s. XIII, cuando se construyó el ayuntamiento medieval y el palacio de justicia como una extensión de este. Al construirse el ayuntamiento Rojo en la segunda mitad del s. XIX, el antiguo fue demolido, pero partes del palacio de Justicia fueron trasladadas al parque Babelsberg en Potsdam, donde se reconstruyó basándose en su aspecto gótico. Además, cuando se reconstruyó el barrio de San Nicolás, se reconstruyó también el palacio de justicia, cerca de su ubicación original y con materiales modernos. Sin embargo, esta vez  su apariencia barroca del siglo XVII como modelo.

Otros restaurantes típicos son Mutter Hoppe, Juchen Hoppe o Ziller Stube y, por supuesto, también puedes visitar la cervecería Georgbräu. Ya ves que tienes donde elegir. Y si tienes dudas sobre que plato probar, te recomendamos leer nuestro post sobre gastronomía alemana o el de todo lo que necesitas saber de Berlín para visitarla, donde también hablamos de los platos típicos de la ciudad. 

Si buscas algo totalmente distinto, puedes entrar en Wilde Matilde, donde el color rosa te envolverá nada mas entrar. Aquí no sólo puedes tomarte un café con una colorida tarta, sino también comer, tomar el té de la tarde o ver un espectáculo de variedades. Un lugar que no te esperas encontrar en este barrio, pero que seguro te va a dar al ojo y que te será difícil de eludir si viajas con niños. 

Otro lugar diferente que puedes encontrar en este barrio es el Museo del Cáñamo, que muestra todo lo relacionado con esta planta. 

Cerca, en Molkenmarkt, se encuentra la antigua Casa de la Moneda, Alte Münze, que fue construida en 1935 y que se ha transformado en un centro de arte y cultura con espacio para artistas, jóvenes creativos y para diversos eventos. Dentro está la cafetería The Greens-Coffee and Plants, que hace honor a su nombre, y hay un tranquilo jardín que te permite salir del bullicio del centro de la ciudad. Abre de 10:00 a 18:00. Si visitas Berlín en invierno, acércate a visitar el mercado navideño que se organiza aquí fines de semana de Adviento. Y si te gusta la navidad, igual te interesa nuestro post sobre los mercados navideños alemanes

Alrededores del barrio de San Nicolás

Si quieres seguir buscando recuerdos del Berlín más antiguo, sólo tienes que acercarte a las cercanas ruinas de la iglesia del monasterio franciscano, en la calle Kloster. El lugar de culto, del que sólo quedan estas ruinas, se construyó alrededor de 1250. Con este edificio, los franciscanos introdujeron el ladrillo como material de construcción en la ciudad y fue importante para el desarrollo del gótico en Berlín. Este se disolvió a consecuencia de la Reforma introducida en 1539. Tras esto, se estableció aquí un instituto de élite «Zum Grauen Kloster», por el que pasaron importantes personajes como,  Otto von Bismarck o Karl Friedrich Schinkel. 

Durante la II Guerra Mundial, el edificio sufrió graves daños. Las ruinas de los demás edificios del monasterio fueron demolidos y las de la iglesia son hoy un monumento contra la Guerra. A veces, se organizan exhibiciones y otros eventos en ella, que puedes chequear en su página web.

Si hablamos de muros en Berlín, seguro que piensas en el que dividió la ciudad en el s. XX durante 28 años. Pero en este caso, las ruinas que se encuentran cerca de este lugar no se corresponden a esta pared, sino a una mucho más antigua, a los restos de la muralla medieval del siglo XIII, que están en la calle Litten.

Estas se encuentran entre el tribunal del distrito, la Parochialkirche, una iglesia construida a finales del s. XVII como la primera iglesia de la comunidad Reformada de Berlín, y uno de los restaurantes más antiguos de la ciudad Zur letzten Instanz, ya que fue mencionado por primera vez a mediados del s. XVI y cuyo edificio actual es una reconstrucción de la posguerra. 

Hoy quedan algo más de 100 metros de la muralla de 2,5 kilómetros que protegió a la ciudad doble de Berlín-Cölln. Estos restos fueron descubiertos en 1948, al limpiarse los escombros de la guerra.

Para seguir visitando lugares del pasado de Berlín, acércate a la iglesia de Santa María, a la que puedes entrar de manera gratuita, y a la antigua capilla del Hospital de Espíritu Santo, que pertenece a la Universidad de Humboldt, ambas del s. XIII y que se encuentran cerca del Ayuntamiento Rojo. 

Otra manera de conocer la parte más antigua de la ciudad, es unirte a este Free Tour de los misterios y leyendas de Berlín.

También puedes acercarte al puerto histórico, donde puedes ver barcos antiguos, algunos de los cuales son museos y tienen también una zona para tomar algo. El más antiguo es de mediados del s. XIX. Además, desde aquí hay buenas vistas del barrio de San Nicolás, la torre de la televisión y el Ayuntamiento Rojo.

Y aunque va a estar cerrado por varios años debido a trabajos de restauración, no podemos dejar de mencionar el museo Märkisches, un lugar perfecto para adentrarse en los 800 años de historia de Berlín. Aquí puedes ver muchos recuerdos de la ciudad antigua. Y el edificio del museo recuerda también aquellos construidos en la Edad Media.

Mapa con los puntos de interés del barrio de San Nicolás y alrededores

Aquí te dejamos un mapa con todos los lugares de los que hemos escrito, ordenados según han ido apareciendo en el texto. Esperamos que te ayude a orientarte un poco mejor. 

Mapa del Barrio de San Nicolás de Berlín con los lugares más interesantes

¿Vas a viajar a Alemania?

Pues esta información puede resultarte útil. Además, al usar nuestros enlaces nos ayudas a seguir creando contenido 😊

Encuentra los mejores vuelos con Skyscanner, además de hoteles y coches de alquiler

Sácale el máximo partido al viaje con las actividades de Civitatis o GetYourGuide

Guarda todos tus recuerdos con un álbum personalizado de 51Trips y ahórrate un 5% con nuestro código VIAJANDODEINCOGNITO

4 comentarios en “Qué ver en el barrio de San Nicolás, donde recordar el Berlín medieval”

  1. Definitivamente, yo de cabeza al Wilde Mathilde 🤣. Muy interesante cómo cambia todo, se destruye, reconstruye, se vuelve a construir… Increíble cuántos cambios en cada rincón…

  2. Ese reducto del centro histórico debe ser una maravilla. Completísimo post lleno de detalles útiles y referencias a tener en cuenta para cuando vaya.
    Gracias por compartir buen contenido. Si quieres puedes pasarte por mi blog y dejar tu opinión.
    Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *