Qué ver en Tournai, una de las ciudades más antiguas de Bélgica

Tournai tiene un par de maravillas que son ya razón suficiente para visitarla. Nos referimos a la catedral de Notre Dame, que con sus cinco campanarios domina el perfil de la ciudad, y a su campanario, el más antiguo del país. Aparte, te esperan más secretos por descubrir en una de las localidades más antiguas de Bélgica. ¿Nos acompañas?

Collage de 8 fotos sobre que ver en Tournai

Conocida como la ciudad de los cinco campanarios, Tournai posee dos monumentos incluidos en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco, la catedral de Notre Dame y el campanario.

A nosotros Tournai nos gustó mucho y eso que nos encontramos el campanario cerrado y la catedral parcialmente en obras. Igual fue el ambiente de su Grand Place o el agradable paseo a la orilla del río Escalda. Sea como fuere, se convirtió en una de nuestra ciudades valonas favoritas.

En este post vamos a contarte qué ver en Tournai. Además, en el blog tenemos más información sobre la región belga de Valonia, que, esperamos, te sirvan de ayuda para organizar tu viaje:

Qué ver en Durbuy, la ciudad más pequeña del mundo

Cómo visitar Waterloo, el lugar donde Napoleón fue vencido

Qué ver en Dinant, la hija del Mosa

Qué ver en Valonia, la zona menos conocida de Bélgica

Qué ver en Namur, la capital de Valonia

Qué ver en Mons, una bonita ciudad belga

Qué ver en Bouillon, fortaleza medieval, cruzadas y naturaleza

Abadía de Orval, religión, historia, cerveza y queso

Dónde está y cómo llegar

Tournai, que en alemán es Dornick y en neerlandés es Doornic, está a unos 80 kilómetros al suroeste de Bruselas, a unos 80 kilómetros al oeste de Charleroi y a menos de 10 kilómetros de la frontera con Francia. Estas ciudades tienen aeropuerto, por lo que son buenos destinos para comenzar una ruta por este país que incluya Tournai.

Para encontrar el vuelo que mejor se adapte a tus fechas y presupuesto, te recomendamos entrar en Skyscanner, desde donde también puedes reservar hoteles y coches de alquiler.

La ciudad está también muy cerca de la frontera con Flandes, a sólo 60 kilómetros al sur de Gante

Nosotros llegamos a Tournai en coche y aparcamos en la calle, a unos 5 minutos de la catedral, junto a la iglesia de Saint Piat. Pagamos 2,55 € por toda la mañana (mayo 2023).

También puedes llegar a Tournai desde Bruselas en tren en algo más de una hora. Para informarte sobre rutas y horarios, entra en la página web de la compañía de trenes belga.

Historia de Tournai

Tournai es una de las ciudades más antiguas de Bélgica junto con Arlon y Tongeren. Y es que se fundó hace más de 2000 años, siendo de origen galorromano.

Sin embargo, cambió de manos en numerosas ocasiones y si no te lo crees, sigue leyendo.

Así, fue franca y sede real bajo los primeros reyes merovingios Childerico I y Clodoveo I, siendo, por tanto, la primera capital del reino franco

De hecho, a mediados del S. XVII, se descubrió en esta ciudad la tumba del rey Childerico con un sorprendente tesoro que estuvo expuesto en el Louvre. Sin embargo, fue robado y, a día de hoy, sólo se conservan algunas piezas en la Biblioteca Nacional.

En el S. IX, Tournai pasó a formar parte del condado de Flandes y a ser vasallo de Francia, pero, a finales del S. XII, ganó cierta independencia, ya que empezó a depender directamente de la corona francesa.

Durante la Edad Media, la ciudad vivió una época de prosperidad y fue un importante centro cultural y religioso para el Condado de Flandes.

En el S. XVI, perteneció a Inglaterra por un corto periodo de tiempo, pues fue capturada por Enrique VIII. Después de volver a manos francesas, se convirtió en española tras un asedio bajo Carlos I. Tras un breve periodo de tiempo ocupada por los holandeses, volvió a ser española, hasta que, mediados del S. XVII, es conquistada por Luis XIV.

A comienzos del S. XVIII, perteneció a los Países Bajos Austriacos. Sin embargo, volvió a ser conquistada por Francia durante la Revolución Francesa. Tras la batalla de Waterloo, se anexionó al Reino de los Países Bajos y ya, en 1830, se integró en Bélgica.

Durante la II Guerra Mundial, sufrió bombardeos que ocasionaron graves daños en el centro de la ciudad.

Qué ver en Tournai

Su casco histórico es pequeño, por lo que puedes recorrerlo en poco tiempo. Nosotros estuvimos sólo una mañana conociéndola, pero puedes pasar un día entero si visitas sus interesantes museos.

Empecemos, pues, con todo lo que puedes ver en Tournai.

Catedral de Notre Dame

No podemos empezar con otro edificio que no sea este: su impresionante catedral, que sorprende por su belleza y tamaño, y es que es una de las más grandes de su época.

Este que vemos hoy día es el tercer templo que se construyó en el lugar. El primero era del S. V y lo mandó edificar el primer obispo de la ciudad, San Eleuterio, el segundo se levantó entre el S. IX y el S. XI y ya, en el S. XII, se construyó el actual.

La catedral presenta varios estilos. Así, la nave, su parte más antigua, es románica, con bonitos capiteles decorados con variados motivos, el transepto presenta un estilo de transición entre el románico y el gótico, y el coro es gótico. A principios del S. XIV se le añadió el maravilloso pórtico occidental, también en estilo gótico y decorado con numerosas esculturas y escenas bíblicas.

Y como pasa siempre con los templos que guardan tanta historia, la catedral ha sufrido varios ataques. A mediados del S. XVI, un saqueo iconoclasta destruyó gran parte de su mobiliario, a finales del S. XVIII, durante la Revolución Francesa, volvió a sufrir pérdidas y durante la II Guerra Mundial, en 1940, se destruyó en un bombardeo la capilla de Notre Dame. Y ya para terminar, en 1999, un tornado provocó daños en la estructura.

A comienzos del S. XXI, comenzó un arduo proceso de restauración, que, a día de hoy, sigue en curso. Durante este, se han llevado a cabo excavaciones arqueológicas para comprender mejor su pasado. Nosotros, que la visitamos en mayo de 2023, vimos la parte de la nave cubierta con andamios.

El elemento más característico de la catedral, aquel que verás al poco de llegar a Tournai, son sus cinco altas torres que miden unos 83 metros de altura.

Una vez en el interior, podrás disfrutar de su amplitud y de sus diferentes partes. Además, verás los restos de los edificios anteriores que se han encontrado en su subsuelo.

También puedes entrar en el famoso tesoro de la catedral, que guarda, entre otras piezas, una de las 7 obras artísticas de Bélgica: el santuario de Notre-Dame. Este relicario data de comienzos del S. XIII y fue elaborado por Nicolás de Verdún. 

Aunque la visita a la catedral sea gratuita, para entrar al museo tienes que comprar entrada.

Campanario de Tournai

Muy cerca de la catedral, verás el campanario de Tournai, que tiene unos 70 m de altura y es el más antiguo de los que se conservan en Bélgica.

Construido en el S.XII, momento en el que Tournai se independizó de Flandes, ha cambiado de aspecto a lo largo de su historia. Además, ha tenido diversas funciones, como torre de vigilancia, prisión o ayuntamiento. A día de hoy, alberga distintas exposiciones. 

Puedes subir a su mirador a través de unos 250 escalones, pero nosotros lo encontramos cerrado y, por lo que parece, en marzo de 2024 sigue sin poder subirse a él. 

Grand Place

La Grand-Place está entre el campanario y la catedral y es la plaza principal de Tournai, el centro de su vida social. 

Desde el S. I hasta el S. IV, este espacio sirvió de cementerio, transformándose más tarde en un mercado que fue ganando en importancia. Hoy día, muchos de sus edificios son reconstrucciones, pues durante la II Guerra Mundial, los bombardeos destruyeron esta plaza triangular casi en su totalidad.

En su centro destaca la escultura de la heroína local Christine de Lalaing, que, según dicen, defendió valientemente a Tournai durante el asedio de 1581 a mano de los españoles. 

Entre sus bonitos edificios destaca la Lonja de los Paños, que fue construida por primera vez en el S. XIII. A comienzos del S. XVII, fue reconstruida, mezclándose en su diseño los estilos gótico, renacentista y barroco. Dañada varias veces, tuvo que ser reconstruida de nuevo tras la II Guerra Mundial. Actualmente, alberga exposiciones y otros eventos. Su nombre recuerda que este era el lugar donde se vendían las telas. Cuando nosotros fuimos estaban restaurándola, pero hemos leído que, en 2024, volverá a abrir.

En uno de los extremos de la Grand Place está la iglesia románica de San Quintín, cuya historia se remonta al S. X. El edificio actual se construyó en el S. XII, aunque ha sufrido diversas modificaciones a lo largo de su historia y tuvo que ser reconstruido tras sufrir graves daños durante la II Guerra Mundial. 

La Grand Place es el mejor lugar para sentarte en alguna de sus numerosas terrazas y ver cómo se desarrolla la vida en esta ciudad. Aquí podrás comer o disfruta de una rica cerveza belga. Nosotros, que llegamos pronto por la mañana, aprovechamos para desayunar con estas maravillosas vistas.

Museos de Tournai

En los alrededores de la Grand Place hay varios museos de temáticas muy diferentes. Y, aunque no vayas a visitar ninguno de ellos, merece la pena que des una vuelta por estas calles estrechas y empedradas que te permiten, además, ver las torres de la catedral desde distintas perspectivas.

Museo del folclore 

Situado en un bonito edificio del S. XVII conocido como la casa Tournaisienne, este museo te muestra en sus numerosas salas y a través de numerosos objetos la vida cotidiana en los siglos XIX y XX. 

Te dejamos la página web del museo del folclore para que puedas informarte sobre su horario y precio actual.

Museo del tapiz

En los siglos XV y XVI, Tournai era conocida por la producción de tapices. Por eso, esta ciudad no podía no tener un museo que tratara sobre este arte.
 
Te dejamos la pagina web del museo de la tapiz, donde encontrarás toda la información que necesitas para su visita.
 

Museo de Bellas Artes

Algo más alejado de la Grand Place, está el museo de Bellas Artes, que se encuentra en un edificio diseñado por el famoso arquitecto belga del modernismo Victor Horta.
 
Su colección guarda obras que van desde el S. XV hasta la actualidad, de artistas como van der Weyden, Rubens, Jordaens, Manet o Van Gogh.
 
Si te gustan los edificios modernistas, puedes dar un paseo por la zona próxima a la estación, por ejemplo la plaza Victor Carbonell, donde podrás ver varios ejemplos de este estilo.
 
El museo de Bellas Artes está muy cerca del ayuntamiento de la ciudad, situado en la antigua abadía benedictina de San Martín.

Iglesia de Santiago

Otro templo que puedes visitar en Tournai es la iglesia de Santiago, que fue construida a finales del S. XII y estaba destinada a los peregrinos que se dirigían a Compostela. Y es que Tournai constituía una parada importante en el camino que iba de Bruselas a París.

Puente Trous

No puedes irte de Tournai sin acercarte al río Escalda, más específicamente al puente Trous o de los agujeros.

Estos son los restos más interesantes de las antiguas murallas de la ciudad. De hecho, es uno de los ejemplos más importantes de la arquitectura militar medieval en Bélgica.

El puente se construyó a finales del S. XIII y ha sufrido cambios a lo largo de su historia. Por ejemplo, durante la II Guerra Mundial, su arco central fue dinamitado y tuvo que ser reconstruido. Y en el 2019, para poder aumentar el tráfico fluvial, el puente fue desmantelado y adaptado a los nuevos deseos en una medida que fue muy controvertida. Fue reabierto en abril de 2023.

Hoy es un buen lugar para sentarse y descansar un rato a la orilla del río.

Además, a lo largo de la ciudad podrás ver otros restos que se conservan de las murallas de Tournai, por ejemplo, el Fuerte Rojo, la torre de San Jorge o la torre del Cisne, que formaban parte del primer recinto de murallas del S. XII.

Otro de los restos de las antiguas murallas lo encontramos cerca de la estación y nos recuerda que Tournai fue la única ciudad belga que perteneció, por un corto periodo de tiempo en el S. XVI, a Inglaterra. Estamos hablando de la torre de Enrique VIII, que cuando nosotros visitamos la ciudad estaba en obras.

Mapa de Tournai con sus lugares más interesantes

Mapa indicando los lugares que ver en Tournai

¿Vas a viajar a Bélgica?

Pues esta información puede resultarte útil. Además, al usar nuestros enlaces nos ayudas a seguir creando contenido 😊

Encuentra los mejores vuelos con Skyscanner, además de coches de alquiler

Encuentra los mejores hoteles con quehoteles

Sácale el máximo partido al viaje con las actividades de Civitatis o GetYourGuide

Guarda todos tus recuerdos con un álbum personalizado de 51Trips y ahórrate un 5% con nuestro código VIAJANDODEINCOGNITO

3 comentarios en “Qué ver en Tournai, una de las ciudades más antiguas de Bélgica”

  1. Me encantan estas ciudades belgas que invitan a sentarse y admirar los edificios y simplemente disfrutar del ambiente 😊. Me están entrando muchas ganas de hacer una excursión 😊.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *