Qué ver en Derry-Londonderry, una ciudad llena de historia

Hoy escribimos sobre una ciudad con mucha historia, que es considerada uno de los lugares más antiguos de la isla. Fue la última ciudad amurallada que se construyó en Irlanda y su muralla ha llegado completamente conservada hasta nuestros días, incluso tras sufrir un asedio de 105 días. Destruida y reconstruida, la ciudad ha visto como su nombre se cambiaba y, como en el S. XX, cada uno de sus nombres se asociaba a diferentes ideologías políticas. Tristemente, sus calles vieron nacer el conflicto Norirlandés, que puede recordarse a través de 12 murales en el distrito del Bogside, ¿Nos acompañas?

Collage de 8 fotos sobre que ver en Derry

La isla de Irlanda se divide en cuatro provincias: Munster, Leinster, Connacht y Ulster. La población de las tres primeras es, mayoritariamente, católica, mientras que en Ulster la mayoría son protestantes, al igual que en Reino Unido. 

Derry-Londonderry está situada en la provincia del Ulster. Es la segunda ciudad más grande de Irlanda del Norte y la quinta de la isla.

¿Derry o Londonderry?

El nombre irlandés original de la ciudad fue Daire Calgaich, Robledal de Calgach. En el S. VI, San Columba fundó un monasterio cristiano en la orilla occidental del río Foyle y el nombre cambió a Daire Coluimb Chille, Robledal de Columba. Con los años el nombre se acortó a Doire que más tarde se anglicanizó a Derry.

En los primeros años del S. XVII, comenzó la Colonización del Ulster, The Plantation, por colonos ingleses y escoceses, y se construyó una nueva ciudad amurallada. En 1613, para reflejar el establecimiento de la ciudad por los gremios de Londres, se renombró a la ciudad como Londonderry.

Los nombres de la ciudad se han usado como objeto de disputa entre nacionalistas y unionistas y, como se puede uno imaginar, esto se politizó principalmente con el conflicto Norirlandés. Anteriormente el uso de uno u otro nombre causaba menos polémica. Generalmente los nacionalistas prefieren Derry y los unionistas Londonderry, aunque oficialmente el nombre es Londonderry.

Un «poco» de historia sobre Derry-Londonderry

La visita a esta ciudad se centra en dos aspectos muy diferentes entre ellos, pero unidos históricamente. Primero la visita a la ciudad amurallada, donde uno puede recorrer su muralla del S. XVII totalmente conservada y admirar el perfecto trazado de sus calles. Y segundo la visita al barrio del Bogside, donde se inició el conflicto Norirlandés y donde 12 murales recuerdan este triste episodio de la historia moderna de Irlanda.

Para poder entender el porqué de todo y disfrutar más la visita a esta ciudad, intentaremos explicar, lo mejor que podemos, cómo se llegó a desarrollar el conflicto armado en el norte de Irlanda, conocido como The Troubles

Este conflicto enfrentó a dos grupos:

– Los unionistas, partidarios a mantener la unión con Reino Unido. Religión mayoritaria: protestante.

– Los republicanos irlandeses, partidarios de la unión con la República de Irlanda. Religión mayoritaria: católica.

Ambos bandos, para conseguir sus objetivos, echaron mano de las armas, e Irlanda del Norte se sumergió en la violencia desde 1968  al 10 de abril de 1998, fecha en la que se firmó el acuerdo del Viernes Santo.

Y ahora retrocederemos cientos de años para buscar el origen de todo este odio:

La isla de Irlanda ha estado bajo dominio inglés durante muchos años. Este comenzó con la invasión anglonormanda en 1169. A raíz de esta, dos años más tarde, el rey de Inglaterra Enrique II desembarcó en Irlanda. 

Los señores normandos se repartieron las tierras irlandesas y, aunque leales al rey inglés, poco a poco lograron un alto grado de independencia y adoptaron la lengua irlandesa y sus tradiciones. Así, a finales del S. XV – principios del S. XVI, sólo una zona cercana a Dublín, conocida como la empalizada, se regía por la ley inglesa. 

En esa época, la tensión entre Irlanda e Inglaterra había ido creciendo. El hecho de que Enrique VIII rompiera con Roma, fuera declarado cabeza de la Iglesia en Irlanda y se llevara a cabo el cierre de los monasterios del país, no fue muy bien vista por los católicos anglonormandos. Las familias más poderosas se levantaron contra la corona, causando que, en la década de 1540, comenzara la conquista de Irlanda por los Tudor. En 1542 se nombró el Reino de Irlanda y Enrique VIII fue proclamado su Rey.

La región del Ulster, la parte más gaélica del país por aquel entonces, y la más resistente a la invasión inglesa, acabó cayendo en 1603 tras la Guerra de los nueve años. Tras la Fuga de los Condes en 1607, comenzó la Colonización del Ulster. Así, las tierras confiscadas a los huidos se repartieron entre súbditos británicos leales a la Corona inglesa, asentándose en la zona colonos ingleses y escoceses. Aunque se llevó a cabo en otras zonas del país, la más grande y efectiva se realizó en la zona que había sido más hostil a la Corona, en el Ulster.

La ciudad de Derry fue incendiada en 1608 por rebeldes irlandeses liderados por O´Doherty, un líder gaélico que anteriormente había ayudado a la Corona. Esto tuvo como consecuencia un endurecimiento de la Colonización en el Ulster, pues los británicos ya no confiaban en los líderes irlandeses. 

Los colonos reconstruyeron la ciudad y la amurallaron, para defenderla de los insurgentes irlandeses que se oponían a la colonización. La ciudad pasó a llamarse Londonderry por la participación de los gremios de Londres. 

Derry fue la última ciudad amurallada construida en Irlanda y la única de la isla que conserva en perfecto estado sus murallas. La nueva ciudad se trazó siguiendo principios urbanísticos contemporáneos, que han permanecido hasta la actualidad. Entre los nuevos edificios que se construyeron destaca la Catedral de S. Columba, que fue la primera catedral específicamente protestante construida en estas islas tras la Reforma.

Como era de esperar, la colonización causó muchos conflictos en los que los irlandeses buscaban su independencia, pero siempre caían derrotados. Así, las Guerras confederadas irlandesas (1641-1653) y la guerra Guillermita (1689-1691) acabaron con victoria de los protestantes. Durante estos conflictos, la ciudad de Derry fue asediada varias veces. Siendo el más duro el de 1689, que duró 105 días.

Durante los siglos XVIII y XIX, la ciudad se convirtió en un importante punto de embarque para los emigrantes irlandeses que partían hacia América del Norte. Algunos de los cuales fundaron las colonias de Derry y Londonderry en el estado de New Hampshire, Estados Unidos.

En 1800 se formó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, provocando mucha oposición y conflictos durante el S. XIX. Y a finales de siglo, se desarrolló el movimiento que pedía una mayor autonomía, el Home Rule. Pero nunca llueve a gusto de todos. Una parte de los nacionalistas pensaba que no era suficiente, puesto que querían la independencia de Reino Unido, y los unionistas, mayoritariamente en Irlanda del Norte y partidarios a la Corona, no querían convertirse en una minoría en una Irlanda independiente.

Esto provocó la creación de la milicia de Voluntarios del Ulster por parte de los Unionistas, que tenía como objetivo bloquear el autogobierno. Y, como respuesta, los nacionalistas crearon la Organización Paramilitar de Voluntarios Irlandeses, que buscaba la defensa de la Ley de Autonomía. Ambos se armaron y las tensiones entre unionistas y nacionalistas se incrementaron peligrosamente. Como una manera de solucionar esto, se planteó la división de Irlanda, para que los condados del Norte siguieran bajo el gobierno de Reino Unido.

La ley de Autonomía fue aprobada finalmente en 1914, pero nunca llegó a implementarse debido a la I Guerra Mundial y a los hechos posteriores. Durante esta guerra los irlandeses lucharon en el bando de los aliados.

En abril de 1916, un grupo de republicanos irlandeses llevó a cabo el Alzamiento de Pascua en la ciudad de Dublín, donde proclamaron la República de Irlanda. La rebelión fue reprimida tras una semana de combates. Pero la manera en que Reino Unido respondió, ejecutando a 15 de los sublevados, provocó que un creciente número de personas apoyara la causa republicana. 

Así, en 1918, el partido nacionalista Sinn Féin ganó las elecciones y fundó su propio parlamento en la ciudad de Dublín. Durante su primera sesión parlamentaria, en 1919, declaró la independencia de Irlanda. Como era de esperar, el gobierno británico no lo aceptó y comenzó la Guerra de Independencia de IrlandaEl Sinn Féin transformó la Organización de Voluntarios Irlandeses en el Ejército Republicano Irlandés, IRA. Y comenzó una guerra de guerrillas en Irlanda, entre el IRA y las fuerzas de seguridad británicas, que se prolongaría de enero de 1919 a julio de 1921.

En 1920, como una posible solución al conflicto, se llevó a cabo el Acta del Gobierno de Irlanda. Según esta, Irlanda lograría la autonomía, aunque siguiese siendo Reino Unido, pero se  dividiría la isla en Irlanda del Sur e Irlanda del Norte, la cual estaría formada por seis condados del noroeste, todos ellos pertenecientes al Ulster, de mayoría unionista.

En julio de 1921, se firmó una tregua de la Guerra de Independencia. Y, como resultado de las conversaciones tras la guerra, se firmó el tratado anglo-irlandés, por el cual se creaba el Estado Libre de Irlanda, una entidad independiente del Reino Unido, pero dentro del Imperio británico y, por lo tanto, bajo la autoridad del rey de Inglaterra. Además, se permitía a Irlanda del Norte decidir si quería formar parte del nuevo estado o permanecer en Reino Unido. Al día siguiente de la firma, Irlanda del Norte eligió la segunda opción. Derry se convirtió en una ciudad fronteriza.

Este tratado generó mucho desacuerdo entre los nacionalistas. Se crearon dos grupos, los que estaban a favor, pues lo veían como un paso más hacia la independencia, y los que no, que lo que querían era la proclamación de la República de Irlanda. 

En el nuevo Estado Libre irlandés se formó un nuevo ejército, que provocó una división del IRA, entre los que estaban a favor del tratado y los que no. Y, en junio de 1922, estalló la guerra civil irlandesa, entre las fuerzas del Gobierno Provisional (pro-tratado) y el IRA anti-tratado, que duró once meses y que ganaron los nacionalistas pro-tratado. A pesar de la derrota, una parte del IRA sobrevivió a la Guerra Civil. 

Irlanda del Norte era parte de Reino Unido, pero bajo un sistema de gobierno separado en el que se le otorgó su propio parlamento. El partido Unionista del Ulster gobernó hasta 1972. Los nacionalistas católicos, que eran alrededor del 35% de su población, fueron discriminados bajo este gobierno, tanto política como económicamente.

Durante la Segunda Guerra Mundial, en Derry hubo mucho movimiento. La ciudad fue la primera base naval de Estados Unidos en Europa, y al ser el puerto más occidental de Reino Unido y de los aliados, fue muy importante para el transporte marítimo entre Europa y América del Norte. 

En 1967, se fundó la Asociación por los Derechos civiles de Irlanda del Norte, para intentar solucionar la discriminación que sufrían los católicos. Las peticiones de un cambio y la reacción en contra de la mayor parte de los unionistas fueron la última causa del conflicto Norirlandés.

En octubre de 1968, el Gobierno prohibió una manifestación organizada a favor de los derechos sociales, pero cuando los manifestantes fueron en contra de la prohibición, la policía real del Ulster (RUC) les atacó. Esto fue televisado y provocó una gran reacción en Irlanda.  

En enero de 1969, otra marcha organizada por People’s Democracy desde Belfast a Derry fue atacada por los unionistas. Al llegar a su destino, Derry, fue nuevamente atacada por los protestantes. Por la noche, la RUC entró en el barrio católico del Bogside para seguir atacando. Entonces, sus habitantes cerraron el distrito con barricadas para tener a la policía alejada, creándose Free Derry, que fue, por un tiempo, zona prohibida para las fuerzas de seguridad. Free Derry, que abarcaba dos barrios católicos a las afueras de la ciudad, Bogside y Creggan, se convirtió en un área nacionalista  autoproclamada autónoma entre 1969 y 1972.

En agosto de 1969, durante el desfile de los Apprentice Boys, una cofradía protestante que conmemora el largo asedio a que fue sometido Derry, los nacionalistas se enfrentaron a la RUC, dando lugar a  la batalla del Bogside. Esta duró tres días y desencadenó una violencia generalizada en Irlanda del Norte que llevó al despliegue del ejército británico. Esto fue visto, en un principio, con buenos ojos por algunos católicos, pues era una fuerza más neutral que la RUC. 

Sin embargo, esta opinión cambió, especialmente después del Domingo Sangriento, Bloody Sunday, en 1972. Este día, el 30 de enero de 1972, durante una marcha por los derechos civiles, trece personas desarmadas murieron a causa de los disparos de paracaidistas del ejército británico. Una persona más murió más tarde a causa de las heridas y trece resultaron heridas. Como era de imaginar, este hecho fue muy significativo en el conflicto. Además de un gran revuelo internacional, lo empeoró, al aumentar mucho más las tensiones, dando como resultado un mayor apoyo al IRA.

En los años siguientes, la violencia se fue escalando, el odio iba en aumento y la violencia se respondía con violencia.

El conflicto finalizó con el Acuerdo del Viernes Santo de 1998. Con este, Irlanda del Norte recuperaba el autogobierno sobre la base del poder compartido, e incluía, entre otras medidas, compromiso con los derechos civiles y políticos, establecimiento de la doble mayoría, desarme paramilitar, liberación de presos paramilitares, reforma policial y retirada de las tropas británicas.

Durante el conflicto murieron más de 3.500 personas, de las cuales el 52% fueron civiles, el 32% eran miembros de las fuerzas de seguridad británicas y el 16% eran miembros de grupos paramilitares. El 60% de las muertes fueron causadas por los  paramilitares republicanos, el 30% por los paramilitares unionistas y el 10% por fuerzas de seguridad.

Qué ver en Derry-Londonderry

Bogside y sus murales

 

Aparcamos de manera gratuita en el Bogside, en Lecky Road. Podríamos haber aparcado un poco más cerca de la zona que queríamos ver, que era la de los murales y el córner de Free Derry, pero llevábamos ya un rato en el coche, vimos un mural que nos llamó la atención y decidimos aparcar un poco antes. 

Dejamos el coche frente al mural de la monja Clare Crockett, que murió en 2016 durante un terremoto en Ecuador. Estábamos a unos 7 minutos andando del córner de Free Derry.

Por el camino vimos un dolmen del 3000 a.C, erigido en memoria a los caídos de la Brigada Derry. Cerca había un mural sobre el mismo tema que nos llamó la atención. Buscando información, aprendimos que un pequeño batallón del IRA en Derry, se convirtió en la Brigada Derry tras el Domingo Sangriento, cuando hubo un incremento en el número de personas que querían ser voluntarios. 

Enseguida alcanzamos a ver la ciudad amurallada por encima nuestro. 

Los 12 murales que componen The People´s Gallery fueron creados entre 1993 y 2008 por los artistas del Bogside, los hermanos Tom y William Kelly y Kevin Hasson. En ellos se muestran algunos de los acontecimientos que sucedieron durante el conflicto, como la batalla del Bogside; la operación Motorman, acción llevada a cabo por el ejército británico para recuperar las No-go áreas, tales como Free Derry; o el mural de John Hume, un político irlandés ganador del Premio Nobel de la Paz de 1998, gracias a sus esfuerzos por lograr una solución pacífica. Cada mural tiene un panel informativo que explica su significado. Los murales se encuentran a lo largo de la calle Rossville.

El primer mural que vimos representaba a las 14 víctimas del Domingo Sangriento. Muy cerca, estaba uno de los que más nos impactó, la muerte de la Inocencia, que muestra a Annete McGavigan, la cual murió a causa de un disparo a los 14 años. Este representa a los niños de ambos bandos que murieron durante el conflicto. Fue terminado en 1999 y modificado en 2006 por los propios artistas, que colorearon la mariposa y rompieron el fusil para conmemorar la paz en Irlanda del Norte. Alguien había puesto flores en el mural.

Recorrimos la calle para ver los diferentes murales y pasamos por el Free Derry Corner, donde se lee la emblemática frase: está entrando en Derry libre, que se escribió por primera vez en 1969. Vimos un mural del Che Guevara, que, además de revolucionario, es descendiente de Patrick Lynch, un irlandés nativo de Galway que emigró a Argentina en 1749.

Por la calle íbamos viendo monumentos conmemorativos a las víctimas de los diferentes ataques que se fueron dando a lo largo del conflicto. Y llegamos al museo de Free Derry, donde un cuadro de Goya, los fusilamientos del 2 de mayo, decoraba la zona. No pudimos entrar al estar cerrado

Si te está gustando este post y nos quieres ayudar, puedes comprar las entradas al museo de Free Derry desde nuestra página.

Para saber más sobre este barrio durante tu visita a la ciudad, te puedes unir a esta visita guiada por el Bogside.

Nuestra visita al Bogside había terminado. Los impactantes murales y los monumentos conmemorando a las víctimas hicieron que algo se nos removiera por dentro. Recuerdo que no hablamos mucho mientras recorríamos la calle Rossville. Cada uno iba pensando en cómo debió de ser la vida en el barrio durante los conflictos. Y como la vida discurre ahora, entre tantas imágenes que sirven de recordatorio de lo que una vez pasó y no debería volver a pasar. 

La historia sigue aquí muy presente y, aunque el conflicto bélico llegara a su fin, las diferencias entre republicanos y unionistas siguen siendo notorias. Esto pudimos verlo tanto aquí, como en Belfast, viviendo en barrios diferentes, con banderas, murales y seguridad en las casas.

Esto no quita para que Derry nos pareciera una ciudad segura, en la que nosotros no tuvimos ningún tipo de problema. 

Desde el Bogside puedes subir andando a la ciudad amurallada. Pero nosotros cogimos el coche para aparcarlo ya más cerca de nuestro alojamiento, aunque nos equivocamos y aparcamos en otro sitio, cosas que pasan. 

Encontramos un parking junto al rio, al lado del puente Craigavon, desde donde disfrutamos de unas vistas muy bonitas del otro lado de la ciudad reflejada en las aguas del Foyle. Sin embargo, al ir a pagar, nos dimos cuenta de que no teníamos libras esterlinas. Así que tuvimos que buscar un aparcamiento gratuito en la calle. Por el camino pasamos por la escultura Manos a través de la brecha, que se encuentra en el centro de una rotonda entre John Street y Abercorn Road. Esta escultura simboliza la reconciliación entre los dos bandos. 

Y pasamos por el barrio The Fountain, donde enseguida entendimos que era una zona unionista por cómo estaban las aceras y las señales pintadas con los colores del Reino Unido: rojo, azul y blanco. En esta zona también se ven murales unionistas, aunque los más impresionantes son los del Bogside. Al otro lado del río, en la zona protestante de Waterside, también pueden verse murales. Pero nosotros no tuvimos tiempo suficiente para cruzar el puente y descubrir la otra orilla.

Ciudad amurallada

Encontramos aparcamiento gratuito en la calle con relativa facilidad y nos dispusimos a recorrer la muralla, construida a principios del S. XVII para defenderse de los rebeldes irlandeses. Esta se ha mantenido intacta hasta nuestros días, lo que le ha valido a la ciudad el sobrenombre de Maiden city, ciudad doncella, pues sus defensas nunca fueron quebrantadas.

Entramos a la ciudad amurallada por la calle Bishop y subiendo unas escaleras comenzamos nuestro recorrido por ella. La muralla es muy ancha, a veces tienes la impresión que no vas por ella, sino por una calle más de la ciudad. Su perímetro es de unos 1,5 kilómetros y su altura varía entre los 4 y 11 metros. 

Mientras la recorres, te das cuenta del pequeño tamaño de la ciudad interior y de cómo fue concebida, con la plaza Diamond en el centro y cuatro calles principales saliendo de ella, que van hacia las cuatro puertas originales de la muralla, posteriormente se añadieron otras tres.

Durante el paseo, nos llamó la atención un mural, que, aunque la temática no nos decía nada, nos gustó mucho. Y es que representa a las Derry Girls, una serie de gran popularidad en Irlanda. Es una comedia de tres temporadas que cuenta las peripecias de un grupo de jóvenes durante los años del conflicto. La vimos a raíz del viaje y nos ha parecido buenísima. La recomendamos totalmente. A día de hoy, nos hubiera gustado hacer el tour por los lugares de rodaje de la serie

La luz del atardecer nos acompañó en el paseo y lo hizo un poco más especial. Durante el recorrido se ven muchos cañones, cosa que recuerdo perfectamente porque mi hija quería jugar en todos ellos. Estos datan de los S. XVI, XVII y XVIII, y muchos de ellos fueron usados durante el asedio que sufrieron los protestantes durante 105 días. Uno de ellos, llamado Roaring Meg, fue usado para detener a las fuerzas del rey Jaime II. Se encuentra en el doble bastión.

Además, desde las murallas tienes muy buenas vistas de la ciudad exterior. Así, puedes ver el Bogside con sus murales y la zona protestante, donde los colores rojo, blanco y azul están por todas partes.

Durante el paseo vimos los edificios más importantes de la ciudad:

Puente de la paz: este puente peatonal fue inaugurado en 2011 y simboliza la unión de las dos comunidades. Conecta la zona Waterside, de mayoría unionista, con la zona de la ciudad, de mayoría nacionalista. A un lado se encuentra el Guildhall y al otro la plaza Ebrington. Esta se construyó sobre un antiguo cuartel militar y se inauguró en el 2012. Nosotros nos quedamos con ganas de cruzar el puente.

Guildhall: este edificio, que recuerda al Big Ben, fue construido en el S. XIX para sustituir al antiguo ayuntamiento destruido durante el asedio de 1698. Se puede visitar de manera gratuita.

La plaza frente al ayuntamiento estaba muy animada, pues se estaba celebrando la Oktoberfest en el interior de una gran carpa.

Union Hall Place: muy cerca del Guildhall se encuentra este edificio que aloja el museo de la Torre. Aquí puedes visitar dos exposiciones permanentes. Una cuenta la historia de la ciudad y la otra el naufragio de un barco de la Armada Española en el S. XVI en el condado de Donegal. Por lo que leímos desde el piso superior hay buenas vistas de la ciudad. También puedes comprar de antemano las entradas al museo de la Torre desde esta página.

Craft Village: una zona comercial muy pintoresca que recrea una calle del S.XVIII y una plaza del S.XIX. Es algo diferente en el centro de la ciudad.

Siege museum: si quieres aprender más sobre el asedio a la ciudad, este es tu museo. Se encuentra en el bonito edificio Apprentice boys memorial hall. Los apprentice boys fueron los que cerraron las puertas de la muralla en 1688. Puedes comprar las entradas al museo Siege de manera online también desde esta página.

Catedral de San Columba: está dedicada al monje irlandés que introdujo el cristianismo en Escocia y el Norte de Inglaterra. Fue construida en 1633 y fue la primera catedral anglicana que se construyó en las Islas Británicas después de la Reforma. En su interior verás recuerdos del asedio a la ciudad.

Iglesia de San Agustín: el edificio actual es del S. XIX, pero se encuentra en el sitio del primer monasterio fundado por S. Columba.

Diamond War memorial: está situado en el centro de la ciudad y conmemora a las victimas de la I Guerra Mundial.

Nosotros no pudimos entrar en ningún museo al estar ya todos cerrados. Pero si le dedicas algo más de tiempo a la visita, igual te viene bien echarle un ojo a la tarjeta Visit Derry Pass, donde se incluyen un gran número de atracciones y visitas guiadas.

Para conocer mejor esta ciudad y comprender su historia, puedes realizar una visita guiada a Derry-Londonderry

Una vez la luz se fue, nos dirigimos a nuestro apartamento en el Bogside. Era una habitación en una casa privada con baño incluido. 

Volvimos caminando al centro para cenar. Pasamos por la catedral católica de S. Eugenio, cuya construcción comenzó a mediados del S. XIX, y por la Christ Church, una al lado de la otra. 

Al ser sábado noche, el ambiente estaba muy animado, con colas para entrar en los pubs y la gente muy preparada. Alguno de los restaurantes nos resultó demasiado elegante para entrar con una niña pequeña, además estaba todo bastante lleno. Siempre se nos olvida cuando viajamos que los viernes y sábados es difícil encontrar sitio si no has reservado previamente. 

Al final encontramos sitio en Nando´s, una cadena de comida rápida que encontramos también en otras ciudades como Belfast y Dublín. Al principio pensamos que era un restaurante portugués, pues su logo es el gallo de este país, pero resulta que la cadena es sudafricana. Aquí se come principalmente pollo, que se acompaña con diferentes salsas y acompañamiento. Sencillo pero rico. Pagamos por todo 38,25€

Tras la cena callejeamos un poco por las calles de la ciudad interior. Nos acercamos a la plaza a ver más de cerca el Diamond War Memorial y enseguida volvimos al apartamento, que al día siguiente nos tocaba un día intenso.

Por el camino vimos un mural en la calle Great James que representa la amistad entre el Dalai Lama y Richard Moore, nacido en esta ciudad. Richard Moore fue herido a la edad de 10 años por una bola de goma disparada por un soldado británico y, como consecuencia, se quedó ciego. Sin embargo, nunca guardó rencor al soldado, incluso le conoció y entablaron amistad. La capacidad de perdón de Moore asombró al Dalai Lama, que describió a Moore como su héroe.

Y llegamos al apartamento y caímos rendidos, no sin antes preparar un poco la ruta del día siguiente, donde veríamos uno de los imprescindibles de nuestro viaje: la calzada del gigante.

¿Vas a viajar a Irlanda?

Pues esta información puede resultarte útil. Además, al usar nuestros enlaces nos ayudas a seguir creando contenido 😊

Encuentra los mejores vuelos con Skyscanner, además de coches de alquiler

Encuentra los mejores hoteles con quehoteles

Sácale el máximo partido al viaje con las actividades de Civitatis o GetYourGuide

Guarda todos tus recuerdos con un álbum personalizado de 51Trips y ahórrate un 5% con nuestro código VIAJANDODEINCOGNITO

4 comentarios en “Qué ver en Derry-Londonderry, una ciudad llena de historia”

  1. ¡Muy buen resumen del conflicto norirlandés! Es un conflicto complejo y muy triste, como todos, en fin. A mí me gustó mucho el libro No digas nada, sobre el conflicto y, más concretamente, el secuestro y asesinato de una ciudadana de Derry por parte del IRA, ¡te lo recomiendo! No es ficción, pero engancha como si lo fuera.
    Por cierto, qué interesante lo de las raíces irlandesas de Che Guevara, no tenía ni idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *