Acrópolis de Pérgamo

Bergama: qué ver en la ciudad que da nombre al pergamino

Bergama es una ciudad con una rica historia y muchos sitios de interés. La ciudad se ha desarrollado en los terrenos de la antigua ciudad de Pérgamo y muestra orgullosa las ruinas de su Acrópolis. Además también se puede visitar uno de los centros curativos más importantes del mundo romano así como las ruinas de una de las siete iglesias de Asia mencionadas en el libro del Apocalipsis, ¿Nos acompañas?

Collage Bergama

La actual ciudad de Bergama, antigua ciudad de Pérgamo, fue incluida en la lista de la Humanidad de la Unesco en el año 2014. A día de hoy es una ciudad conocida por el algodón, el oro y las alfombras, cosa que se comprueba fácilmente al pasear por sus calles y ver las múltiples tiendas que venden este producto.

La ciudad tiene dos sitios arqueológicos, el Acrópolis y el Asclepeion. Y además se pueden visitar las ruinas de la Basílica Roja, un imponente edificio construido durante el Imperio Romano, que es una de las siete iglesias de Asia mencionadas en el libro del Apocalipsis. También se puede visitar el museo arqueológico de Bergama, donde se muestran algunos de los descubrimientos de las excavaciones que se han llevado a cabo en esta ciudad y en sus alrededores.

¿Dónde está Bergama?

Bergama se encuentra a algo menos de 400 km de Estambul, a unos 250 km de Bursa, a unos 180 km de Selçuk (antigua ciudad de Éfeso) y a unos 100 km de Esmirna.

Se puede visitar por tu cuenta o dentro de un tour como estos:

Excursión de un solo día desde Estambul.

Excursión de un solo día desde Esmirna.

Excursión de un solo día desde Selçuk.

Excursión de dos días por Gallipolli, Troya y Bergama.

– Viaje de 6 días por lo mejor de Turquía.

Para nosotros Bergama fue nuestra primera parada tras alquilar el coche en Estambul y tardamos unas 4 horas en llegar a la entrada del Acrópolis.

Breve historia de Bergama

La prosperidad de la ciudad de Pérgamo se debe a Lisímaco, rey de Tracia y uno de los generales de Alejandro Magno, el cual tomó el control de la región del Egeo. Antes de partir a la lucha, confió su tesoro, algo así como 9000 talentos de oro, a uno de sus lugartenientes, Filetero. Pero Lisímaco murió en el 281 a.C, y Filetero se convirtió en el gobernador de Pérgamo. Este fundó la dinastía atálida, que gobernó Pérgamo desde el 281 hasta el 133 a. C. La suma de dinero hizo que Pérgamo floreciera convirtiéndose en uno de los principales centros culturales de la época helenística durante 150 años

Eumenes I y Atalo I sucedieron a Filetero. El último se autoproclamó rey y, gracias a las alianzas con Roma, consiguió más tierras y poder. Sin embargo la edad dorada de Pérgamo se correspondió al reinado del hijo de Atalo, Eumenes II y de su hermano, Atalo II.

Fue entonces cuando la ciudad se expandió, se fundó la famosa biblioteca de la ciudad, que llegó a rivalizar con la de Alejandría, la que por aquel entonces era el repositorio de conocimiento más importante del mundo. La importancia de esta se debió, en gran parte, a la gran producción de pergamino para escribir. Este se hacía con la piel de los animales y era más duradero que el papiro. Su nombre, pergamino, significa de Pérgamo, ciudad que se convirtió en la gran productora de este material, que ya existía desde tiempos anteriores. Cuenta una leyenda, que en Pérgamo se empezó a usar este material debido a que Alejandría, rival de Pérgamo por su biblioteca, le dejó de suministrar pápiro. Esta no tiene fundamento histórico.

Durante la época dorada de Pérgamo, también se embelleció la Acrópolis, tomando como modelo el de Atenas. Así se construyó el Altar de Zeus, cuyo maravilloso friso se encuentra hoy en día en el Pergamon museo de Berlin. 

Con el reinado del hijo de Eumenes II, Atalo III, (138-133 a.C)  la importancia de Pérgamo empezó a declinar. Tras su muerte sin herederos,  el reino pasó a manos de Roma, convirtiéndose en la capital de provincia romana de Asia.

Trajano y sus sucesores remodelaron la ciudad y construyeron una nueva a los pies de la Acrópolis. Se construyeron grandes edificaciones y el Asclepeion se amplió para convertirse en un lujoso spa que se hizo famoso y llegó a ser uno de los centros curativos más famosos del mundo romano. El reputado médico Galeno nació en Pérgamo y se formó en el Asclepeion.

Fue a principios del S. III cuando la importancia de la ciudad empezó a decaer, sufrió un grave terremoto y fue saqueada por los godos. Más tarde, en el S. VIII, sería saqueada por los árabes. La ciudad fue nuevamente reconstruida y fortificada tras el abandono de estos.

La ciudad sufrió más ataques y saqueos como el de Constantinopla de 1204. Ya en el S. XIII, los monumentos de la dinastía atálida se encontraban en ruinas. En el S. XIV pasó a formar parte del imperio otomano. El sultán Murad III hizo transportar dos grandes urnas de alabastro desde las ruinas de Pérgamo hasta la nave de Hagia Sophia en Estambul.

Durante la Guerra de Independencia turca fue ocupada por Grecia en 1919, pero pasó a dominio turco en 1922.

                                     Templo de Trajano                                                                             Vasija en Hagia Sophia

Qué ver en Bergama

– Acrópolis de Pérgamo

Datos prácticos

La entrada cuesta, a oct 2022, 100 LT y la audioguía 50 LT. Sin embargo, la entrada está incluida en el museum pass de Turquía y en el museum pass The Aegean. Para más información sobre estas tarjetas os recomendamos nuestro post de cómo preparar un viaje a Turquía.

Horario de verano: abril – septiembre: 8:30 -19:00. Última entrada a las 18:30.

Horario de invierno: octubre – marzo: 8:30 -17:30. Última entrada a las 17:00.

Tiempo estimado: por supuesto esto depende del interés de cada uno en el lugar. Nosotros estuvimos aproximadamente 2 horas y media visitando las ruinas. Hay que tener en cuenta que íbamos con una niña pequeña que no tenía mucho interés en ver piedras y lo que de verdad quería era jugar en las zonas con sombra. Además, si uno decide ver sólo la parte superior de la Acrópolis con 1 hora larga tiene tiempo suficiente, aunque nosotros recomendamos calcular unas dos horas para la visita y así poder descubrir también su parte inferior.

Cómo llegar

Se puede llegar hasta la entrada de la Acrópolis en coche a través de una estrecha carretera. Allí hay un parking que no es muy grande. Aun así no tuvimos problemas para aparcar. Cuesta 10 LT para coches, y 60 LT para caravanas. No sabemos porqué nosotros no tuvimos que pagar. 

Las vistas desde el aparcamiento de la presa Kestel son muy bonitas.

También se puede subir en funicular. La entrada está en la parte baja de la ciudad, donde hay también un parking que parece tiene el mismo precio que el de arriba. Este te deja en 5 minutos en la entrada de la Acrópolis. 

Antes de entrar hay algunas tiendas de recuerdos y una cafetería, donde se puede comer y beber algo.

Qué ver

La Acrópolis de Pérgamo se encuentra en lo alto de una colina al noroeste de Bergama. Las ruinas se extienden por una superficie bastante grande, aunque lo más llamativo se encuentre bastante cerca lo uno de lo otro, en la parte alta de las ruinas.

Así, el templo de Trajano, la biblioteca, el empinado teatro con espacio para 10.000 espectadores y el Altar de Zeus, se encuentran en el Ágora superior, mientras que el edificio Z, que conserva varios mosaicos y un peristilo, se encuentra algo apartado, camino del Ágora inferior. 

Al entrar un camino señalizado por puntos azules te guiará por las ruinas. Si uno no se desvía hacia la ciudad inferior, enseguida se llega a los restos de la mítica biblioteca, que se dice que contenía unos 200.000 volúmenes y que se convirtió en una de las bibliotecas más importantes del mundo antiguo.

Muy cerca se encuentra el templo de Trajano o Trajaneum, que como su nombre indica fue mandado construir por el emperador Trajano y terminado en tiempos de Adriano. Este es el único edificio romano de la Acrópolis que ha llegado hasta nuestro días.

Desde el templo se  puede llegar al teatro helenístico, donde seguro te querrás sentar un rato para disfrutar de las vistas. 

A un lado del teatro se encuentra el templo de Dionisio y al otro el Altar de Zeus, del que sólo queda la base. Este fue mandado construir por Eumenes II para conmemorar su visctoria sobre los galos. Su friso decorativo, donde se representan batallas entre los dioses del Olimpo, se encuentra en el museo Pergamon de Berlín. 

Durante la ruta también podrás admirar los restos de los palacios reales, las murallas de la antigua ciudad y el arsenal en el punto más alto del sitio.

En la zona superior de las ruinas nos encontramos con un número no muy grande de visitantes. Pero al dirigirnos hacia el Ágora inferior, la gente desapareció y las ruinas fueron para nosotros sólos. Así  llegamos al edificio Z donde antiguamente se encontraba una zona residencial. Aquí, protegido por techos, se conservan varios mosaicos y un peristilo.

Nosotros pusimos punto final aquí a nuestra visita a la Acrópolis de Pérgamo, sin dejar de disfrutar antes de las vistas que desde aquí se tienen de los templos de Hera y Demeter, de la extensa ciudad de Bergama con las ruinas de la Basilica Roja, y la vista de los restos de la Acrópolis que acaban fundiéndonse con la nueva Bergama. 

Desde aquí uno se hace una idea del tamaño de la antigua ciudad, además si se quiere se puede seguir bajando para seguir descubriendo la ciudad antigua de Pérgamo.

– Asclepeion

Datos prácticos

La entrada cuesta, a octubre 2022, 90 LT. Sin embargo, la entrada está incluida en el museum pass de Turquía y en el museum pass The Aegean. Para más información sobre estas tarjetas os recomendamos nuestro post de cómo preparar un viaje a Turquía.

Horario de verano: abril – septiembre: 8:30 -19:00. Última entrada a las 18:30.

Horario de invierno: octubre – marzo: 8:30 -17:30. Última entrada a las 17:00.

Tiempo estimado: a nosotros no nos dio tiempo a entrar, llegamos a las 17:01. Hemos leído que es más pequeño que la Acrópolis y que la visita es bastante más rápida.

Hay un parking de pago, 20 LT, frente a la entrada. Desde este hay unas buenas vistas al Acrópolis.

De la Acrópolis al Asclepeion hay unos 5 km que se tardan entre 15 y 20 min en recorrer. 

Historia

Un Asclepeion era un templo curativo en la antigua Grecia, así como en el mundo helenístico y romano. Estos estaban dedicados a Asclepio (Esculapio para los romanos), el dios de la medicina y la curación. Este era un gran médico, que incluso podía revivir a los muertos. A estos templos acudía la gente buscando su curación. 

El de Bergama fue uno de los templos curativos más importantes del mundo romano. Se dice que fue fundado por Archias, un local que había sido curado en el de Epidauro. El centro se hizo famoso gracias al reputado médico Galeno, 129-216 a.C. Nacido en Pérgamo, cursó sus estudios en Alejandría y Grecia y trabajó en el Asclepeion como médico de los gladiadores de Pérgamo.

– Museo arqueológico

Datos prácticos

La entrada cuesta, a octubre de 2022, 20 LT. Sin embargo está también incluida en el museum pass de Turquía y en el The Aegean. 

Horario de verano: abril – septiembre: 8:30 -19:00. Última entrada a las 18:30.

Horario de invierno: octubre – marzo: 8:30 -17:30. Última entrada a las 17:00.

Tiempo estimado: hemos leído que es un museo pequeño, donde pueden verse on relieves de la Acrópolis, estatuas del Asklepeion y mosaicos. Así como restos de excavaciones llevadas a cabo en lugares próximos a Bergama. 

El museo se encuentra en el centro de la ciudad, a unos 5 km del Acrópolis y a unos 2 km del Asclepeion.

– Basilica Roja

Datos prácticos

La entrada cuesta, a octubre de 2022, 20 LT. Sin embargo está también incluida en el museum pass de Turquía y en el The Aegean. 

Horario de verano: abril – septiembre: 8:30 -19:00. Última entrada a las 18:30.

Horario de invierno: octubre – marzo: 8:30 -17:30. Última entrada a las 17:00.

Nosotros aparcamos, de manera gratuita, justo al lado de la Basílica Roja en una especie de descampado que hay.  Al llegar ya había cerrado así que paseamos alrededor de esta. Tenemos que decir que las ruinas se pueden ver bastante bien desde el exterior. 

Historia

La Basílica Roja fue construida durante el Imperio Romano, se piensa que sobre el S. II d.C bajo el mandato de Adriano. En esta se adoraba a dioses egipcios como Serapis e Isis. 

Sus paredes fueron construidas con ladrillo rojo y revestidas de mármol. La Basílica formaba parte de un complejo sagrado mucho más grande que estaba rodeado de altos muros. Este estaba construido sobre el río Selinus. Para ello se construyó un gran puente que canalizaba el agua a través de dos canales bajo el templo y que todavía sigue en pie.

El templo fue destruido por un incendio y en el siglo V d. C se construyó una basílica cristiana, dentro de los muros del complejo. Esta fue destruida probablemente por los árabes en el S. VIII. Cuando la ciudad pasó a dominio turco el edificio se convirtió en mezquita.

Una de las rotondas se utiliza actualmente como mezquita y la otra se usó en el S. XIX como parte de una fábrica de aceite de oliva.

Además esta iglesia es mencionada en el libro de las Revelaciones, cuyo autor es San Juan el Divino, como  una de las 7 iglesias del Apocalipsis.

Estas son las iglesias más importantes de la Cristiandad temprana, tal como se menciona en el Libro del Apocalipsis, y todas ellas se encuentran en la actual Turquía.

Jesucristo daría instrucciones a San Juan para:

«Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete Iglesias: a Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea.»
Apocalipsis 1,11 

En este contexto el término Iglesia no se referiría sólo al lugar de culto, sino a las comunidades cristianas que vivían en cada ciudad.

Existe un tour que recorre estas 7 iglesias. Si se tiene interés se puede encontrar aquí más información.

 

Si 8 días son muchos para un tour, existe también la posibilidad de visitar estas iglesias en una excursión de 3 días. Más información aquí

La zona de la Basilica está muy bien para pasear y descubrir el ambiente local de Bergama. Nosotros aprovechamos a comprar Halva, un dulce típico, en una tienda que sólo vendía este producto.

Además en esta zona hay un gran número de tiendas de alfombras. Y es que Bergama es conocida por este producto, que se lleva tejiendo aquí desde el S. XI, cuando comenzó la migración turca.

Dónde comer

Nosotros decidimos comer en el restaurante que se encuentra justo enfrente de la Basílica Roja, Tarla Basilica Bistro. Sus buenas referencias y su precioso ambiente nos hicieron decidirnos por este.

No tiene una carta muy extensa pero es más que suficiente. Cada plato que pedimos nos gustó muchísimo, especialmente los Sigara Böregi, unos rollitos fritos rellenos de queso que fueron los mejores que probamos en el viaje y la pasta con frutos del mar. 

Si queréis saber más sobre que comer en Turquía os recomendamos leer nuestro post sobre gastronomía turca

¿Vas a viajar a Turquía?

Aquí encontrarás más información útil para tu viaje, y nos ayudaras a seguir creando contenido, Gracias

Viaja siempre con seguro. Desde aquí puedes reservar tu seguro de viaje y ahorrarte un 5%

Encuentra el vuelo que mejor se adapta a tus fechas y presupuesto con Skyscanner

Quieres conocer mejor tu destino de vacaciones. Desde aquí puedes reservar un gran número de actividades en Turquía.

Nos gusta mucho sacar fotografías en nuestros viajes. Para ello llevamos la cámara Nikon D3400 con objetivo Tamron 18-200. En los viajes largos llevamos también nuestra antigua cámara, la Canon Powershot G5x, por si tenemos problemas con la primera. Además, esta sigue siendo nuestra primera opción si vamos a la montaña, pues es pequeña y ligera. Siempre llevamos varias tarjetas de memoria. La mochila que usamos para llevar las cámaras es esta.

Nuestra guías favoritas para preparar nuestro viajes son la DK y la Lonely Planet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *