Qué hacer en Dinant, la hija del Mosa

Situada entre el río Mosa y un peñasco rocoso, Dinant se puede describir de muchas maneras: como la perla del valle del Mosa, como el lugar natal del inventor del saxofón, cómo la cuna de la cerveza Leffe o como la imagen más conocida de Valonia. Escoge la que más te guste e incluye Dinant en tu ruta por Bélgica. ¿Nos acompañas?

Collage de 8 fotos sobre que hacer en la ciudad de Dinant

Visitamos Dinant dentro de una ruta por Valonia de 4 días. Teníamos claro que queríamos conocer esta ciudad, cuya imagen habíamos visto tantas veces. 

Estamos seguros de que sabes a cual nos referimos, la colegiata junto al río, rodeada de casas pequeñas y con la ciudadela asomándose desde lo alto de una pared rocosa. Vamos, lo que se dice una estampa perfecta.

Y creemos que fue esta imagen lo que hizo que nuestras expectativas no se cumplieran. Y no decimos que no disfrutásemos de Dinant, no, de hecho, esta parada nos gustó mucho, pero no fue lo que esperábamos.

Nos explicamos. Nosotros habíamos tejido alrededor de la imagen de la fotografía una ciudad ideal a lo largo del río. Y cuando llegamos, las calles estrechas y alargadas de la ciudad tenían mucho tráfico y pasear por ellas no era tan agradable como nos habíamos imaginado.

Sin embargo, Dinant logró convencernos de su belleza en el tiempo que pasamos en ella. 

En este post vamos a contarte qué ver en Dinant y te vamos a dar ideas para sacarle el máximo partido a tu visita a esta ciudad a orillas del río Mosa.

Por cierto, en el blog tenemos más información sobre la región belga de Valonia, que pueden serte de utilidad:

Qué ver en Durbuy, la ciudad más pequeña del mundo

Cómo visitar Waterloo, el lugar donde Napoleón fue vencido

Qué ver en Valonia, la zona menos conocida de Bélgica

Qué ver en Namur, la capital de Valonia

Qué ver en Tournai, una de las ciudades más antiguas de Bélgica

Qué ver en Mons, uno bonita ciudad belga

Qué ver en Bouillon, fortaleza medieval, cruzadas y naturaleza

Abadía de Orval, religión, historia, cerveza y queso

Dónde está y cómo llegar

Dinant pertenece a la provincia de Namur en la región belga de Valonia y se encuentra a tan sólo 20 kilómetros al norte de la frontera con Francia. 

La ciudad se desarrolló entre el río y la pared rocosa, lo que dio como resultado una localidad larga y estrecha. Sus lugares de interés están muy cerca unos de otros, por lo que en poco tiempo puedes llegar a todos ellos. Así, puedes dedicarle sólo medio día o disfrutar con más calma de la ciudad y quedarte en ella un día entero. Ambas nos parecen muy buenas opciones.

Dinant está a unos 100 kilómetros de Bruselas y Lieja y a unos 50 kilómetros de Charleroi. Todas estas ciudades tienen aeropuerto, por lo que son buenos destinos para comenzar una ruta por este país que incluya Dinant.

Para encontrar el vuelo que mejor se adapte a tus fechas y presupuesto, te recomendamos entrar en Skyscanner, desde donde también puedes reservar hoteles y coches de alquiler.

Nosotros llegamos a Dinant en coche desde Durbuy y aparcamos en el aparcamiento Patenier, a pocos pasos de la colegiata. La primera media hora era gratuita, pero luego ya era de pago.

Hay aparcamientos gratuitos en zonas algo más alejadas, pero todavía cerca del centro. Por ejemplo, puedes probar suerte en la plaza brigada Piron, al otro lado del Mosa, o en la plaza de Armas. También hay aparcamiento gratuito arriba en la ciudadela.

Desde Bruselas puedes llegar en tren hasta Dinant en menos de dos horas. Para informarte sobre rutas y horarios, entra en la página web de la compañía de trenes belga

Otra opción es unirte a esta excursión organizada desde Bruselas a Luxemburgo y Dinant o a este viaje desde Bruselas a Namur y Dinant.

Historia de Dinant

Dinant fue mencionada como tal en el S. VII y desde el S. XI hasta finales del S. XVIII, estuvo bajo el dominio del Príncipe-Obispado de Lieja.

La ciudad prosperó económicamente, destacando entre sus actividades el trabajo en latón, cuya fama traspasó fronteras y dio nombre a este arte, la dinandería. Sin embargo, Dinant estaba en medio de dos enemigos, Namur y Lieja, y en 1466 fue masacrada por los ejércitos del duque de Borgoña, lo que hundió su economía.

Aunque sufrió ataques en ambas guerras mundiales, el más grave ocurrió a comienzos de la Primera, en agosto de 1914. Y es que dada su ubicación, esta zona fue testigo de varias batallas entre franceses y alemanes por tomar la ciudad, en una de las cuales Charles de Gaulle resultó herido. Conocida como la masacre de Dinant, la ciudad sufrió un gran número de bajas y una gran destrucción a mano de los alemanes.

Qué ver y hacer en Dinant

Los lugares más interesantes que ver en Dinant se encuentran muy cerca unos de otros, por lo que en pocas horas podrás conocer lo más importante de esta ciudad.

Colegiata de Notre Dame

Uno de los símbolos de Dinant es la colegiata, que, en sus orígenes, fue un templo románico. En el S. XIII, este fue derribado a causa del desprendimiento de una roca, por lo que fue reconstruido en estilo gótico. A mediados del S. XVI, se le añadió uno de sus elementos más destacados, su cúpula en forma de cebolla, que, en realidad, estaba destinada para el antiguo ayuntamiento de la ciudad, pero al ser demasiado pesada, acabó coronando la colegiata.

La iglesia sufrió muchos daños a lo largo de su historia, por lo que pasó por varias modificaciones y restauraciones. Durante la I Guerra Mundial, el ataque alemán causó graves daños en la colegiata y tuvo que ser reconstruida en la primera mitad del S. XX.

No te olvides de entrar en ella para descubrir un pórtico románico del S. XIII o una hermosa vidriera de comienzos del S.XX, que, se dice, es de las más grandes de Europa. Como no podía ser de otra manera, en su interior podrás ver también algunos objetos decorativos hechos en latón, actividad que dio fama y riqueza a la ciudad en la Edad Media. Y seguro que no te pasa inadvertido el relicario del patrón de la ciudad, San Perpetuo, una obra de orfebrería de comienzos del S. XVII.

Ciudadela de Dinant

Otro de los lugares que ver en Dinant es la ciudadela, que se encuentra en lo alto de un peñasco rocoso, justo encima de la colegiata, a unos 100 metros por encima del Mosa.

Para visitarla, lo primero que tienes que hacer es subir hasta ella. Para ello puedes hacerlo subiendo 408 escalones o en funicular y para ambos tienes que comprar la misma entrada.

Te dejamos aquí la información para visitar la ciudadela de Dinant, con su horario y sus precios actualizados. 

El funicular se encuentra junto a la entrada a la colegiata. Dependiendo del momento del día, puedes encontrarte con bastante cola para entrar. Nosotros, que fuimos en un día festivo de mayo, nos encontramos mucha gente para subir justo después de comer, pero cuando bajamos, la cola había desaparecido.

¿Y qué te vas a encontrar en la ciudadela? Pues mucha historia y unas vistas increíbles de la ciudad atravesada por el Mosa.

A mediados del S. XI, el obispo de Lieja ordenó la construcción de un castillo fortificado en lo alto del peñasco para que defendiese la ciudad y el cruce del río. Este sufrió varias destrucciones y reconstrucciones a lo largo de su historia. Por ejemplo, en la segunda mitad del S. XVII, cuando Dinant fue tomada por Francia, Luis XIV ordenó al ingeniero militar Vauban modernizar las fortificaciones. El rey francés estableció su corte por un corto periodo de tiempo en Dinant, pero cuando dejó de ser francesa, destruyeron las defensas. Fueron los holandeses, quien, a comienzos del S. XIX, construyeron la actual ciudadela.

En la visita pasarás por distintas áreas y salas que te mostrarán la historia de Dinant, además de ver, entre otras cosas, cañones, representaciones de la vida en la ciudadela y una colección de armas y uniformes. 

Una de las mejores partes de la visita es la representación de una trinchera de la I Guerra Mundial. Eso sí, es una zona oscura y estrecha, donde, de fondo, se oyen los sonidos propios de una batalla. Por todo ello, puede resultar algo agobiante y vimos a algunas personas que se daban la vuelta. La parte final es el modelo de un refugio derribado, donde tendrás que intentar no perder el equilibrio.

Si la ciudadela no te parece interesante y sólo quieres disfrutar de las vistas, puedes subir hasta arriba caminando o en coche. Junto a esta, encontrarás aparcamientos gratuitos, un restaurante, columpios y miradores.

Casa de Adolphe Sax

Ya era hora de hablar de Adolphe Sax, nativo de Dinant e inventor del saxofón, entre otras cosas.

A escasos metros de la colegiata, en la calle Adolphe Sax, está su casa natal y un pequeño centro de interpretación que trata sobre él y su trabajo. Y cuando decimos pequeño, queremos decir muy pequeño, vamos, que no cuentes con pasar mucho tiempo dentro. Eso sí, merece la pena que vayas.

Frente a la casa hay un banco con la escultura del inventor, que puede llegar a estar muy concurrido.

Abre todos los días de 9:00 a 19:00 y la visita es gratuita.

Además, el orgullo de Dinant hacia uno de sus ciudadanos más ilustres se ve por toda la ciudad, pues existen varios monumentos referentes a su invención. Por ejemplo, desde 2010, hay coloridos saxofones de gran tamaño esparcidos por el centro. Estos están decorados con representaciones de los distintos países de la Unión Europea.

Para saber donde se encuentran los distintos monumentos y saxofones, puedes pedir el mapa con la ruta de Adolphe Sax en la oficina de turismo, frente al puente Charles de Gaulle. 

Rue Grande

A la izquierda de la colegiata, comienza esta larga y estrecha calle que guarda lugares interesantes que ver en Dinant.

Pastelería y fábrica de couques Jacobs

Jacobs es una pastelería-cafetería donde puedes probar las couques o galletas de Dinant, cuyos ingredientes son harina y miel, lo que hace que sean muy duras. Según una leyenda poco probable, este dulce se remontaría al S. XV, cuando, durante el asedio de 1466, los ciudadanos decidieron hacer una masa con lo poco que todavía tenían. Existe una variante más dulce y blanda, la couque de Rins, que lleva también azúcar.

Esta galleta suele ser grande y viene en formas de lo más variadas. Si no te apetece probarla, siempre puedes ver el escaparate de la pastelería decorado con este dulce. Además, la fábrica organiza visitas guiadas, pero sólo para un mínimo de 8 personas y hay que reservar con antelación.

Muy cerca de la pastelería está la Maison de la Pathaphonie, donde los objetos cotidianos se transforman en instrumentos. Este es un buen lugar para visitar con niños que sean mayores de 5 años. Y, aunque no vayas a entrar, puedes acercarte, pues se encuentra en uno de los edificios más antiguos de Dinant con una bonita fachada de entramado de madera. 

Ayuntamiento y Puerta de San Martín

En la Rue Grande también está el ayuntamiento de Dinant, que se construyó en el palacio de los príncipes-obispos de Lieja a finales del S. XVIII. En la I Guerra Mundial sufrió graves daños y fue reconstruido en la década de 1920.

Adosado al ayuntamiento está la puerta de San Martín, del S. XVII.

No te quedes sólo con la vista desde la Rue Grande, acércate al río para ver el conjunto desde allí.

Cerca del ayuntamiento está el palacio de Justicia.

Puente Charles de Gaulle y mirador

El puente que une las dos orillas de la ciudad frente a la colegiata ofrece unas bonitas vistas de esta. Además, gracias a los muchos saxofones de colores que lo decoran, está muy animado. 

En este lugar hubo un puente desde, al menos, el S. IX, pero, debido a su importancia, fue destruido muchas veces, sin contar las veces que se cayó a causa del río. El actual es de mediados del S. XX.

Si lo cruzas, tendrás unas vistas fabulosas del conjunto de la colegiata, las casas que la rodean y la ciudadela. 

Aquí verás también las letras de la ciudad y la estatua de un joven Charles de Gaulle, que fue herido en agosto de 1914 en la batalla de Dinant, cuando tenía 24 años.

Junto al mirador está la oficina de turismo de la ciudad.

Maison Leffe

Uno de los productos estrella de Bélgica es su cerveza y una de sus marcas más conocidas es Leffe, que tiene su origen en Dinant.

Como te puedes imaginar, conocer un poco más sobre sus más de ocho siglos de historia es una muy buena actividad para hacer en Dinant. Y el mejor lugar para ello es la Maison Leffe, que alberga un museo muy interactivo sobre esta cerveza.

Por supuesto, una visita a un museo sobre cerveza no estaría completa sin una degustación. Por ello, la entrada incluye probar una de sus muchas variedades y, si puedes, lo mejor es que te la tomes en su terraza con vistas al valle del Mosa. 

La Maison Leffe se encuentra en el antiguo convento de Bethléem, a unos 5 minutos andando del puente Charles de Gaulle. Durante este pequeño paseo podrás disfrutar de las vistas a la otra orilla de Dinant.

Por cierto, la maison Leffe alberga también el hotel La Merveilleuse.

Información sobre la visita

La cerveza Leffe es una cerveza de abadía, pues su origen se encuentra en la abadía de Nuestra Señora de Leffe, que está a 1 kilómetro del centro de Dinant. Fundada en 1152, los monjes comenzaron a producir esta bebida en 1240. 

Desde entonces, han pasado muchas cosas y la abadía ya no produce la cerveza, sino la fábrica de Stella Artois en Lovaina. 

Si vas a pasar un día en Dinant, puedes llegar a la abadía caminando por la orilla del río. Sin embargo, chequea primero si está abierta, pues, por lo que hemos visto, sólo abre durante los servicios religiosos. La abadía ha sufrido muchos daños a lo largo de su historia y el edificio que ves hoy día es, en parte, el resultado de los trabajos de los S. XVII y XVIII.

Si llegas hasta ella con hambre, puedes entrar en el restaurante Le Confessionnal. Nosotros lo teníamos apuntado gracias a sus buenas valoraciones, pero al final no nos dio tiempo a pasarnos.

Roca de Bayard

Caminando por el río, también puedes llegar hasta esta formación rocosa separada de la pared, que está en el sur de Dinant, a unos dos kilómetros de la colegiata. Reconocemos que nosotros nos acercamos en coche.

Alrededor de ella no hay mucho más y, además, está atravesada por carreteras, por lo que, si no tienes mucho tiempo, puedes ahorrarte el paseo y verla desde lejos en alguno de los miradores del centro.

Como todas las formaciones que tienen algo de curioso, hay una leyenda a su alrededor. Así, se cuenta, que esta roca de unos 40 metros de altura fue separada por la pezuña del legendario caballo Bayard en su huida de Carlomagno.

Sin embargo, la realidad es más aburrida. Y es que tras la conquista francesa de Dinant, los soldados de Luis XIV separaron el peñasco para poder construir un camino accesible a lo largo del río.

Crucero por el Mosa

Otra manera de conocer las orillas de Dinant es navegando por el Mosa.

Una manera sencilla es comprar la entrada a la ciudadela que incluye también un crucero por el río. 

También puedes comprar los billetes en el paseo o bien, reservarlos online. Una de las compañías que ofrecen este servicio es Dinant evasion.

Cueva la Merveilleuse

A 700 metros de la Maison Leffe, puedes visitar esta cueva con estalactitas y estalagmitas. Una actividad diferente para hacer en Dinant que dura unos 50 minutos. La entrada cuesta, en febrero de 2024, 10 €.

Alrededores de Dinant

Nosotros, tras visitar Dinant, nos fuimos al alojamiento que teníamos en otra localidad, por lo que no descubrimos sus alrededores.

Sin embargo, te dejamos algunos lugares que teníamos apuntados de haberle dedicado más tiempo a esta ciudad:

A unos 6 kilómetros al sur de Dinant, está el castillo de Freÿr, que, junto a sus jardines, compone un bello conjunto a la orilla del Mosa. Entra en su página web para ver su horario, pues solo abre de finales de marzo a comienzos de noviembre. 

– A unos 9 kilómetros al sur de Dinant, está el castillo de Walzin, que se encuentra en lo alto de una pared rocosa junto al río Lesse. Al ser privado, no puede visitarse por dentro.

– A unos 10 kilómetros al sur de Dinant, está el castillo de Vêves, que se encuentra muy cerca del pueblo de Celles, considerado uno de los más bonitos de Valonia.

– Otra opción es viajar hasta Namur, que está a unos 30 kilómetros al norte de Dinant. En esta ciudad no puedes dejar de visitar su ciudadela. Te contamos más sobre la capital de Valonia en qué ver en Namur.

¿Vas a viajar a Bélgica?

Pues esta información puede resultarte útil. Además, al usar nuestros enlaces nos ayudas a seguir creando contenido 😊

Encuentra los mejores vuelos con Skyscanner, además de coches de alquiler

Encuentra los mejores hoteles con quehoteles

Sácale el máximo partido al viaje con las actividades de Civitatis o GetYourGuide

Guarda todos tus recuerdos con un álbum personalizado de 51Trips y ahórrate un 5% con nuestro código VIAJANDODEINCOGNITO

2 comentarios en “Qué hacer en Dinant, la hija del Mosa”

  1. Impresionante estampa, de verdad 😍. Pero nosotros también fuimos en día feriado y nos encontramos con un ambiente muy turístico. Y sí, choca mucho esa vista tan fantástica de la iglesia contra la roca y las casitas a un lado con la calle principal, más bien oscura y llena de tráfico.
    Aun así, ¡también disfrutamos mucho la parada! 🙂 Como decís, ¡tanto la ciudadela como la casa Leffe merecen mucho la pena! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *