Turquía

Consejos para organizar un viaje a Turquía

Si quieres conocer Turquía, un país entre Asia y Europa; punto de encuentro entre Oriente y Occidente; un país rico en historia y sitios arqueológicos; con paisajes irreales y una sabrosa gastronomía; y con una ciudad tan caótica y viva como Estambul, entonces te vendrá bien leer esta lista de consejos ¿Nos acompañas?

Tras dos semanas en Turquía, una de ellas recorriendo algunos de sus puntos más famosos en un coche de alquiler, estamos preparados para realizar una lista de recomendaciones que te vendrán muy bien para organizar tu viaje a tierras turcas.

El viaje fue del 1 al 16 de octubre de 2022 y la ruta fue la siguiente:

En los próximos posts contaremos en detalle cómo visitar cada uno de los lugares de la ruta, pero antes aquí dejamos la lista de consejos.

1. Compra de billetes de avión

Nosotros usamos siempre Skyscanner. Nos resulta muy útil porque a la hora de organizar las vacaciones permite ver, de manera muy visual, que fechas saldría más barato volar. Y, si no se tiene flexibilidad en cuanto a días, se puede comprobar fácilmente qué lugares se encuentran a mejor precio. 

Además desde esta página se puede también reservar hoteles y coches de alquiler.

En este caso compramos los billetes con la compañía Turkish Airlines, aunque el viaje fue operado por Anadolujet, su filial de  bajo costo. El viaje salió perfectamente y nos dieron una bebida y un pequeño bocadillo.

Es importante saber que Estambul tiene dos aeropuertos, uno en la parte europea, el aeropuerto de Estambul (IST), y otro en la parte asiática, el Sabiha Gökçen (SAW).

Al calcular el tiempo que uno va a pasar en el aeropuerto, se debe tener en cuenta que al llegar a Turquía hay que pasar un control de pasaporte. Nosotros estuvimos una media hora en la cola. De la misma manera, para salir del país, también es necesario pasar por este control. Además, para entrar en el aeropuerto, al menos en el de SAW, todos los pasajeros tienen que pasar por un control en el que se pasan bolsos y maletas por un scanner. A nosotros nos costó unos 15 – 20 min entrar en el aeropuerto.

Para saber cómo llegar desde el aeropuerto al centro de la ciudad, os dejamos aquí nuestro post sobre cómo moverse por Estambul.

2. Seguro de viaje

Una vez comprado el billete pasamos a reservar el seguro de viaje. En este caso, al viajar con una niña, hemos contratado el seguro familia con Iati seguros. Esta vez no lo hemos necesitado pero la seguridad de viajar cubiertos por un seguro es impagable.

Puedes reservar el seguro de viajes Iati desde aquí, tú te llevas un 5% de descuento en el precio total y nosotros una pequeña comisión que nos viene genial para seguir creando contenido.

3. Documentación.

Si eres español ya no te hace falta visado para una estancia en Turquía de hasta 90 días. Si tienes otra nacionalidad consulta mejor en fuentes oficiales.

Nosotros hemos viajado con nuestros pasaportes pero, según la información que hemos leído, con el DNI español también se puede viajar al país, siempre que la estancia no supere los 90 días. Tanto el pasaporte como el DNI tienen que tener una vigencia de, al menos, 6 meses. A nosotros siempre nos han pedido el pasaporte y, como lo llevábamos, nunca intentamos dar el DNI. Nuestra recomendación es llevar, si se puede, el pasaporte. Además hay una serie de excepciones para el uso del DNI, por ejemplo si se entra por via terrestre. 

Aquí dejamos la información actual del ministerio de asuntos exteriores español sobre la documentación necesaria para viajar a a Turquía en caso de tener nacionalidad española.

En octubre 2022 no necesitamos rellenar ningún documento relacionado con la Pandemia y, aunque leímos que era necesario el certificado COVID con 2 vacunas, a nosotros no nos lo pidieron.

4. Cuándo viajar a Turquía.

Turquía tiene un clima mediterráneo, esto es, veranos calurosos e inviernos suaves. Aunque el tamaño del país hace que algunas de sus zonas presenten climas diferentes.

Si tu plan es disfrutar de sus playas, el verano es la mejor época. Pero si tu intención es descubrir algunos de sus muchos sitios arqueológicos, te recomendamos evitar los meses más calurosos como julio y agosto. 

Turquía no es un país lluvioso, vamos que te puede llover, pero no hay épocas que haya que evitar por el agua. 

En la Capadocia los inviernos son largos y frios y suele nevar, especialmente en enero. 

Teniendo todo esto en cuenta, creemos que la mejor época para visitar Turquía es de abril a octubre.

Nosotros fuimos la primera quincena de octubre y experimentamos de todo un poco. La primera semana llegamos a pasar calor, es más, recorriendo alguno de los sitios arqueológicos usamos ropa de verano y tuvimos que comprar un sombrero a la pequeña para protegerla del sol. Y es que las zonas de sombra escasean en estos lugares. De todas maneras, las temperaturas fueron moderadas y la lluvia hizo aparición de manera esporádica. Sólo un día llovió de manera casi continuada. El amanecer era sobre las 7:15 y el atardecer a eso de las 18:30.

En la Capadocia, uno de los destinos más conocidos de Turquía y donde pasamos tres días completos, fue donde nos hizo el peor tiempo del viaje, nublado y con alguna llovizna. Además los vuelos en globo se cancelaron dos días a causa del viento. 

Para nosotros octubre es un buen mes para viajar, los colores otoñales dan un toque especial a las ciudades y paisajes, el tiempo suele ser moderado y los precios suelen estar más bajos que en temporada alta. Además, hay todavía suficientes horas de luz y menos gente viajando. Eso sí los horarios de algunas visitas suelen estar más restringidos. En Turquía a partir de octubre las atracciones turísticas cambian a horario de invierno.

5. Datos prácticos

Turquía nos ha parecido un país muy seguro, en ningún momento hemos percibido peligro alguno, ni siquiera en zonas poco concurridas. Los turcos son muy simpáticos pero, en general, tienen un inglés muy limitado, incluido personal de tiendas, restaurantes y medios de transporte. Eso sí, siempre intentaban ayudarnos google translator de por medio. Pero es cierto que este problema de comunicación nos ha traído algún que otro problemilla, especialmente a la hora de usar el transporte público.

COVID: no hemos encontrado ninguna restricción a causa de la pandemia, vamos no hemos usado la mascarilla en todo el viaje, ni en el avión ni en el transporte público.

Moneda: la lira turca. Antes de ir hay que chequear el cambio para poder hacerse una idea de los precios. En nuestro caso 1€ correspondía a 18.3 liras.

Tarjetas: en la mayoría de los sitios nos han dejado pagar con ella. Pero ha habido varios restaurantes y tiendas, tanto en Estambul como en otras partes de Turquía, en los que no hemos podido usarla. Por eso recomendamos llevar siempre dinero en efectivo.

Recomendamos al viajar llevar más de una tarjeta. A veces los bancos consideran que se ha hecho algún movimiento sospechoso y la bloquean. Además es bueno llevar siempre alguna tarjeta de crédito, porque no en todos los sitios aceptan de débito, aunque esto en Turquía no nos ha pasado.

Para evitar las comisiones en cajeros o en el cambio de divisa, nosotros hemos usado en este viaje la tarjeta Vivid, una tarjeta Visa de débito que además presenta cashback. Hemos pagado con ella en todos los sitios y no hemos tenido ningún problema, siempre nos la han aceptado. 

Cajeros automáticos: siempre los hemos encontrado fácilmente. Eso sí, dependiendo del cajero a veces había que pagar comisión. Esta podía variar entre el 5-7% o ser una cantidad fija. Había zonas en la que los cajeros de diferentes bancos estaban todos juntos, por lo que se podía elegir fácilmente el que menos cobraba. Si encuentras uno que no cobre, apúntatelo bien. Nosotros sacamos sin comisión nuestro primer día en Estambul y, pensando que en general sería así, sólo nos quedamos con que el cajero era azul. Al final resultó que no era tan común sacar sin comisión y no supimos volver a reconocerlo, pues había varios azules. Hemos llegado a pagar desde 0€ a 2 , 2,5 y 6€. Esta última fue un día en que al restaurante se le había estropeado el datafono, nosostros no teníamos suficiente dinero y tuvimos que sacar en el cajero más cercano.

Enchufe: tipo F, si vienes de España no necesitas adaptador.

6. Cómo visitar el país

A nosotros (siempre que sea seguro) nos gusta visitar los países en coche por nuestra cuenta. La libertad a la hora de realizar las visitas es mayor y te permite llegar a sitios poco accesibles en transporte público.

Conducir por Turquía no es complicado, las autopistas son buenas y los turcos no son conductores agresivos, pero no siguen al pie de la letra las normas de circulación, por ejemplo las de velocidad. Vamos, que los puntos del carnet les iban a durar poco tiempo. 

Conducir por ciudades, especialmente por Estambul, si que es algo complicado. Nos ha sorprendido no ver ningún accidente porque los coches pasan muy cerca unos de otros, las motos circulan rápidamente aprovechando cualquier espacio, los pasos de cebra son meros objetos de decoración y los peatones no esperan a los semáforos, pasan por donde les da la gana. Eso sí, todos tienen una gran pericia. Un día estuvimos un rato observando como varios coches y camiones lograban esquivar a un automovil aparcado en una calle estrecha y empinada, yendo alguno marcha atrás. Conducir por Estambul se puede evitar alquilando el coche en el aeropuerto. Nosotros no lo hicimos así, pero a día de hoy lo vemos una buena idea.

Otra opción, si no se quiere o no se puede alquilar un coche, es reservar excursiones organizadas a los destinos de mayor interés:

                               Efeso                                                                      Pamukkale                                                        Capadocia       

7. Conducir por Turquia

Si no vas a conocer el país en coche puedes saltar hasta el siguiente consejo.

– Alquiler de coches

Esta vez hemos alquilado el coche con la compañía Sixt, en la oficina que se encuentra cerca de la plaza de Taksim. El coche era automático y con silla de niño (5€ día). Tanto la recogida como la entrega fueron muy rápidas. 

Al tener licencia de conducción alemana no hemos necesitado llevar carnet internacional. Si tu licencia es española tampoco necesitas.

A la hora de recoger el coche nos pidieron una tarjeta, de crédito o de débito, a nombre del conductor. 

Un tema importantísimo a la hora de alquilar un coche es el tema del seguro. Recomendamos reservar siempre seguro a todo riesgo. Las averías de coches, por pequeñas que sean, pueden ser muy caras y te pueden dar más de un disgusto. Es cierto que de todas las veces que hemos alquilado un coche, y ya van unas cuantas, sólo una vez tuvimos un problema. Pero la tranquilidad de viajar cubierto es impagable.

– Pago de autopistas

Encontramos bastantes peajes en el camino, pero no tuvimos que pagar ninguno al momento. Al pasar por ellos se anotaba automáticamente y la compañía nos restó el dinero de la fianza. En total los peajes fueron unos 37€.

– Gasolineras

No tuvimos problemas en encontrar gasolineras. Nuestro coche consumía gasolina y el precio estaba bastante más bajo que en España (1,8€/l) o que en Alemania (1,96€/l). Más o menos el litro de la gasolina estaba a unas 20 liras el litro, unos 1,14 €/l. En total hemos gastado uno 200€ en gasolina.

Por supuesto estos precios dependen totalmente del momento. Nosotros viajamos en un momento de gran inflacción y con los precios de la gasolina bastante disparados por la guerra en Ucrania. Por eso, si queréis haceros una idea del presupuesto necesario para vuestro viaje, podeis buscar en internet el precio actual.

Ninguna de las gasolineras donde repostamos fue self service. La cosa iba así: le decíamos full al trabajador que llenaba el depósito. Este metía el número de matrícula en la máquina y entrábamos a pagar.  Recibíamos dos tickets, uno para nosotros y otro para darselo a la persona que echaba la gasolina y así poder irnos.

8. Alojamiento

En este viaje hemos encontrado todos los alojamientos por medio de Booking. Nosotros solemos priorizar que tenga una localización céntrica. 

La oferta hotelera de los lugares que hemos visitado era muy amplia y Turquía nos ha parecido un lugar bastante económico en cuanto a este tema. Todos los hoteles, excepto los de Estambul, tenían incluido desayuno, que en Turquía significa buffet salado con fruta, embutido, aceitunas, pan, huevos, café o te.

El precio por noche fuera de Estambul y Capadocia ha sido de unos 25€, en Capadocia hemos pagado unos 50€ por noche y en Estambul unos 45€. Pero si hubiéramos elegido zonas un poco más alejadas del centro, estábamos a 5 minutos de Hagia Sophia, hubiéramos podido pagar bastante menos. Al igual que en Capadocia, que nosotros elegimos dormir en un hotel cueva que tuviera terrazas con vistas. Vamos, que hay alojamientos para todos los presupuestos.

9. Comidas

– Horario de comidas

En Turquía no hemos tenido ningún problema para encontrar locales abiertos, ni para cenar ni para comer. Tanto la oferta como los horarios son muy amplios. Además, sobre todo en Estambul, había muchísimos puestos callejeros  que ofrecían Simit, pan típico del país, mazorcas de maiz, fruta cortada y castañas.

– Platos típicos

Sobre la gastronomía turca hemos escrito este post algo más extenso, pero decir que es muy sabrosa. Abundan los platos de carne, aunque también hay oferta de pescado y platos vegetarianos. Una recomendación: dejar espacio para el postre o merendar en alguna de sus muchas confiterías.

En general en los restaurantes te suelen ofrecer de manera gratuita pan y unas cremas para untar. Estas suelen ser de berenjena, yogurt y alguna algo más picante. Algunos también regalan té y baklava de postre.

Bebidas: El alcohol, tanto el vino como la cerveza, es relativamente caro. Os recomendamos probar el Ayran, una bebida algo salada a base de yogurt. A nosotros nos gusta mucho. También es frecuente pedir té para beber.

– Precio de la comida

Los precios nos han parecido muy aceptables, especialmente fuera de Estambul. Las comidas nos han salido, para dos personas y una niña, desde los 15 a los 30 €. En Estambul, en algún restaurante que  tenía precios algo más elevados, hemos llegado a pagar unos 40€. La comida más cara ha sido en un restaurante en la costa y fueron sólo 50€.

Como veis los restaurantes son económicos y la oferta en los sitios que hemos visitado era muy grande. Por eso es fácil encontrar algo que se ajuste a tu presupuesto.

– Propinas

En Turquía es común dejar propina, algo así como el 10%. Algunos restaurantes incluyen el servicio en el precio final, cosa que se indica en el recibo. En ese caso no hay que dejar nada más. 

Generalmente la cuenta viene en una caja, así que la propina se puede dejar dentro. Y muchos locales tienen una caja para las propinas en el mostrador.   

 – Restaurantes y niños pequeños

Nosotros no hemos tenido ningún problema con el tema de comida. Los platos de carne suelen traer de acompañamiento arroz, bulgur o patatas fritas. Por eso, dependiendo de cuanta hambre tuviera la pequeña, le pedíamos un plato para ella, o le dábamos parte de los nuestros. Además en la calle vendían Simit, mazorcas de maíz, castañas y fruta troceada. 

También hemos encontrado bastantes supermercados donde comprar agua, leche y fruta. 

Los turcos son súper amables con los niños. A veces un punto demasiado. Tanto en la calle, muchos le tocaban la cabeza, y alguno hasta la besó en la mejilla, como en los restaurantes. Los camareros le han llegado a ofrecer dulces, la han cogido en brazos, han jugado con ella y hasta le han limpiado la cara. Mi hija reaccionaba bastante bien, creemos que porque estaba bastante alucinada. Además te traen enseguida una trona para el niño y le ponen un plato vacío. 

10. Pases museo

En Turquía hay un gran número de museos y de sitios arqueológicos de gran interés. Para ahorrarse un dinerillo en las visitas recomendamos echar un ojo a los pases que combinan muchas de estas atracciones. Para saber si te merece la pena comprarlo, haz una lista de las visitas que quieres hacer y calcula el valor total de las entradas. Si es mayor que la del ticket combinado: cómpralo.

Consejo: No siempre es fácil encontrar los precios y horarios actualizados de las atracciones turcas. Por ello os recomendamos descargaros la Turkey museum app en el móvil. Además si permites que la aplicación conozca tu localización te mostrará los museos que se encuentran cerca de ti.

En la app, que es gratuita, se pueden comprar también los pases museo. Así, sólo tendrás que enseñar tu móvil para entrar. Pero si preferís tener el pase en mano, por si se estropea el móvil o se pierde, estas se pueden comprar en los museos incluidos. 

Un problema que le vemos a la app es que indica el horario actual de las atracciones. Y este puede cambiar según sea temporada de verano o de invierno. Tenlo en cuenta a la hora de organizar tu viaje. Por lo que hemos visto el horario de invierno comienza en octubre y termina en marzo.

Si no se quiere o no se puede descargar la app, entonces recomendamos tomarse 5 min en la primera atracción turística que se vaya a visitar para pedir información sobre posibles pases. 

Además con estos te evitas hacer la cola para comprar los tickets. La validez comienza al entrar en la primera atracción. 

Aquí os dejamos una lista de los pases que se pueden comprar en Turquía. Os dejamos el link donde encontrar la información actualizada sobre los precios y las atracciones incluidas.

Museum Pass the Aegean. Es válido durante 7 días e incluye más de 40 museos y sitios arqueológicos de ciudades tan conocidas como Bergamo, Bodrum, Pamukkale o Selçuk (Efeso).

Museum Pass Mediterranean. Es válido durante 7 días e incluye más de 40 museos y sitios arqueológicos de la región del mediterráneo operados por el minsterio de Cultura y turismo.

Museum Pass Capadocia. Es válido por tres días e incluye importantes atracciones de la región como el Open Air museum de Göreme, el valle de Ihlara y las ciudades subterráneas de Derinkuyu, Kaymakli y Özkonak.

Museum Pass Turkey. Es válido por 15 días e incluye más de 300 museos operados por el ministero de Cultura y Turismo. 

– Museum Pass Istambul. Es válido por 5 días (120 h) e incluye atracciones tales como  el palacio de Topkapi, el museo arqueológico, la fortaleza de Rumeli o la torre de Galata. La lista de los museos que entran se encuentra aquí

En Estambul se pueden comprar otras dos tarjetas que son ajenas a las anteriores y que incluyen también espectáculos, el crucero por el Bósforo así como transporte público.

Istambul Welcome Card: Esta tarjeta incluye transporte público, entradas a muchos museos, tours guiados en muchas de las atracciones, el crucero por el Bósforo y descuentos en muchas atracciones. Se puede comprar desde aquí.

Istambul Tourist Pass: incluye muchísimas atracciones además del crucero por el Bósforo, el espectáculo de los Derviches giratorios, excursiones a sitios cercanos a Estambul, tour en Segway y un montón de cosas más. Se puede comprar desde aquí

Una tarjeta que os vendrá muy bien para visitar Estambul es la Istanbulkart, con ella podréis pagar en todos los medios de transporte públicos. Para saber más sobre ella y cómo conseguirla os recomedamos leer nuestro post sobre cómo moverse por Estambul

11. Mezquitas

Seguro que en vuestra visita por Turquía visitaréis alguna mezquita. Para ello hay que prestar atención al código de vestimenta. 

Así las mujeres tienen que cubrirse el cabello y no enseñar ni mucha pierna ni mucho brazo. En la mayoría de las mezquitas que hemos visitado tienen pañuelos y ropa a disposición del visitante, pero recomendamos llevarse un pañuelo propio. 

Los hombres tampoco pueden entrar con pantalón corto ni enseñar mucho brazo. 

Antes de entrar hay que quitarse los zapatos. Estos se pueden dejar en unas cabinas indicadas para ello. Nosotros los hemos dejado siempre y no hemos tenido ningún problema. Pero si no se quiere dejar los zapatos entonces es recomendable llevar una bolsa donde meterlos.

¿Vas a viajar a Turquía?

Aquí encontrarás más información útil para tu viaje y nos ayudaras a seguir creando contenido, Gracias

Viaja siempre con seguro. Desde aquí puedes reservar tu seguro de viaje y ahorrarte un 5%

Encuentra el vuelo que mejor se adapta a tus fechas y presupuesto con Skyscanner

Quieres conocer mejor tu destino de vacaciones. Desde aquí puedes reservar un gran número de actividades en Turquía.

Nos gusta mucho sacar fotografías en nuestros viajes. Para ello llevamos la cámara Nikon D3400 con objetivo Tamron 18-200. En los viajes largos llevamos también nuestra antigua cámara, la Canon Powershot G5x, por si tenemos problemas con la primera. Además, esta sigue siendo nuestra primera opción si vamos a la montaña, pues es pequeña y ligera. Siempre llevamos varias tarjetas de memoria. La mochila que usamos para llevar las cámaras es esta.

Nuestra guías favoritas para preparar nuestro viajes son la DK y la Lonely Planet.

7 comentarios en “Consejos para organizar un viaje a Turquía”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *