Qué ver en Bouillon: fortaleza medieval, cruzadas y naturaleza

En un meandro del río Semois está Bouillon, dominada por su gran fortaleza medieval en lo alto de un promontorio rocoso. Su visita te sumergerá en un viaje en el tiempo a una época en la que los caballeros viajaban a Tierra Santa a luchar contra los infieles. ¿Nos acompañas?

Collage de 8 fotos sobre que ver en Bouillon

La última visita de nuestra ruta de cuatro días por Valonia fue Bouillon, una pequeña ciudad donde sobresale su majestuosa fortaleza medieval y que nos sorprendió gratamente.

En un entorno natural dominado por los meandros del Semois, de esta ciudad partió Godofredo de Bouillon, uno de los líderes de la Primera Cruzada que llegó a reinar Jerusalén como defensor del Santo Sepulcro.

De todo esto y más te enterarás recorriendo los numerosos espacios de su castillo y sus diferentes museos. 

En este post te contamos qué ver en Bouillon, un lugar muy recomendable para visitar en Valonia, una región sobre la que tenemos más información en nuestro blog.

– Qué ver en Durbuy, la ciudad más pequeña del mundo

– Cómo visitar Waterloo, el lugar donde Napoleón fue vencido

– Qué ver en Dinant, la hija del Mosa

– Qué ver en Valonia, la zona menos conocida de Bélgica

– Qué ver en Namur, la capital de Valonia

– Qué ver en Tournai, una de las ciudades más antiguas de Bélgica

Qué ver en Mons, una bonita ciudad belga

Dónde está y cómo llegar

Bouillon se encuentra en la provincia belga de Luxemburgo, en las Ardenas, a unos 4 kilómetros de la frontera con Francia. Además, está a unos 150 kilómetros al sur de Bruselas y a unos 100 kilómetros al oeste de Luxemburgo. Estas dos ciudades tienen aeropuerto, por lo que son buenos destinos para comenzar una ruta en coche que incluya Bouillon.
 

Para encontrar el vuelo que mejor se adapte a tus fechas y presupuesto, te recomendamos entrar en Skyscanner, desde donde también puedes reservar hoteles y coches de alquiler

La manera más sencilla de llegar a Bouillon es en tu propio vehículo, que puedes aparcarlo en el parking gratuito que hay junto al castillo y que tiene solamente unas 50 plazas. 

Cuando nosotros visitamos el castillo un domingo de mayo, no tuvimos problema en encontrar una plaza libre. Sin embargo, leímos comentarios de gente que se lo encontró lleno. De ser así, no te preocupes, porque no te será difícil encontrar una plaza en la ciudad de Bouillon.

Si no puedes llegar en coche, tendrás que ir en tren hasta la localidad de Libramont-Chevigny, a unos 30 kilómetros al este de Bouillon, y después, buscar la línea de autobús 8, que, en aproximadamente una hora, te dejará en tu destino. Para informarte sobre rutas y horarios, entra en la página web de la compañía de trenes belga

Breve historia de Bouillon

En la Edad Media, Bouillon fue un señorío de Lotaringia, cuyo nombre hace referencia al rey Lotario II, dueño de estas tierras. 

Se desconoce con exactitud el orígen de su majestuosa fortaleza, pero se cree que se remonta al S. VIII, siendo la sede principal de la dinastía Ardenas-Bouillon en los siglos X y XI.

El miembro más conocido de este linaje fue Godofredo de Bouillon, cuya historia está muy unida a la Primera Cruzada. De hecho, para financiar su viaje a Tierra Santa vendió el castillo en 1096 a los Príncipes-Obispos de Lieja, bajo cuyo dominio estuvo mucho tiempo.

En la segunda mitad del S. XVII, fue tomada por el ejército francés, que la entregó a la familia de la Tour d´Auvergne. Fue entonces cuando el famoso arquitecto militar Vauban trabajó en sus fortificaciones. 

A finales del S. XVIII, Bouillon fue anexionada a Francia y, tras la batalla de Waterloo, pasó a estar bajo dominio holandés hasta la independencia de Bélgica.

Qué ver en Bouillon

Si algo tienes que ver en Bouillon es su fortaleza medieval. 

Fortaleza medieval de Bouillon

Información práctica

Para visitar el castillo tendrás que comprar una entrada combinada, la City Pass, pues no existe entrada sencilla. Así, según la época del año, esta tiene un precio distinto e incluye más o menos lugares. 

Los lugares incluidos, además del castillo, son: el Museo Ducal, el Archéoscope Godofredo de Bouillon y el espectáculo nocturno la Odisea de la Luz, que se celebra de mediados de abril a mediados de noviembre.

Además, hay audio guías por 2,50€ y libretos informativo por 1,50€. Ambos en francés, neerlandés, alemán o inglés.

También dan la posibilidad de realizar visitas guiadas de temáticas diferentes. Para más información sobre estas y el precio actualizado de los pases combinados, lo mejor es que visites la página web del castillo.

El horario del castillo varía según la época del año:

– En enero abre sólo la primera semana, excepto el 1 de enero, y los fines de semana de 10:00 a 17:00.

– En febrero, marzo, noviembre y diciembre abre todos los días de 10:00 a 17:00, menos los días entre semana del 1 al 9 de febrero y del 1 al 20 de diciembre, que abre de 13:00 a 17:00. El 25 de diciembre está cerrado.

– En abril, mayo, junio y septiembre abre todos los días de 10:00 a 18:00 y los fines de semana y festivos hasta las 18:30.

– En julio y agosto abre todos los días de 10:00 a 18:30 y el 10 de agosto abre de 10:00 a 20:00.

– En octubre abre todos los días de 10:00 a 17:00 y los fines de semana hasta las 18:00.

En el castillo hay numerosas escaleras, por lo que no es totalmente accesible para las personas con movilidad reducida. Tampoco puede visitarse con carros de bebé.

Qué ver en el castillo de Bouillon

Mientras recorres sus 340 metros de largo, irás entrando en las distintas dependencias de esta fortaleza medieval casi inexpugnable. Los puentes levadizos, sus sótanos, la prisión, el arsenal o el patio de Armas te irán mostrando distintas realidades de como era la vida en este castillo medieval.

Así, poco a poco, irás aprendiendo fragmentos de sus más de 1000 años de historia, como la época de Vauban, cuando fue hospital en la batalla del Sedán en 1870 durante la guerra franco-prusiana o la historia de su habitante más famoso, Godofredo de Bouillon, uno de los líderes de la Primera Cruzada que llegó a gobernar Jerusalén. 

En uno de sus espacios podrás visitar la curiosa exposición Scriptura, sobre el desarrollo de la escritura desde la Edad Media hasta nuestros días, y también podrás participar en un espectáculo de cetrería.

Además, desde la torre de Austria tendrás una vista panorámica perfecta de la ciudad de Bouillon y sus alrededores. 

Y si lo visitas de abril a mediados de noviembre, podrás disfrutar del espectáculo de luz y sonido, Odisea de la Luz, que se organiza en el patio del castillo las noches de los miércoles, viernes y sábados, así como los domingos de julio y agosto.

Para participar en este espectáculo tendrás que reservar con antelación. 

Ciudad de Bouillon

Una vez visitado el castillo, toca bajar a la pequeña ciudad. Pero antes, disfruta de las vistas que se tienen del valle desde su entrada, donde se encuentra la escultura de Godofredo de Bouillon, que vigila constantemente sus antiguos terrenos.

Ya en el centro, hay algunos lugares a los que te puedes acercar, como el puente de Cordemois, un lugar perfecto para hacer un descanso e, incluso, un picnic.

No muy lejos, puedes ver dos baluartes que se conservan de las murallas de Bouillon construidas bajo la dirección de Vauban, el de Bretaña y el de Dauphin.

También puedes acercarte a la iglesia de San Pedro y San Pablo, que está muy cerca de un bonito rincón: la Ruelle du Passage.

Algo que no puedes dejar de hacer en Bouillon es pasear a lo largo del río disfrutando de las vistas de la majestuosa fortaleza. Otra opción es alquilar una barca de pedales y pasar un buen rato recorriendo el Semois. 

Asimismo, puedes ir en busca de bonitas vistas y pasear hasta el mirador de la Ramonette, que está al sur de Bouillon. Nosotros teníamos la intención de ir, pero el camino resultó ser más empinado y más largo de lo que pensábamos y, como se nos estaba haciendo tarde para volver a casa, nos dimos media vuelta. También, porque ya habíamos estado en otro mirador del que te hablaremos más tarde.

Para disfrutar de unas bonitas vistas del castillo puedes comer, o dormir, en el Hotel-restaurante Panorama, que, con su nombre, ya te lo dice todo.

Y si te gusta la cerveza, pásate por la tienda Le Marché de Nathalié, donde seguro que encuentras algo para comprar.

El resto de visitas que hacer en Bouillon están incluidas en el City Pass.

Museo Ducal

Este se encuentra cerca del castillo y es otro de los lugares que ver en Bouillon.

El museo está dividido en dos bonitos edificios, la antigua residencia del Gobernador del Ducado, cuya parte más antigua data del S. XVII, y el Hotel Spontin, de comienzos del S. XVIII.

En su interior alberga objetos que profundizan en la historia de la región, en la Edad Media y la Primera Cruzada y también ofrece exposiciones temporales sobre temas locales. 

El horario del museo cambia según la época del año y es parecido al del castillo.

Archéoscope Godofredo de Bouillon

Esta visita es muy amena y te recomendamos hacerla. Actualmente la están renovando y no abrirá hasta mayo 2024. Te dejamos la página web del Archéoscope para que puedas comprobar su estado e informarte sobre su horario.

En ella aprenderás más sobre Godofredo de Bouillon y la Primera Cruzada de una manera muy amena en inmersiva.

Se encuentra junto a la oficina de Turismo.

Miradores en los alrededores de Bouillon

Belvedere de Bouillon 

Este mirador está cerca de la ciudad, a unos 2 kilómetros, por lo que, si te apetece hacer senderismo, puedes llegar a pie o en bicicleta. 
Nosotros fuimos en coche, por lo que no podemos decirte cómo de fácil es el camino. Eso sí, las vistas que tienes desde allí de la ciudad de Bouillon y sus alrededores hace que el esfuerzo merezca la pena.
 

Y es que, desde la plataforma que han construido, puedes ver perfectamente el meandro que realiza el Semois y en cuyo centro se encuentra la ciudad de Godofredo.

Este es uno de los lugares que ver en Bouillon que te recomendamos no perderte durante tu visita.

Mirador de Botassart: tumba del Gigante

Si te ha gustado la vista desde el Belvedere, entonces acércate a la Tumba del Gigante, a unos 10 kilómetros al noroeste de Bouillon. 

Este es otro promontorio rocoso en un meandro del río Semois, cuyo nombre viene de una leyenda que dice que allí está enterrado un gigante, que se tiró al río para no ser capturado durante la batalla del Sambre. 

El mejor lugar para disfrutar de él es desde el mirador de Botassart, al que puedes llegar a pie, en bicicleta o en coche.

Desde aquí puedes también realizar rutas de senderismo que te regalarán bonitas imágenes.

Mapa con los lugares que ver en Bouillon

Mapa indicando los lugares que ver en Bouillon

¿Vas a viajar a Bélgica?

Pues esta información puede resultarte útil. Además, al usar nuestros enlaces nos ayudas a seguir creando contenido 😊

Encuentra los mejores vuelos con Skyscanner, además de hoteles y coches de alquiler

Sácale el máximo partido al viaje con las actividades de Civitatis o GetYourGuide

Guarda todos tus recuerdos con un álbum personalizado de 51Trips y ahórrate un 5% con nuestro código VIAJANDODEINCOGNITO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *