Qué ver en Sighisoara en un día

Si preguntas que hay que ver en Sighisoara, enseguida te dirán que la casa natal de Vlad Tepes. Sin embargo, Sighisoara es mucho más que eso. Y es que es una de las pocas fortalezas medievales que han logrado conservarse casi sin cambios hasta la actualidad. ¿Nos acompañas?

Collage de 8 fotos sobre que ver en Sighisoara

Sighisoara es una ciudad que descubrirás en poco tiempo, pues el tamaño de la zona a visitar es bastante pequeño. Sin embargo, igual no quieres irte de ella después de haber paseado por esta localidad anclada en el pasado.

Y es que, una vez atravieses alguna de las entradas de su ciudadela, te sentirás transportado en el tiempo y sólo te apetecerá recorrer sus estrechas calles empedradas, que, poco a poco, te irán guiando a todos sus rincones.

De todas formas, para que no te pierdas nada, vamos a contarte qué ver en Sighisoara, la única fortaleza medieval habitada todavía en el sudeste de Europa.

Pero antes…

Cómo llegar a Sighisoara

Sighisoara forma parte del condado de Mures en Transilvania y a ella puedes llegar en coche haciendo una ruta por Rumanía

Esta es, bajo nuestra opinión, la mejor manera de conocer no sólo esta ciudad, sino también sus alrededores, donde podrás visitar varias iglesias fortificadas.

En Sighisoara tendrás que aparcar en la parte baja de la ciudad, pues la ciudadela sólo permite la entrada a los residentes. Nosotros aparcamos gratis y sin problemas en la zona de la calle Marasesti.

Si quieres hacer una ruta por Transilvania que incluya Sighisoara, que sepas que hay varios aeropuertos en esta región, como los de Brasov, Sibiu o Cluj Napoca.

Para buscar las mejores ofertas en vuelos, nosotros usamos Skyscanner, pues nos permite ver de forma muy visual qué fechas nos saldría más barato volar o cuál sería el destino más económico.

Además, en esta página puedes encontrar también las mejores ofertas en coches de alquiler.

Otra opción es llegar hasta aquí en tren. Por ejemplo, el viaje Sibiu-Sighisoara dura unas 2 horas y media y desde Brasov serían unas 3 horas y media.

Puedes chequear todas tus posibles rutas horarios y precios en la página web de trenes rumanas.

Por supuesto, para no preocuparte por los traslados, siempre puedes unirte a alguna de las excursiones que incluyen la visita a esta ciudad medieval.

Excursión a Sighisoara y Viscri desde Brasov

Desde Cluj, visita a Sighisoara y Biertan

Visita a Sighisoara y Biertan desde Sibiu

Desde Cluj: tour de dos días por Transilvania

Bucarest: tour de dos días por Transilvania

Historia de Sighisoara

Al hablar sobre la historia de Sighisoara, es inevitable referirse a los sajones, pues fueron estos colonos alemanes quienes la fundaron allá por el S. XII.

Por cierto, su nombre alemán es Schäßburg.

Sajones de Transilvania

Lo primero de todo, los sajones de Transilvania, Siebenbürger Sachsen en alemán, son una minoría de alemanes rumanos de habla alemana, que, como ya hemos dicho, se establecieron aquí en el S. XII.

Sin embargo, el nombre no significa que provengan de los actuales estados federados de Sajonia. De hecho, las zonas de origen de estos colonos eran, principalmente, las entonces diócesis de Colonia, Tréveris y Lieja. 

Y es que este termino, en realidad, hacía referencia a un grupo de caballeros o portadores de armas alemanes.

Los primeros asentamientos de sajones en esta zona se crearon alrededor de 1150, bajo el rey de Hungría Géza II, que invitó a los colonos a establecerse en una región escasamente poblada para defender sus fronteras y desarrollar la economía.

Por supuesto, se les otorgó una serie de privilegios, los cuales estaban destinados a aumentar el rendimiento económico del asentamiento y generar mayores ingresos fiscales para la corona húngara. 

Y así, los sajones fundaron la mayoría de las ciudades importantes de Transilvania, como Hermannstadt o Sibiu, Schäßburg o Sighisoara y Kronstadt o Brasov, siendo ellos quienes determinaron el actual aspecto de estas urbes con su estilo arquitectónico.

Su dominio cultural y económico se extendió hasta el S. XX, terminando con la llegada de los comunistas al poder y, desde 1970 y, en gran medida a partir de 1990, la mayoría de los sajones emigraron, principalmente a Alemania.

Volviendo a Sighisoara.

Cuando los sajones se asentaron aquí en el S. XII, levantaron una fortaleza en la parte más alta de la colina. 

Mencionado por primera vez en un documento de 1280 bajo el nombre de Castrum Sex, easentamiento comenzó a crecer alrededor de la fortaleza y, en 1367, recibió el título de ciudad. Esta se convirtió en un importante centro urbano de Transilvania. 

Sus habitantes eran artesanos alemanes, que, organizados en gremios, dominaron la economía de la ciudad y fueron quienes levantaron sus fortificaciones. 

Como te puedes imaginar, la ciudadela de Sighișoara sufrió numerosas vicisitudes a lo largo de su historia, como ocupaciones, incendios y plagas. 

En la primera mitad del S. XV, Vlad Dracul, padre de Vlad el Empalador, permaneció en Sighisoara esperando el momento para ascender al trono de Valaquia. Durante estos años, nacería su hijo en esta ciudad.

Tras el final de la I Guerra Mundial, la ciudad, junto con Transilvania, pasó a formar parte del Reino de Rumanía.

En 1999, la ciudadela fue incluida en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO.

Qué ver en Sighisoara

El encanto de Sighisoara se centra en que ha logrado conservar perfectamente su antiguo aspecto de ciudad medieval fortificada y, por eso, en ella descubrirás restos de su muralla y pasearás por sus estrechas calles empedradas, donde verás numerosas casas de alegres colores, que eran el hogar de los distintos artesanos, así como alguna casa patricia.

Además, al ser el lugar de nacimiento de Vlad Tepes, hay numerosas referencias a este personaje, que sirvió de inspiración para la creación de Dracula. Aunque tampoco resulta excesivo.

Por cierto, seguro que un buen momento para ir a Sighisoara, aunque te encontrarás con mucha gente, es durante el festival medieval que se organiza a finales de Julio.

La ciudad se divide en dos áreas, la fortaleza medieval en lo alto de una colina, conocida como la Ciudadela, y la ciudad baja que está en valle del río Tarnava mare. 

Como te puedes imaginar, la mayoría de los lugares que ver en Sighisoara están en su parte alta.

Dato importante para visitar Sighisoara: los lunes cierran casi todos los museos y la ciudad recibe muchos visitantes. Por eso, siempre es mejor descubrirla por la tarde, pues suele haber menos gente.

Si quieres conocer esta ciudad de la mano de un guía, siempre puedes unirte a esta visita guiada por Sighisoara o, si te apetece algo un poco diferente, puedes participar en este paseo por Sighisoara a la luz de las velas.

Nosotros nos quedamos dos noches en Sighisoara y te contamos cómo organizamos nuestro tiempo en ruta por Rumanía.

Y ya, sin más dilación, comencemos con esos lugares que hay que ver en Sighisoara.

Muralla y torres de Sighisoara

A partir de mediados del S. XIV, comenzó a levantarse la muralla de la fortaleza como medida de protección frente a los otomanos. Al principio, su altura era de unos 4 metros, aunque con el tiempo se elevaría 3 o 4 metros más.

Con el paso del tiempo, esta acabaría midiendo unos 950 metros de largo y tendría 14 torres defensivas y 5 bastiones. De todo ello, aún se conservan 9 torres, 2 baluartes y parte de la muralla.

El sistema defensivo de Sighisoara fue levantado por los gremios de artesanos, que construyeron cada uno de ellos una torre, que también eran responsables de defender. Sus nombres te indican quienes fueron sus dueños.

Las nueve torres que se han conservado son:

La torre del Reloj, turnul cu Ceas, símbolo de la ciudad y la torre más emblemática de las murallas. Esta defiende su entrada principal y es, sin duda, uno de los lugares que ver en Sighisoara. 

Además, seguro que no te la pierdes, pues con sus 64 metros de altura es la más alta de la ciudad y vas a verla desde muchos puntos.

Construida en el S. XIV, se le añadió más altura en el S. XVI y, tras los daños causado por el incendio de 1676, se le añadió su actual tejado barroco.

Como su nombre indica, esta torre tiene un reloj que se le añadió a principios del S. XVII. Este presenta figuras que marcan los días de la semana.

Asimismo, esta no tuvo solo funciones defensivas, sino que se utilizó también como ayuntamiento y prisión. De hecho, pertenecía a la ciudad, por lo que no era defendida por los gremios.

Puedes entrar en ella para visitar el museo de Historia, donde puedes ver el mecanismo de su reloj y sus figuras, además de disfrutar de una bonita panorámica de la ciudad desde su balcón, pero ten en cuenta que cierra los lunes.

La torre de los Sastres, turnul Croitorilor, que es la segunda entrada a la fortaleza y fue construida en el S. XIV.

Justo enfrente está la casa Armerlor si Hartilor, la casa de Armas y Mapas, que alberga un pequeño museo de mapas, armas, monedas y libros antiguos.

Abre todos los días de 10:00 a 18:00 y los domingos hasta las 17:00. Precio 2024: 20 RON o 25 RON, si incluyes la visita al museo de los gremios, que está en la casa Breslelor junto a la Torre del Reloj. Aquí descubrirás equipamiento antiguo utilizado por los artesanos sajones y aprenderás sobre los gremios, tan importantes para el desarrollo de esta ciudad.

La torre de los Zapateros, turnul Cizmarilor, que marca el extremo norte de la ciudad. Tuvo que ser reconstruida en 1681 tras el incendio de 1676.

La torre de los Peleteros, turnul Cojocarilor, que también tuvo que ser reconstruida tras el incendio del S. XVII. Alberga en su interior un pequeño museo que cierra los lunes. Por lo que hemos leído es gratuito y trata sobre el oficio del gremio responsable de la torre.

Frente a ella hay una curiosa tienda de antigüedades.

La torre de los Carniceros, turnul Macelarilor, que está junto a la torre anterior y entre ellas hay una pequeña puerta de entrada a la ciudadela. 

Esta zona de Sighisoara nos pareció especialmente tranquila.

La torre de los Herreros, turnul Fierarilor, construida en 1631 sobre los restos de la antigua torre de los barberos. 

Aquí puedes ver una pequeña exhibición con objetos antiguos de una herrería y un video donde te cuentan el lado heroico de Vlad Tepes en su lucha contra los otomanos.

Abre todos los días de 10:00 a 18:00 y los sábados y domingos hasta las 20:00. La entrada en mayo de 2024 costaba 15 RON y 8 para estudiantes y pensionistas. Bajo nuestra opinión, te la puedes ahorrar. 

La torre de los Cordeleros, turnul Franghierilor, que está junto a la iglesia de la colina y es la única de las torres que está habitada, así como una de las pocas que no se vio afectada por el incendio de 1676.

Además, entre esta torre y la de los Carniceros se conserva un fragmento de la muralla de mediados del S. XIV.

La torre de los Hojalateros, turnul Cositorarilor, que es una de las torres más antiguas de la muralla, junto con la del Reloj y la de los Sastres, pues fue construida en el S. XIV y modificada posteriormente. Es una de las más llamativas gracias a sus 25 metros de altura y a su parte superior de forma octogonal.

Muy cerca de está última está la torre de los Curtidores, turnul Tabacarilor.

En esta zona también se conserva un fragmento de la muralla del S. XIV.

Escalera cubierta o escalera de los estudiantes

Para llegar a la zona mas alta de la ciudadela puedes subir una larga escalera de madera cubierta que tiene 176 escalones y que fue construida en 1642.

Su objetivo era proteger a los estudiantes que tenían que subir a la escuela durante el invierno. Vamos, para que no tuviesen ninguna excusa para no ir al colegio.

Y es que, ya desde comienzos del S. XVII, hay una escuela en lo alto de la colina, que hoy se conoce como el instituto Joseph Haltrich.

Otra opción para llegar a la parte alta de la ciudadela es subir o bajar por el camino lateral, desde donde tienes vistas a las torres de los Peleteros y Carniceros.

Parte alta de la ciudadela

Iglesia de la colina

Esta iglesia se encuentra en la parte más alta de la colina y es considerada el monumento arquitectónico más valioso que ver en Sighisoara. Es, además, una de las iglesias góticas más grandes de Transilvania.
 
El templo se comenzó a construir a mediados del S. XIV a partir de una antigua iglesia románica del 1200. Dedicada a San Nicolás, es una de las pocas iglesias de Transilvania que tienen cripta bajo el altar.
 
Si entras en ella, podrás ver muebles góticos y frescos de los siglos XIV y XVI.
 
En mayo 2024, la entrada a la iglesia costaba 10 RON y abría de 10:00 a 18:00 de martes a domingo.
 

Cementerio de los alemanes

Antes de volver a la parte baja de la ciudadela, puedes pasear por el cementerio alemán, que está frente a la iglesia y junto a la torre de los Cordeleros.
 
Además, desde aquí hay vistas de los alrededores de Sighisoara.

Casa natal de Vlad Tepes

Y, por supuesto, uno de los lugares que ver en Sighisoara es la casa donde se cree nació, en 1431, Vlad Tepes, conocido como el Empalador y que fue el personaje que inspiró a Bram Stoker para escribir Drácula.

Lo que sí es seguro, es que su padre y gobernante de Valaquia, Vlad Dracul, vivió aquí entre 1431 y 1435. Por lo que suponen que este es el lugar donde Vlad Tepes nació y pasó los primeros años de su vida.

Este edificio de color naranja es, además, uno de los más antiguos de Sighisoara.

Actualmente, aquí hay un restaurante de estética medieval y temática de Drácula, además de una tienda y un pequeño museo en el segundo piso, que, por lo que hemos visto, lo han ambientado en plan casa del Terror. Nosotros no entramos, pero el restaurante podemos decirte que está bastante bien.

El precio de este museo en mayo 2024 era de 10 RON.

La casa está en un rincón muy bonito, entre la casa Veneciana, la torre del Reloj y la iglesia del monasterio.

Iglesia del monasterio

Antiguamente, al menos desde finales del S. XIII, aquí había un monasterio dominico, que fue disuelto a mediados del S. XVI. Antes, a finales del S. XV, se había ampliado la antigua iglesia en estilo gótico, aunque su interior, a día de hoy, es barroco.

En la parte trasera de la iglesia, está la torre de los Herreros y, junto a ella, hay un parque que es un bonito mirador hacia la parte baja de la ciudad, donde destaca la basílica ortodoxa de la Santísima Trinidad.

Además, aquí podrás ver una estatua de Vlad Tepes y el ayuntamiento de Sighisoara, que fue construido en la década de 1880.

Plaza de la Ciudadela

Muy cerca de la casa de Vlad Dracul, está la plaza de la ciudadela, uno de los rincones más bonitos que ver en Sighisoara y el corazón de la antigua ciudadela.

Aquí verás una variedad de edificios de todos los colores, entre los que destaca la casa de los ciervos, llamada así por la decoración de una de sus esquinas.
 

Asimismo, esta es una zona muy animada, con terrazas, restaurantes y muchas tiendas.

Una de las calles que sale de ella acaba en la escalera cubierta y es que, como te hemos dicho, la ciudadela de Sighisoara es pequeña.

Calles coloridas de Sighisoara

Y una vez te hemos hablado ya de sus principales monumentos, toca callejear por sus calles empedradas, donde verás las antiguas casas de los artesanos.

En muchas de ellas hay un cartel de monumento histórico, que informa de la fecha de su construcción y da algún dato interesante sobre el edificio.

Una de las calles más bonitas, por lo colorido de sus fachadas y sus vistas a lo alto de la colina, es la calle Tamplarilor o de los carpinteros, que va desde la iglesia católica de San José hasta la torre de los Peleteros.

La Iglesia de San José fue construida por húngaros a finales del S. XIX, tras la demolición de un monasterio de monjas franciscanas. Destaca su esbelta espadaña.

Parte Baja de la ciudad

¿Merece la pena visitar la parte baja de la ciudad? pues si tienes tiempo, sí.

En la parte baja podrás ver la iglesia ortodoxa de la Santísima Trinidad, que está junto al río y fue construida en la década de 1930, así como disfrutar de las bonitas perspectivas de la ciudadela.

Además, verás algún que otro edificio interesante.

Una zona que sí merece la pena que conozcas, es el área que está cerca de la torre del Reloj, la stradela Cetatii y la plaza Hermann Oberth, donde verás bonitos rincones y varios restaurantes. 

 

Mapa con los lugares de interés que ver en Sighisoara

En este mapa te indicamos todos los lugares que ver en Sighisoara de los que te hemos hablado.

Mapa con los lugares más interesantes que ver en Sighisoara

Qué ver en los alrededores de Sighisoara

Es cierto que para conocer los lugares que hay que ver en Sighisoara no necesitarás más que medio día, pero no es mala idea hacer noche en esta bonita ciudad para conocer también sus alrededores, en donde podrás descubrir numerosas iglesias fortificadas.

– A unos 30 kilómetros al oeste puedes descubrir una de las iglesia fortificadas más conocidas de Transilvania, la de Biertan.

– La ciudad medieval de Medias está a unos 40 kilómetros al oeste de Sighisoara. En ella podrás ver su iglesia fortificada, los restos de su muralla y bonitos edificios de colores.

– A 55 kilómetros al oeste se encuentra la iglesia fortificada de Valea Viilor, una de las incluidas en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. 

– La iglesia fortificada de Saschiz se encuentra a 20 kilómetros al este de Sighisoara y a 40 kilómetros en la misma dirección la de Viscri, donde también puedes visitar la casa del príncipe de Gales.

– Un poco más lejos, a unos 50 kilómetros, está la ciudadela de Rupea, que, si no tienes mucho tiempo, basta con que veas su impresionante silueta desde la carretera.

Otras ciudades fundadas por colonos alemanes, que también son una maravilla, son Brasov, a unos 120 kilómetros al sureste de Sighisoara, y Sibiu, a unos 90 kilómetros al suroeste.

Dónde comer en Sighisoara

En Sighisoara hay bastantes restaurantes, tanto en la ciudadela como en la parte baja de la ciudad. Estos son los que nosotros probamos.

– Ferdinand: un restaurante italiano cercano a la torre del Reloj que tenía una pequeña esquina para niños con bastantes juguetes. La comida estaba rica.

– Restaurante Vlad Dracul, que está en la casa donde se supone nació Vlad Tepes. Nos sentamos en la terraza y tomamos dos cervezas y una salata de vinete que estuvo muy buena. El servicio fue muy amable.
 
– Restaurante medieval en Cositorarilor 10, donde escuchamos a Julio Iglesias. Además, la comida estaba rica.
 

Dónde dormir en Sighisoara

Nosotros nos quedamos dos noches en Sighisoara.

Aunque lo más interesante sería quedarse en alguno de los alojamientos de la ciudadela, nosotros optamos por Venesis House, una casa privada muy cerca de la torre de los Sastres.

Esta tenía cocina, habitaciones muy sencillas y un precio económico. Además, aparcamos gratis y sin problema en sus alrededores.

¿Vas a viajar a Rumanía?

Pues esta información puede resultarte útil. Además, al usar nuestros enlaces nos ayudas a seguir creando contenido 😊

Encuentra los mejores vuelos con Skyscanner, además de coches de alquiler

Encuentra los mejores hoteles con quehoteles

Sácale el máximo partido al viaje con las actividades de Civitatis o GetYourGuide

Guarda todos tus recuerdos con un álbum personalizado de 51Trips y ahórrate un 5% con nuestro código VIAJANDODEINCOGNITO

Añade aquí tu texto de cabecera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *