Qué ver en Valonia, la zona menos conocida de Bélgica

No tan visitada como Bruselas o Flandes, Valonia ha sabido guardar su belleza e interés. Si te animas a conocerla, te encontrarás con naturaleza e historia, castillos y ciudadelas y, como no podía ser de otra manera, con cerveza. Y es que Bélgica es un país apasionante y Valonia su pequeño secreto. ¿Nos acompañas?

Collage de 8 fotos sobre qué ver en Valonia

El sur de Bélgica pertenece a Valonia, una región de habla francesa que tiene frontera con nada menos que 4 países: Alemania, Francia, Países Bajos y Luxemburgo.

Al estar tan cerca de Alemania, hemos aprovechado para ir a Valonia en un par de ocasiones.

La primera fue durante una estancia de tres meses en Aquisgrán, allá por el 2010. Por cuestiones prácticas en cuanto a aeropuertos, visitamos Lieja, una ciudad que no nos enamoró.

La siguiente vez quisimos conocer más en profundidad este área y, aprovechando que en 2023 estuvimos de nuevo en Aquisgrán, nos hicimos una ruta de 4 días por esta zona belga y volvimos encantados.

Una ruta por un país es siempre complicada de organizar. Los sitios a visitar son muchos y el tiempo es un factor limitante. Así que, por desgracia, siempre acabas eliminando algunos destinos interesantes. 

En este post te hablaremos de los lugares que conocimos en nuestra ruta, pero también os hablaremos de visitas que no nos dio tiempo a hacer.

Cómo llegar a Valonia

La mejor manera para conocer Valonia es en coche, pues así te será más fácil llegar a todos sus rincones. 

Por supuesto, el tren es también una buena opción. Para informarte sobre sus rutas y horarios, entra en la página web de la compañía de trenes belga

Si tienes pensado llegar en avión, los mejores aeropuertos para conocer Valonia son el de Bruselas, el de Charleroi y el de Lieja.

Para encontrar el vuelo que mejor se adapte a tus fechas y presupuesto, te recomendamos entrar en Skyscanner, desde donde también puedes reservar hoteles y coches de alquiler

Nuestra ruta por Valonia

Nosotros estuvimos 4 días recorriendo Valonia en coche, del 18 al 21 de mayo de 2023. No fue mucho tiempo, por lo que tuvimos que dejar fuera un buen numero de visitas. Además, viajamos con una niña pequeña, por lo que nuestro ritmo no siempre es rápido.

Pasamos todas las noches en el hotel Tristar, en La Louviére, una ciudad sin mucho interés, pero bien situada. Queríamos habernos quedado en alguna de las ciudades que visitamos, pero al organizar el viaje con poca antelación, no había mucho alojamiento libre o a un precio razonable, porque Bélgica es un país precioso, pero también caro.

Nuestra ruta fue la siguiente:

Día 1: Aquisgrán DurbuyDinant

Día 2: Tournai Mons – Grand Hornu

Día 3: NamurWaterloo

Día 4: Bouillon – Vuelta a casa

Qué ver en Valonia

Vamos a dividir este apartado por secciones, pues creemos que de esta manera te será más fácil elegir que quieres visitar en base a tus propios intereses.

Al final del post te dejamos un mapa con todos los lugares de los que hemos hablado.

Valonia se divide en 5 provincias: Bravante Valonia, Henao, Lieja, Namur y Luxemburgo (no confundirse con el Gran Ducado de Luxemburgo).

En el norte se encuentran grandes ciudades de pasado industrial, como Lieja o Charleroi, y en el sur puedes perderte en los bosques de las Ardenas. Además, aquí y allá vas a encontrarte abadías y castillos, lugares que recuerdan su pasado minero, sin olvidar un lugar histórico que cambió el orden de Europa: Waterloo.

Ciudades valonas

Vamos a ser sinceros, estéticamente nos gustaron más las ciudades de Flandes. Sin embargo, guardamos muy buen recuerdo de las ciudades valonas, pues su ambiente, sus elegantes edificios y sus monumentos, crean un conjunto que hacen que la visita sea muy agradable.

Namur

Comenzamos por su capital, una ciudad donde destaca por encima de todo su imponente ciudadela

Por eso, lo mejor es que subas hasta ella, ya sea caminando o en funicular, para conocer su historia y disfrutar de las vistas de la ciudad, donde confluyen los ríos Sambre y Mosa.

Tras esta visita, baja de nuevo y pasea por las calles del centro, buscando el interior de la iglesia barroca de San Lupo, con sus columnas anilladas de mármol, o su plaza central.

Si quieres saber más sobre esta ciudad, puedes leer qué ver en Namur.

Tournai

En Tournai vas a conocer uno de los centros urbanos más antiguos de Bélgica. 

En él podrás visitar dos monumentos incluidos en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco uno junto al otro. Uno es su campanario, que es el más antiguo del país, y el otro la magnífica catedral de Notre Dame, uno de los grandes monumentos de Bélgica que marca el perfil de la ciudad con sus cinco torres.

Entre ellos está la Grand Place, que nos hizo sentirnos por un momento en Flandes.

Para saber más sobre esta ciudad, puedes leer qué ver en Tournai, una de las ciudades más antiguas de Bélgica.

Mons

Una de las ciudades con más encanto que visitamos en Valonia fue Mons, donde destaca su ayuntamiento, en cuya fachada está el mono que todos andan buscando, pues, según dicen, trae buena suerte. No te lo podemos decir, ya que nos encontramos el ayuntamiento en obras.

Otros de los símbolos de la ciudad es su campanario barroco, el único de este estilo en Bélgica.

En Mons te llamará la atención la fiesta del Doudou, que tiene lugar una semana después de Pentecostés. Para saber más sobre ella, puedes visitar su museo y acercarte a la colegiata de Santa Valdetrudis, donde se guardan las reliquias de la patrona de la ciudad, y desde donde sale el carruaje de Oro. 

Por otro lado, Van Gogh vivió por una pequeña temporada cerca de Mons, en esta antigua región minera. Así, si te gusta este pintor, puedes aprovechar tu visita a la ciudad para pasarte por dos de sus antiguas casas. Una está en Cuesmes, a unos 4 kilómetros del centro, y la otra en Wasmes, a unos 10 kilómetros en la misma dirección.

Bélgica es un buen país para conocer en bicicleta, si te apetece conocer Mons de esta manera, aquí puedes alquilar una bici.

Puedes saber mucho más sobre esta bonita ciudad en qué ver en Mons.

Dinant

Lugar de origen de Adolphe Sax y de la cerveza Leffe, Dinant es una pequeña ciudad a orillas del rio Mosa, que guarda, probablemente, la imagen más conocida de Valonia. Entendemos porqué, pues el conjunto de la colegiata con la ciudadela sobre ella forma una estampa perfecta.

Si quieres saber más sobre ella, échale un ojo a qué ver en Dinant, la hija del Mosa.

Puedes conocer esta ciudad, uniéndote a esta visita a Dinant y Namur desde Bruselas, o bien, a esta excursión a Dinant y Luxemburgo.

Lieja

Antigua capital de Valonia, admitimos que cuando la visitamos en 2010 no nos acabó de convencer. Igual fue porque nos pareció gris o la vimos algo sucia. 

Sabemos que le debemos una segunda oportunidad a la que se le conoce como la ciudad ardiente, cuya historia está marcada por haber sido el centro del Principado independiente de Lieja. Además, una ciudad que da nombre al rico gofre de Lieja se lo merece ¿No crees?

Es muy probable que en tu visita pases por la estación de Guillemins, obra de Calatrava, y, por supuesto, por su plaza central, donde está el antiguo palacio de los Príncipes-Obispos de Lieja, actual Palacio de Justicia. 

También puedes visitar alguno de sus edificios religiosos, como la catedral de San Pablo, con su importante tesoro, la iglesia de Santiago o la colegiata de San Bartolomé, con su color naranja y blanco tan llamativo.

Lo bueno, o lo malo, según como lo veas, es que puedes bajar el gofre que seguro que te comes, subiendo a lo más alto de la ciudad para visitar su ciudadela y disfrutar de las impresionantes vistas.

Durbuy

A Durbuy se la conoce como la ciudad más pequeña del mundo. Dicho esto, si vas a visitarla, considérala más un pueblo con mucho encanto.

Por eso, no tardarás mucho tiempo en recorrer esta pequeña localidad de calles estrechas y empedradas, con un castillo a la orilla del río y una curiosa formación geológica.

Para saber más de ella, puedes leer nuestro post sobre qué ver en Durbuy.

Abadías

En Valonia vas a tener la oportunidad de visitar muchas abadías, muchas de ellas ya en ruinas y otras conocidas por fabricar cerveza.

Abadía de Aulne

Fundada a mediados del S. VII, su final llegó con la Revolución Francesa a finales del S. XVIII. Durante su historia, llegó a ser una de las abadías más importantes del principado de Lieja.

A mediados del S. XIX, se abrió aquí un hospicio y se construyó una iglesia a la entrada de la antigua abadía. Así, en la visita a esta abadía podrás conocer los nuevos edificios y las antiguas ruinas.

La abadía de Aulne está a orillas del río Sambre y a 5 km de la villa de Thuin.

Abadía de Villers

Fundada a mediados del S. XII, este monasterio cisterciense sufrió la misma suerte que el anterior, fue abandonado durante la Revolución francesa.

Hoy, si visitas la abadía de Villers, pasearás por las ruinas de los numerosos edificios que todavía se conservan, como el dormitorio, el refectorio, la cocina o el claustro, así como la iglesia.

Abadías relacionadas con cerveza

En esta sección entraría también la abadía de Nuestra Señora de Leffe, aunque si quieres saber más sobre esta cerveza, deberás ir a la maison Leffe, en Dinant. Aquí, en un antiguo convento, hay una pequeña exposición sobre la historia de esta cerveza acompañada por la degustación de una de sus muchas variedades de cerveza.

Abadía de Maredsous

La abadía de Maredsous fue construida en la segunda mitad del S. XIX, en estilo neogótico.

En ella se ofrecen diversas visitas guiadas. Así, podrás conocer la abadía, realizar un tour del gusto, donde probarás su cerveza y queso, o unirte a un tour por su destilería. Además, hay un restaurante donde puedes probar sus productos.

Abadía de Nuestra Señora de Scormount

Puede que este nombre no te suene familiar, pero si te decimos que está en Chimay, igual ya sabes de lo que vamos a hablar. 

Y es que Chimay es una localidad belga famosa por su monasterio trapense, la abadía de Nuestra Señora de Scormount, que está a unos 9 kilómetros del centro. 

La abadía existe desde mediados del S. XIX y es un buen lugar para probar sus cervezas y quesos, que todavía se fabrican en este lugar. Puedes visitar el monasterio o el espacio Chimay, con restaurante y hotel.

Si aparte de visitar la abadía te acercas al centro de la localidad, podrás conocer su edificio más emblemático: el palacio de los príncipes de Chimay.

Abadía de Nuestra Señora de Remy

Otra de las cervezas trapenses de Valonia es la de Rochefort, que se produce en la abadía cisterciense de Nuestra Señora de Remy. Sin embargo, no está abierta al público y sólo puedes entrar en la iglesia durante los servicios religiosos.

Por otro lado, la localidad es perfecta para explorar las Ardenas y conocer algunas de sus grutas. Así, a unos 6 kilómetros están las grutas de Han, las más famosas de la zona. Y en la propia Rochefort están las grutas de Lorette, con una profundidad de 60 metros, pero que estarán cerradas hasta el 11 de noviembre del 2024. 

Y es que estás de suerte si te gusta este tipo de visitas, pues en las Ardenas hay numerosas cuevas subterráneas abiertas al público, como las grutas de Hotton o las de Remouchamps, ambas no muy lejos de Durbuy.

En Rochefort también puedes visitar las ruinas del castillo condal, pero sólo formando parte de una visita guiada. Su historia se remonta, al menos, al S. XII. Junto a ellas, a comienzos del S. XX, se construyó un nuevo castillo.

Abadía de Orval

Al contrario que la anterior, la abadía de Orval sí puede visitarse. Esta se fundó en el S. XI, pero fue destruida durante la Revolución francesa. Desde el S. XX, la orden cisterciense vuelve a ocupar este lugar.

Si la visitas, verás los nuevos edificios del monasterio y las ruinas de los antiguos. Además, podrás probar su famosa cerveza trapense y su queso. 

Si te preguntas si su símbolo tiene que ver con el villancico de los peces que beben mucho, la respuesta es que no. Todo viene de una leyenda en la que una trucha recuperó un anillo de oro.

Sitios históricos de Valonia

Waterloo

Ya sólo por el nombre sabrás lo que te espera en esta localidad a unos 20 kilómetros al sur de Bruselas. 

Y es que fue aquí donde tuvo lugar una de las batallas más importantes del S. XIX, la que significó el fin de Napoleón y trajo una paz relativa a Europa.

Y como no queremos alargar más este post, te dejamos aquí nuestro post sobre cómo visitar Waterloo, donde te contamos toda nuestra experiencia en este antiguo campo de batalla.

Batalla de las Ardenas

Otra batalla que puedes rememorar en Valonia es la de las Ardenas, que fue una ofensiva alemana a finales de la II Guerra Mundial en esta zona de frondosos bosques.

Si te interesa, puedes visitar Bastoña, un lugar clave de la batalla. Aquí verás varios recuerdos de la batalla, como el memorial de Mardasson, donde puedes visitar el museo de la Guerra

También puedes conocer el museo de la batalla de las Ardenas en La Roche-en-Ardenne.

Brûly-de-Pesche

Otro recuerdo de la II Guerra Mundial está cerca de la localidad de Couvin. 

En Brûly-de-Pesche Adolf Hitler instaló una de sus sedes en 1940. Hoy, puedes visitar algunas instalaciones que cuentan la historia de este lugar.
 

Grand Hornu

Grand Hornu fue un antiguo complejo industrial minero impulsado a principios del S. XIX por Henri Gorge. Este incluía una pequeña ciudad con más de 400 casas para los trabajadores alrededor de los edificios principales.

El trabajo de extracción de carbón en Hornu finalizó en 1954 y, desde comienzos del S. XXI, acoge un museo de arte contemporáneo. Aquí también se encuentra el mausoleo de Henri Gorge.

En 2012, fue incluido en la Lista de Patrimonio mundial de la Unesco.

Castillos y palacios

En Valonia también podrás descubrir un gran número de estas edificaciones. 

Bouillon

Si algo destaca en Bouillon es su fortaleza, que se encuentra en lo alto de un peñón en una de las curvas del río Semois.

Los orígenes del castillo de Bouillon se remontan al S. VIII y uno de sus dueños fue Godofredo de Bouillon, líder de la Primera Cruzada, que lo vendió a los Príncipes-Obispos de Lieja para poder pagar su expedición a Tierra Santa. En el S. XVIII pasó a manos francesas y fue entonces cuando el arquitecto militar Vauban trabajó en Bouillon.

Si quieres tener una bonita vista panorámica, a unos 7 kilómetros del centro hay un buen mirador: el belvedere de Bouillon.

Para saber más sobre esta pequeña ciudad, puedes leer qué ver en Bouillon, fortaleza medieval, cruzadas y naturaleza.

También puedes llegar a la tumba del gigante, una colina formada por un meandro del río Semois, que está a unos 11 kilómetros de Bouillon y se ve muy bien desde el mirador Botassart.

Valonia tiene muchos más castillos que puedes visitar, por ejemplo, el castillo de Lavaux-Sainte-Anne, que está cerca de Rochefort; los castillos de Freÿr, VêvesWalzin, cerca de Dinant, o el castillo de Corroy-le-Chateau, cerca de Namur

Pueblos valones

Por desgracia, no nos dio tiempo a visitar ningún pueblo de Valonia. Por eso te dejamos el link a la página de los pueblos mas bellos de Valonia, para que decidas cuáles son los que quieres incluir en tu ruta.

Mapa de Valonia

Vista de la ciudadela de Namur desde el río rodeada de árboles

¿Vas a viajar a Bélgica?

Pues esta información puede resultarte útil. Además, al usar nuestros enlaces nos ayudas a seguir creando contenido 😊

Encuentra los mejores vuelos con Skyscanner, además de hoteles y coches de alquiler

Sácale el máximo partido al viaje con las actividades de Civitatis o GetYourGuide

Guarda todos tus recuerdos con un álbum personalizado de 51Trips y ahórrate un 5% con nuestro código VIAJANDODEINCOGNITO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *