Qué ver en los barrios tradicionales de Fatih, Fener, Balat y Eyüp

Estambul se divide en muchos barrios, cada uno con su propia identidad. Visitarlos es entender la gran diversidad de esta ciudad. Recuerdos de la época bizantina, el mausoleo del sultán que conquistó Constantinopla, calles empinadas con edificios de fachadas coloridas y desgastadas, la sede del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla o la mezquita de Eyüp, son ejemplos de lo que puedes descubrir recorriendo los barrios tradicionales de Fatih, Fener, Balat y Eyüp ¿Nos acompañas?

Collage de 8 fotos sobre que ver en Fatih, Fener, Balat y Eyüp

Si has llegado hasta aquí será, seguramente, porque vas a viajar a esta increíble ciudad. Por eso creemos que pueden serte de utilidad nuestros posts anteriores sobre Estambul y Turquía. 

Consejos para viajar a Turquía

Cómo llegar a Estambul desde el aeropuerto, cómo moverse por la ciudad: la Istanbulkart

Gastronomía turca

Qué ver en Estambul

Qué ver en Sultanahmet y sus alrededores

Qué ver en el lado moderno del Estambul europeo

Qué ver en la parte asiática de Estambul

Nuestras mezquitas favoritas de Estambul

Qué ver en Estambul en 5 días: nuestra ruta

En este post te hablamos sobre los barrios tradicionales de Fatih, Fener, Balat y Eyüp, que se encuentran alejados de las zonas más visitadas. Sin embargo, el esfuerzo de tomar autobuses, tranvías o de hacer transbordos está bien justificado. 

Fatih es en realidad uno de los distritos más grandes de Estambul y el más visitado. Su nombre significa conquistador y hace referencia a Mehmed II, que era conocido como Fatih. Este distrito abarca la zona de la ciudad que el sultán conquistó, esto es, la parte antigua, todo aquello que estaba dentro de las murallas bizantinas, la antigua Constantinopla, que estaba rodeada por el Cuerno de Oro, el estrecho del Bósforo y el mar de Mármara. De hecho, Fener y Balat forman parte de este distrito.

La imagen de Fatih como un barrio tradicional, hace referencia principalmente a la zona cercana a la gran mezquita de Fatih, donde está uno de los barrios más conservadores de Estambul, Çarşamba.

La zona de Fatih sobre la que escribimos en este post guarda un gran número de monumentos importantes que datan de la época bizantina y por sus calles descubrirás una forma de vida muy tradicional, con sus tiendas, sus bares y pocos turistas. 

Fener, el antiguo barrio griego, es una zona que ahora está de moda, gracias a sus edificios de aire desgastado, sus fachadas de colores y sus numerosas cafeterías estilosas. Pero este barrio guarda entre sus empinadas calles mucha historia y la sede del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla.

Balat, el antiguo barrio judío, se encuentra junto a Fener y en él hay varias sinagogas, entre ellas la de Ahrida, la más antigua de Estambul. Y entre sus calles está San Salvador de Cora, el edificio que más lamentamos no haber podido visitar por estar cerrado por restauración, pues sus paredes están decoradas con algunos de los mejores ejemplos de mosaicos bizantinos. 

Eyüp tiene una mezquita sagrada para los musulmanes, pues aquí está enterrado Ebu Eyüp el-Ansari, abanderado y compañero del profeta Mahoma. Visitarla es ver el fervor de los que allí rezan, pero todo ello en un ambiente muy familiar, donde muchos niños celebran su circuncisión. Si todo esto fuera poco, en Eyüp hay un mirador con unas vistas espectaculares sobre el Cuerno de Oro.

Cómo llegar 

Siempre puedes llegar a los diferentes barrios en taxi o un Uber, pero también es posible llegar en transporte público.

– En tranvía: información sobre las líneas de tranvía

– En metro: esta es la página web del metro, donde puedes consultar el mapa. 

– En autobús: en Estambul hay muchísimas líneas de autobús. En este link puedes encontrar información sobre cuáles pasan por cada parada y los horarios. 

Te contamos cómo llegamos nosotros a cada sitio en 5 días en Estambul: qué ver y qué hacer.

Qué ver en Fatih

Mezquita de Şehzade

Comenzamos nuestro tour por el tradicional Fatil en este mezquita que no se encuentra lejos de la mezquita de Solimán. El príncipe Şehzade Mehmed era el hijo mayor de Solimán y Haseki Hürrem, quien murió en 1543 a la edad de 22 años. En su memoria, su padre mandó construir esta mezquita. 

El encargado de su diseño fue el famoso Mimar Sinan. De hecho, este fue el primer encargo imperial importante para el arquitecto y es considerada su primera obra maestra. También se cree que esta iba a ser la mezquita de Solimán, pero que durante su construcción, el arquitecto vio que podía construir una aun más grande, por lo que Solimán se la dedicó a su hijo favorito. 

Los minaretes están decorados con bellas formas geométricas en bajorrelieve que representan las lágrimas de Solimán por la muerte de su hijo. Y es que se dice que, durante 40 días, el Sultán lloró su perdida en el lugar donde se colocó su tumba y donde hoy día se encuentra su mausoleo, que es el más impresionante de todos los que hay en el complejo. Este está decorado con azulejos y vidrieras y, sobre la tumba de Şehzade, hay un trono de madera que simboliza que era el heredero. 

Aquí también puedes visitar el mausoleo del Gran Visir Rüstem Pasha, que fue diseñado por Mimar Sinan y, al igual que la bella mezquita que mandó construir, está decorado con azulejos de Iznik. También se encuentra en este lugar la tumba del Gran Visir Ibrahim Pasha. 

En el muro del cementerio, fíjate en una columna verde, que, se dice, representaba el lugar considerado como centro de la ciudad

Si quieres visitar más mezquitas, no muy lejos de esta hay dos bellos ejemplos más. La mezquita Laleli, o de los Tulipanes, y la mezquita de Pertvniyal Valide Sultán, una de las últimas mezquitas construidas durante el imperio otomano. 

Acueducto romano de Valente

Muy cerca de la mezquita de Şehzade se encuentra este acueducto, que, a día de hoy, está en medio de una concurrida carretera. Se construyó a finales del S. IV, bajo el emperador romano Valente, para lograr llevar agua fresca a la creciente población de Constantinopla y fue uno de los logros de la ingeniera hidráulica de la antigüedad. 

Si quieres ir en busca de restos romanos, puedes acercarte al parque arqueológico Sarachane, que está frente al acueducto. Aquí verás los pocos restos que quedan de la iglesia de San Polieucto, un antiguo templo bizantino del S. VI. Muchos de sus elementos se usaron en otros edificios y, durante el saqueo de la cuarta cruzada, alguna de sus partes fueron enviadas a otras ciudades europeas. Así, puedes ver los «pilares de Acre» en la Basílica de San Marcos en Venecia. 

Además, cerca está la columna de Marciano, erigida en el S. V, y, no muy lejos, la mezquita de Fenari Isa, que, en tiempos bizantinos, era el monasterio de Constantino Lips y cuyos orígenes se remontan al S. X.

También puedes cruzar por uno de los arcos del acueducto y llegar al mercado de las mujeres, donde abundan las carnicerías. Es una zona poco visitada y donde puedes encontrarte con imágenes muy peculiares. 

Este puede ser un buen momento para probar una bebida muy típica que se llama Boza. Nosotros la probamos en Eyüp (y no nos gustó), pero el sitio que recomiendan es Vefa Bozacisi, un establecimiento tradicional que se encuentra no muy lejos de aquí, en la calle Vefa, a unos 5 min caminando. 

Si te interesan los edificios bizantinos, en esta zona está la mezquita de Kalenderhane, antiguamente una iglesia ortodoxa, y la mezquita Zeyrek.

La mezquita Zeyrek fue, en sus orígenes, el monasterio del Pantocrator, que era una de las iglesias bizantinas más grandes e importantes de Constantinopla, siendo el mausoleo de los últimos emperadores bizantinos. Así, Santa Sofía, la iglesia de los Santos Apóstoles, donde hoy se encuentra la mezquita de Fatih, y este monasterio, eran los lugares sagrados más importantes de la antigua capital de Bizancio. Puedes ver este templo también desde algún mirador, por ejemplo, desde la terraza del café Konak en Gálata.

Cerca de la mezquita se encuentra también la cisterna de Zeyrek, construida en el S. XII.

Mezquita de Fatih

No lejos del acueducto se encuentra la gran mezquita de Fatih, que fue mandada construir por orden de Mehmed II. Así, esta fue la primera mezquita imperial construida tras la conquista de Constantinopla. Sin embargo, el edificio que vemos hoy día no es el origina, pues tuvo que ser reconstruida tras el terremoto de 1766.

El complejo de Fatih incluye 8 madrazas, una biblioteca, un hospital, una posada, un caravanserai, tiendas, un hamam y tumbas. Además, en la mezquita se encuentran los mausoleos de Mehmed II y de su esposa Gulbahar Hatun. La tumba del Conquistador es muy bonita y su interior está lujosamente decorado.

Por otro lado, en este lugar se encontraba la iglesia bizantina de los Santos Apóstoles, que quedó muy dañada tras el saqueo de la Cuarta Cruzada en 1204 y fue finalmente demolida para la construcción de la mezquita de Fatih.

Este templo era de gran importancia para los bizantinos, pues aquí estaba enterrado el emperador Constantino el Grande, el fundador de Constantinopla, así como la mayoría de los emperadores romanos orientales y sus familias. Sus orígenes se remontaban al S. IV, aunque fue modificada a lo largo de los siglos. 

Tras la conquista de Constantinopla, la Sede del Patriarcado Ortodoxo pasó de Santa Sofía a esta iglesia, pero estuvo aquí muy pocos años debido a su mal estado.

La visita a la mezquita de Fatih nos gustó mucho, no había muchos visitantes y el ambiente era muy tranquilo. La tumba de Mehmed II fue una de las más impresionantes que vimos en Estambul y en ella pudimos ver bastantes personas orando. 

Si visitas esta zona un miércoles, coincidirás con el gran mercado callejero que se organiza alrededor de la mezquita y donde puedes comprar de todo. 

Continuando por la calle Darüşşafaka, llegarás a los barrios de Fener y Balat. Pero antes puedes desviarte para visitar la mezquita Yavuz Sultán Selim, el padre de Solimán, que se encuentra en una colina con vistas al Cuerno de Oro. Y cerca hay otra mezquita que fue iglesia bizantina en sus orígenes, la mezquita Gül o de las flores.

En este paseo cruzarás el barrio de Çarşamba, que es muy conservador. Esto lo verás en los bares sólo con hombres, en las librerías de temática religiosa o en los escaparates de las tiendas, donde venden pañuelos para cubrirse la cabeza y ropa tradicional. Y es que la gente de la calle, tanto hombres como mujeres, llevaban este tipo de ropa. 

Fue en este barrio donde nos echaron una buena bronca por sacar una foto a un quiosco en donde no se veía a nadie. Realmente no se porque se molestó tanto el dueño, que no salía en la foto, porque sólo hacia que gritarme en turco. Esta fue la única mala experiencia que tuvimos en nuestro viaje a Turquía. 

Mezquita de Fethiye

Es aquí donde se encuentra la mezquita de Fethiye, originalmente la iglesia de Theotokos Pammakaristos, un antiguo templo bizantino muy conocido que fue la Sede del Patriarcado Ortodoxo desde mediados del S. XV hasta finales del S. XVI. 

Actualmente es mitad mezquita, mitad museo y puedes ver los interesantes mosaicos que decoran las paredes. Sin embargo, en el momento de nuestra visita estaba cerrado por restauración. En esta página puedes informarte del estado en que se encuentra.

Qué ver en Fener y Balat

Estos dos barrios se han hecho muy populares gracias a su ambiente alternativo y a sus casas de colores, algunas restauradas y otras en mal estado. Además, entre sus empinadas calles se esconde mucha historia.

Fener es el barrio histórico de la comunidad griega y Balat el de la comunidad judía. Ahora viven aquí inmigrantes de clases sociales más pobres.

Una manera de descubrirlos es reservar una visita guiada por los barrios de Fener y Balat. Y no es ninguna mala idea, porque perderse por sus calles es increíblemente fácil.

En estos barrios puedes visitar edificios religiosos de gran importancia, descubrir numerosos rincones con coloridas casas y descansar en alguna de sus muchísimas cafeterías con estilo, donde seguro que te querrás sentar después de haber caminado por calles empinadas y laberínticas.

Lugares a visitar en Fener

– La iglesia ortodoxa de Nuestra Señora de los Mongoles es una iglesia bizantina que nunca se ha convertido en mezquita. Se encuentra en lo alto de una pendiente, tras un muro, y suele estar cerrada. Hemos leído que para visitarla tienes que llamar al timbre.

– El colegio Griego de Fener es una escuela griega establecida a mediados del S. XV que llegó a ser una de las mejores de su época. Sin embargo, este edifico de ladrillo rojo parece más un castillo que domina Fener desde lo alto.

– LCatedral Patriarcal de San Jorge es, seguramente, el edificio más importante a visitar. Y es que esta iglesia es, desde el S. XVII, la sede del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, el patriarcado principal de la Iglesia ortodoxa griega reconocido como el líder espiritual de los cristianos ortodoxos del mundo. Digamos que es como el Vaticano para los católicos. Abre de 8:30 a 17:00.

Como ya hemos dicho, la sede estaba primeramente en Santa Sofía, pero al convertirse esta en mezquita tras la conquista, tuvo que trasladarse al segundo templo en importancia, la iglesia de los Santos Apóstoles. Sin embargo, debido a su mal estado enseguida pasó al monasterio de Pammakaristos y ya, en el S. XVII, se estableció en la iglesia de San Jorge, que ha sido reconstruida varias veces. 

El aspecto actual de la catedral se debe principalmente a las obras de mediados del S. XIX y su exterior, con una entrada de mármol neoclásica, sorprende al llegar, pues no es lo que te esperas de una iglesia ortodoxa tan importante. En el interior están los tronos patriarcales, iconos de mosaicos bizantinos e importantes reliquias.

– La iglesia Búlgara de San Esteban, en la frontera entre Fener y Balat, es conocida como la iglesia de hierro, al estar construida con elementos prefabricados de hierro fundido.

Lugares a visitar en Balat

– Paseando por las calles de este barrio verás varias sinagogas. Una de ellas, la de Ahrida, es la más antigua de Estambul. Suele estar cerrada y para visitarla hay que ponerse en contacto con el rabino.

– La iglesia de San Salvador de Cora es una de las grandes obras de la época bizantina y es conocida por los esplendidos mosaicos y frescos del primer cuarto del S. XIV que decoran su interior. Posiblemente, estos sean algunos de los mejores ejemplos de mosaicos bizantinos que se conservan. 

La historia de la iglesia comenzó en el S. IV, cuando era un monasterio fuera de las murallas de Constantinopla. De ahí su nombre, pues en griego cora significa «en el campo». Sin embargo, tras la ampliación del sistema defensivo en el S. V, este pasó a estar intramuros. El edificio actual es del S. XI, aunque ha sufrido varias restauraciones. Durante el Imperio Otomano se convirtió en mezquita, pero a mediados del S. XX pasó a ser un museo y, desde el 2020, vuelve a funcionar como mezquita. 

A comienzos del 2023 estaba cerrada por obras de restauración y por eso no pudimos visitarla. Os dejamos unas fotos hechas en un viaje anterior para que entendáis porque merece la pena acercarse a este sitio tan alejado del centro. En enero de 2024 seguía cerrada.

La iglesia está cerca de los restos de las antiguas murallas que fueron iniciadas por Constantino el Grande y que se fueron ampliando a medida que la ciudad fue ganando en tamaño. Teodosio II llevó a cabo grandes obras e hizo un sistema que convirtió a Estambul en una ciudad inexpugnable. De hecho, se intentó conquistar en numerosas ocasiones y sólo el desarrollo de los cañones consiguió romper sus muros.

No lejos de aquí se encuentra la mezquita de Mihrimah Sultan, que fue construida en el S. XVI por Mimar Sinan. Este es el segundo templo que Mihrimah Sultan, la hija de Solimán el Magnífico, encargó al arquitecto. El otro se encuentra en Üskudar, en la parte asiática, y ambos están unidos por una bonita leyenda.

En esta zona se encuentran los restos del palacio de Constantino Porphyrugenitus, que data de finales del S. XIII y hoy día es un museo. Es la única sección que se conserva de un palacio de la época bizantina.

Rincones populares de Fener y Balat

Aparte de por sus edificios históricos, Fener y Balat son conocidos por sus edificios de madera, sus fachadas desgastadas, sus cafeterías y sus rincones de colores

Como nos resulta difícil decir en que barrio se encuentran exactamente los lugares que se han hecho más famosos, os dejamos aquí sus localizaciones, sabiendo que unos están en Balat y otros en Fener. Avisamos de que son muy populares, esto es, hay muchísima gente interesada en sacarse fotos en ellos.

– En el área de las calles Yildirim y Vodina hay un gran número de cafeterías y restaurantes, todos con mucho estilo. 

– En Merdivenli Yokusu con Corbaci Cesmesi hay mansiones de los S. XVII y XVIII de familias aristocráticas griegas.

– En el cruce de la calle Kiremit con Usturumca haya casas de colores.

– En Sankactar Yokusu con Merdivenli Mektep hay escaleras de colores.

Qué ver en Eyüp

Mezquita de Eyüp

Eyüp se encuentra fuera de las murallas y, cuando llegues, puedes pasear por las calles del centro, pero enseguida acabarás en la plaza frente a la mezquita de Eyüp Sultan. 

La plaza es un lugar muy animado, con niños jugando, parejas paseando y una esquina reservada para dar de comer a las palomas. No necesitas llevar comida, pues hay un puesto donde te la venden.

Es muy probable que veas niños vestidos como príncipes, pues forma parte de la celebración de la circuncisión y es normal que tras esta, las familias vengan a la mezquita de Eyüp.

Una vez hayas disfrutado del ambiente de la plaza, es hora de que entres en la mezquita, que es un lugar muy importante para el mundo islámico

Cuando la visitamos, una señora daba a cada uno de los que entraban una delicia turca. Nos pareció un detalle de cercanía y familiaridad que nos terminó de convencer de que la visita a esta mezquita era diferente a la de las otras muchas que habíamos visitado en Estambul.

El edificio actual es de principios del S. XIX, pero su historia se remonta mucho tiempo atrás. Así, para entender porque es una de las mezquitas más sagradas del islam, tenemos que retroceder hasta la década de 670, cuando, durante un asalto a la ciudad de Constantinopla, Ebu Eyüp el-Ansari, abanderado y compañero del profeta Mahoma, murió en una batalla a las afueras de las murallas. 

Varios siglos más tarde, durante la conquista de Constantinopla por Mehmed II, se encontró el sitio donde se suponía estaba enterrado. En ese lugar, en 1458, el sultán mandó construir la mezquita de Eyüp. 

Dada su importancia, el lugar se convirtió en parte de la ceremonia de la ascensión al trono de los sultanes. Así, aquí se les ceñía la espada de Osman, fundador de la dinastía otomana. El sitio donde esto ocurría estaba donde hoy crece un viejo plátano en el patio interior. Se dice que este marca el lugar donde se encontró la tumba. 

La mezquita tuvo que ser reconstruida alrededor del 1800 y hoy es un lugar de peregrinación. De hecho, es considerado por los musulmanes como el cuarto lugar sagrado tras la Meca, Medina y Jerusalén.

El mausoleo de Ebu Eyüp el-Ansari se encuentra frente a la entrada de la sala de oración de la mezquita. Su pared exterior está cubierta por azulejos de Iznik de diferentes épocas que se juntaron durante la reconstrucción de la mezquita. También las paredes del vestíbulo que dirige a la tumba están cubiertas con azulejos de Iznik. En su interior se guardan también reliquias que se creen pertenecieron al Profeta Mahoma.

Estéticamente no es la mezquita  más bonita de Estambul, pero su atmósfera hace que sea una visita especial. No en vano, es la más sagrada de la ciudad. 

Dada la importancia del lugar, aquí han querido ser enterrados un gran número de personas. Por eso, en Eyüp verás muchos mausoleos, además de todas las tumbas que se encuentran en el cementerio que se extiende por toda la colina.

Mirador de Pierre Loti

Tras visitar la mezquita es momento de subir a este mirador. Para ello tienes dos opciones: subir en funicular o caminando. El camino, aunque es bastante empinado, no se hace pesado, pues va pegado al cementerio y te entretienes viendo como los gatos pasean a sus anchas entre las tumbas.

Al llegar al mirador de Pierre Loti te encontrarás con unas vistas increíbles que se extienden por el Cuerno de Oro. Su nombre recuerda al escritor francés del S. XX, Louis Marie-Julien Viaud, cuyo pseudónimo era Pierre Loti, al que le gustaba pasar tiempo en este lugar durante sus estancias en Estambul.

La cafetería de Pierre Loti, que está por encima del mirador, es un lugar perfecto para descansar con un té y la ciudad a tus pies. Está decorada con muebles antiguos y fotografías del escritor. Encontrar mesa en su terraza no siempre es fácil.

Este barrio puede visitarse dentro de una visita organizada.

Información práctica para visitar Estambul

Este es el horario de las 5 oraciones islámicas diarias, que es muy práctico a la hora de visitar las mezquitas, pues suelen cerrar durante estas. La oración del viernes al mediodía es especialmente importante. Además, es posible que el horario de las mezquitas cambie en fechas señaladas como el Ramadán. También otros edificios, como los bazares, cambian sus horarios durante las fiestas religiosas. 

Si eres mujer, que no se te olvide cubrirte la cabeza al entrar tanto en las mezquitas como en los mausoleos. La mayoría tiene pañuelos a la entrada que puedes utilizar de manera gratuita. Así como túnicas, en caso de llevar ropa demasiado corta. Y, por supuesto, seas del sexo que seas, que no se te olvide descalzarte antes de entrar.

En Estambul hay un gran número de lugares que son de pago. Para ahorrarte algo de dinero en las visitas, te recomendamos echar un ojo a los pases que combinan muchas de estas atracciones. Hablamos sobre estas en el post de consejos para viajar a Turquía

Una tarjeta que viene muy bien para moverse por Estambul es la Istanbulkart. Con esta puedes pagar en todos los medios de transporte públicos. Hemos escrito sobre ella en nuestro post de cómo moverse por Estambul

¿Vas a viajar a Turquía?

Pues esta información puede resultarte útil. Además, al usar nuestros enlaces nos ayudas a seguir creando contenido 😊

Encuentra los mejores vuelos con Skyscanner, además de coches de alquiler

Encuentra los mejores hoteles con quehoteles

Sácale el máximo partido al viaje con las actividades de Civitatis o GetYourGuide

Guarda todos tus recuerdos con un álbum personalizado de 51Trips y ahórrate un 5% con nuestro código VIAJANDODEINCOGNITO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *