Qué ver en Baden-Baden, la elegante ciudad de la Selva Negra

En el norte de la Selva Negra, muy cerca de Francia, se encuentra esta elegante ciudad balneario con orígenes romanos, bonitos jardines y un castillo en ruinas. Una ciudad que ya fue elegida por Caracalla para disfrutar de sus aguas y que, en el S. XIX, se convirtió en la capital del verano de Europa. ¿Nos acompañas?

Collage de 8 foto sobre qué ver en Baden-Baden

Igual Baden-Baden no es la imagen de la Selva Negra que tienes en la cabeza. Aquí no hay casas de entramado de madera, ni relojes de cuco, sino un aire de lujo y elegancia de tiempos pasados. Si bien, todo cambia cuando ves sus alrededores, con la cascada de Geroldsau o las ruinas del castillo de Baden-Baden.

Baden-Baden es un buen destino durante todo el año. Si hace frio, puedes aprovechar para conocer sus balnearios, y si es época de buen tiempo, podrás disfrutar de la ciudad llena de flores y es un placer pasear por sus avenidas. Si eliges el adviento para venir hasta aquí, también acertarás, pues organizan un mercado que está entre los mejores del país.

Desde 2021, Baden-Baden está dentro de la lista del patrimonio mundial de la Unesco como una de las 11 ciudades balneario más importantes de Europa. Y es que, en el S. XIX, aquí se alojaron, atraídos por sus aguas termales y su casino, numerosos personajes, desde importantes gobernantes, hasta artistas y músicos de gran renombre.

Si quieres conocer esta zona de Alemania, te dejamos algunos posts que te pueden resultar interesantes:

– Qué ver en la Selva Negra, una guía para descubrir sus secretos

– Selva Negra: qué ver en Schiltach, uno de sus pueblos más bonitos

– Qué ver en Gengenbach, uno de los pueblos más bonitos de la Selva Negra

 Las mejores excursiones desde Stuttgart. Descubriendo el sur de Alemania

– Qué ver en Stuttgart, la ciudad del automóvil

– Visita a los museos Porsche y Mercedes en Stuttgart

– Los castillos más bonitos del sur de Alemania

Qué ver en Karlsruhe y alrededores

Qué ver en Sasbachwalden, en cuyas fuentes podrás beber aguardiente

Dónde está y cómo llegar a Baden-Baden

Situada en el sur de Alemania, en el estado de Baden-Württemberg, la ciudad forma parte de la famosa Selva Negra. Además, está a menos de 20 kilómetros de la frontera con Alsacia, en Francia.

A Baden-Baden puedes llegar de muchas maneras:

– Si escoges venir en coche, te recomendamos leer nuestros consejos para conducir por las carreteras alemanas, donde te contamos, por ejemplo, cómo conseguir la pegatina que necesitas para circular por ciudad o la importancia de los neumáticos en Alemania.

Cuando vamos a Baden-Baden, solemos aparcar en parkings, pues ni es fácil ni es gratis aparcar en la calle. Los aparcamientos del centro pueden cobrar de 2€ a 2,5€ la hora.

– Si prefieres llegar en tren, deberás usar los trenes de la Deutsche BahnEn su página encontrarás toda la información sobre las rutas, horarios y precios. Una buena opción para conocer esta zona es adquirir el Baden-Württemberg ticket, que te permite tomar a lo largo de un día todos los trenes que quieras dentro de estos estados y es válido para un máximo de 5 personas.

Además, puedes comprar el Deutschland-ticket, que tiene validez mensual y te permite viajar por toda Alemana por sólo 49€ usando todos los transportes públicos locales.

Recomendamos mirar antes de cada viaje la página de la compañía, ya que a veces hay tramos en obras que modifican los trayectos.

– Si vives lejos de Alemania, lo más cómodo es que llegues en avión. Es esta una opción muy cómoda, pues el aeropuerto de Karlsruhe-Baden-Baden está a unos 15 kilómetros del centro de la ciudad.

Para encontrar los vuelos que mejor se adaptan a tus fechas y presupuesto, te recomendamos entrar en Skyscanner, desde donde también puedes reservar hoteles y coches de alquiler.

Para llegar a Baden-Baden desde el aeropuerto en transporte público, puedes coger el autobús 215, que sale cada hora desde las 6:40 hasta las 23:20 y el trayecto dura alrededor de media hora. Los fines de semana y festivos el horario es distinto. Los billetes puedes comprarlos en las máquinas que hay en las paradas.

También puedes alquilar un coche en el propio aeropuerto, tomar un taxi o reservar un traslado privado, que es muy cómodo pues habrá alguien esperándote en el aeropuerto. 

Historia de Baden-Baden

Baden-Baden fue fundada como balneario militar por los romanos en el año 74 d. C. con el nombre de Aquae. En el año 213, el emperador Marco Aurelio Antonino, Caracalla, restauró y amplió los baños termales.

Tras los romanos, llegaron los francos alrededor del año 500. A principios del S. XII, el conde Hermann II se nombró a si mismo margrave de Baden y tomó como su residencia el castillo de Hohenbaden. 

En 1689, durante la Guerra de Sucesión del Palatinado, Baden-Baden fue incendiada por las tropas francesas y, en 1705, el margrave Ludwig Wilhelm trasladó la residencia del margraviato a Rastatt.

Sin embargo, Baden-Baden fue redescubierta a finales del siglo XVIII y se convirtió en una de las ciudades balneario europeas de clase mundial. Durante su apogeo en el S. XIX, la ciudad experimentó un gran desarrollo urbano y se construyeron hoteles de lujo, villas y el casino. Baden-Baden era conocida como la «capital del verano de Europa», mientras que París era la de invierno.

Durante la II Guerra Mundial, aunque sufrió algún ataque aéreo, no sufrió grandes daños.

Qué ver y qué hacer en Baden-Baden

Si no quieres perderte nada, siempre puedes conocer la ciudad de la mano de un experto en esta visita guiada.

Pasear por los jardines de la Kurhaus, casa del balneario, y visitar su casino

Comenzamos con uno de los símbolos de Baden-Baden, que, además, está muy unido a su historia y desarrollo, uno de los lugares que no puedes perderte durante tu visita.

La ciudad ya tenía fama de balneario desde la Edad Media, y, desde mediados del S. XVIII, había un edificio para entretener a los visitantes del spa. Sin embargo, en el S. XIX, la importancia de Baden-Baden aumentó, así como su numero de visitantes, por lo que se construyó un nuevo edificio, más acorde con su nuevo nivel. El diseñó corrió a cargo del arquitecto clasicista de Karlsruhe, Friedrich-Weinbrenner.

En la Kurhaus se inauguró un casino, que no sólo ayudó a entretener a sus visitantes, sino que ayudó al desarrollo de la ciudad. De hecho, fue por uno de los encargados del casino, Jacques Bénazet, que Baden-Baden se convirtió en la “capital del verano de Europa”. 

Sin embargo, en 1872 se cerraron las salas de juego en Alemania y Baden-Baden perdió parte de su importancia y pasó a ser una ciudad balneario como muchas otras. Con el tiempo, el casino volvería abrirse.

Hoy, el Kurhaus, centro de la vida social de la ciudad, sigue llamando la atención con su fachada de estilo clásico, sus bonitos jardines y su elegante casino que recuerda la Belle Époque. 

Si quieres visitar el casino, tendrás que unirte a una visita guiada. Algunas se realizan durante el tiempo de juego, en este caso los hombres tendrán que llevar traje y no se admiten a menores de 21 años. Toda la información la puedes encontrar en su página web.

Además de la sala de juego, el Kurhaus alberga salas para eventos y conciertos y restaurantes. Asimismo, también forman parte del complejo los edificios con columnas que albergan tiendas elegantes y que te dirigen del Kurhaus a la ciudad. 

Junto a estos, se encuentra la sala de conciertos, que fue construida a comienzos del S. XX. En un edificio anterior, llegó a dirigir a la Filarmónica el famoso compositor Johann Strauss.

Ver los murales del Trinkhalle, sala de bebidas

En el jardín del balneario, a la derecha del Kurhaus, está este edificio al que merece que te acerques.
 

Este vestíbulo de 90 metros de largo, que está soportado por 16 columnas de capiteles corintios, se construyó a mediados del S. XIX para que los visitantes del spa pudiesen beber el agua del manantial termal. En aquellos tiempos, tomar sorbos de este agua era una costumbre muy de moda, pues se consideraba que tenía propiedades curativas. 

Hoy ya no atrae por este fin, pero la decoración de sus paredes, con 14 murales que representan leyendas de la región de la Selva Negra, llama la atención. Quien sabe, igual se te ocurre un nuevo destino, como el lago Mummel o Allerheiligen.

Subir a la plaza del mercado

El centro de la vida de la ciudad durante mucho tiempo fue esta plaza que se encuentra en la parte alta de Baden-Baden. Para llegar, pasarás por bonitas calles estrechas y empinadas.

En la plaza destaca la colegiata, que se construyó en el S. XV, aunque ha sufrido distintas remodelaciones a lo largo de su historia. En su interior, que fue renovado a mediados del S. XX, puedes ver las tumbas de varios margraves de Baden, pues este fue el lugar de enterramiento de estos gobernantes. El monumento más espectacular es el dedicado al margrave Ludwig Wilhelm, conocido como el terror de los turcos. Puede llamarte la atención que en el coro, en vez del altar mayor, haya un gran crucifijo de piedra de unos 6 metros y medio de altura que data de mediados del S. XV.

Otro edificio de la plaza es el antiguo baño de vapor, que fue construido como una casa de campo toscana sobre uno de los manantiales termales a mediados del S. XIX. Sin embargo, con la apertura de las termas de Friedrichsbad perdió su función.

Actualmente es la sede de la Asociación de Amigos del Arte Joven, que se centra en mostrar el arte contemporáneo a través de exposiciones gratuitas y otros eventos. Frente a ella, no te va a pasar desapercibida la escultura «vases on stilts» de Franz Stähler. 

Abre de martes a viernes de 15:00 a 18:00 y los fines de semana y festivos de 11:00 a 17:00.

La mejor vista de la colegiata, de la plaza y de la ciudad, la obtendrás desde el mirador junto al palacio Nuevo. A este llegas por unas escaleras que hay en uno de los extremos de la plaza.

El palacio Nuevo fue la sede de los margraves de Baden desde finales del S. XV hasta finales del S. XVII y, en el S. XIX, fue la residencia de verano de los duques hasta 1918. Sin embargo, a día de hoy, no puede visitarse.

Relajarse en uno de los spas de Baden-Baden

Si te fijas en el suelo de la plaza del mercado, verás la antigua planta de los baños imperiales romanos marcado con adoquines negros. Y es que bajo esta zona, hay doce manantiales que son la fuente del agua termal que sale a la superficie a una temperatura de unos 62ºC. 

Es por ello, que este es el barrio de los balnearios, que continúa hacia abajo hasta el jardín del monasterio del Santo Sepulcro y los spas de Friedrichsbad y Caracalla.

Ya desde la Edad Media, Baden-Baden era conocida por sus aguas termales. Sin embargo, fue en el S. XIX, cuando ganó fama mundial. Así, esta zona fue rediseñada para que reflejara la importancia de la ciudad.

El edificio que más llama la atención es el del balneario de Friedrichsbad, que fue construido en estilo neorrenacentista a mediados del S. XIX. En el momento de su apertura tuvo una gran acogida y, a día de hoy, alberga un baño termal romano-irlandés.

Muy cerca, está el spa Caracalla-Therme, cuyas piscinas se encuentran en un edificio moderno construido en la segunda mitad del S. XX.

Te dejamos aquí la información sobre estos dos balnearios, que son perfectos como punto final a tu visita a la ciudad.

Información sobre el balneario de Friedrichsbad

Abre de 9:00 a 22:00 y es un balneario nudista. Para poder entrar hay que ser mayor de 14 años y los menores de 18 tendrán que ir acompañados de un adulto. Los precios puedes encontrarlos en su página web.

Información sobre el balneario de Caracalla

Abre de 8:00 a 22:00. Para poder entrar hay que ser mayor de 7 años y los menores de 14 tendrán que ir acompañados de un adulto. Los precios puedes encontrarlos en su página web.

Entre los dos balnearios están los restos de un baño termal romano, que puedes verlos a través de una pared acristalada, o bien, visitando el museo, que, en febrero de 2024, costaba 5€. Este abre de mediados de marzo a mediados de abril de 11:00 a 12:00 y de 15:00 a 16:00.

Hacer un descanso en la plaza de los Jesuitas

Esta plaza es, para nosotros, uno de los rincones más bonitos de Baden-Baden. Aquí puedes ver la fachada más colorida de la ciudad: una casa de entramado de madera que ahora alberga el restaurante Laterne, que es, probablemente, el más antiguo de la ciudad.

El nombre de la plaza recuerda a los jesuitas que ocuparon el edificio del actual ayuntamiento en los siglos XVII y XVIII. Este se encuentra subiendo las escaleras que están custodiadas por la estatua del canciller Otto von Bismarck. 

Este es un buen lugar para descansar, pues hay varios restaurantes, como la cervecería Löwenbräu o el propio restaurante Laterne, que son perfectos para tomar algo.

Si quieres saber qué platos no puedes dejar de probar en Alemania, puedes leer este post sobre la gastronomía alemana, que, te adelantamos, es mucho más que cerveza y salchichas.

Descubrir la ciudad más rusa de Alemania

En la época de mayor esplendor de Baden-Baden, la ciudad atrajo a la aristocracia rusa y a numerosos escritores de este país, como Tolstoi, Pushkin, Dostoyevski o Turguénev, que hicieron de Baden-Baden la ciudad más rusa de Alemania. De hecho, la ciudad aparece en varias novelas rusas y algunos de estos escritores llegaron a perder mucho dinero en el casino, como Dostoyevski, que plasmó su experiencia en los casinos alemanes en su novela El Jugador.

Iglesia ortodoxa rusa

Hoy, la iglesia ortodoxa rusa de la Transfiguración recuerda a esta comunidad. El templo fue inaugurado en 1882 y guarda la tumba de la duquesa María Maximilianovna, que era nieta del zar Alejandro I y se casó con el príncipe Wilhelm de Baden.

Está abierta y puedes entrar a ver su pequeño pero bonito interior. Si eres mujer, a la entrada verás una caja con pañuelos para que entres con la cabeza cubierta.

Museo Fabergé

Otro recuerdo de Rusia es este pequeño museo que guarda valiosas obras de arte. 

Y no es para menos, el museo está dedicado a la obra de Fabergé y en su interior vas a ver toda la gama de productos de esta casa, incluidos alguno de sus famosos huevos. Además, una sala del museo está dedicado a piezas de oro, muchas de ellas de época precolombina.

El precio del museo es algo elevado, pero, bajo nuestra opinión, vale la pena.

Te dejamos la página web del museo Fabergé para que puedas ver la información actualizada sobre el precio y horario.

Descubrir la capilla Stourdza

Un sitio curioso de Baden-Baden es la Capilla Ortodoxa Rumana de San Miguel Arcángel, conocida como capilla Stourdza.

Esta se construyó a mediados del S. XIX por orden del príncipe Mihail Sturdza, quien, tras abandonar Moldavia tras la revolución de 1848, se instaló en París y pasaba los veranos en Baden-Baden. En 1863, uno de sus hijos murió inesperadamente y, en su memoria, se levantó esta capilla como lugar de descanso funeraria de la familia.

La capilla está en el parque Michaelsberg, al cual puedes llegar desde la parte trasera del Trinkhalle.

Recorrer el Lichtentaler allee y llegar al monasterio de Lichtenthal

El paseo más elegante de Baden-Baden, aquel por el que paseaban los célebres visitantes de la capital del verano de Europa, es una antigua avenida de robles que corre paralela al río Oos durante 2,3 kilómetros. Esta va de Goetheplatz a Klosterplatz, donde está el monasterio de Lichtenthal.

Si recorres este camino, verás numerosas villas y hoteles de lujo, además de bonitos parques bellamente decorados, como el jardín de rosas Gönneranlage, con un gran número de especies de esta flor.

Al principio del paseo está el teatro, la galería estatal de arte de Baden-Baden, que organiza exposiciones temporales, y el museo de Frieder Burda, que exhibe interesantes obras de arte modernistas y contemporáneas. 

El final del paseo lo marca el monasterio de Lichtenthal, que es una abadía cisterciense fundada en 1245 por los margraves de Baden. Este era el lugar de enterramiento de estos gobernantes hasta que, en el S. XV, pasó a serlo la colegiata de Baden-Baden.

El monasterio ha conseguido superar muchos momentos difíciles de la historia y, a día de hoy, sigue activo y funciona en parte como escuela primaria de Lichtenthal. 

En el patio del monasterio hay una cafetería con una buena selección de tartas, por lo que puede ser un buen lugar para descansar después de haber recorrido el Lichtentaler Allee.

Cerca del monasterio puedes visitar la casa donde pasó varios veranos el músico Johannes Brahms.

Subir a las ruinas del castillo de Hohenbaden

A unos 8 kilómetros del centro de Baden-Baden está el castillo de Hohenbaden, que fue la sede de los margraves de Baden hasta que, en el S. XV, se trasladaron al palacio Nuevo de la ciudad.
 
Se cree que la construcción del castillo superior comenzó alrededor del año 1100, mientras que el castillo inferior fue construido entre los S. XIV y XV. A finales del S. XVI, el castillo fue destruido en un incendio.
 
Además de caminar por sus ruinas, que son bastante impresionantes, desde aquí tienes unas maravillosas vistas panorámicas de la ciudad de Baden-Baden, así como de sus alrededores, pudiendo ver la llanura del Rin, la Selva Negra y los Vosgos.
 
La visita al castillo es gratuita y hay un aparcamiento a los pies de éste.
 

Desde el castillo puedes seguir por alguno de los senderos para ver las Battertfelsen, unas formaciones rocosas, que son, además, un buen destino para los escaladores.

Desde aquí verás la colina Mercurio, que se eleva unos 700 metros de altura y en su cima tiene una torre de observación y transmisión. Hasta ella puedes subir a pie, o bien en el funicular Merkurbergbahn. Arriba podrás disfrutar de una buena vista panorámica de Baden-Baden, del castillo Hohenbaden, de las montañas más altas del norte de la Selva Negra y de Francia. Arriba hay un restaurante y varios senderos para caminar.

El funicular se encuentra a unos 2 kilómetros del centro de la ciudad. Si decides ir en autobús, tendrás que tomar la línea 204 o 205 y preguntar al conductor por el ticket combinado de bus y funicular.

Además, si te acercas hasta aquí, merece la pena que pases por otro de los idílicos parques de Baden-Baden, el Paradies, que tiene una fuente que cae en terrazas superando un desnivel de 40 metros. Paseando por él verás hermosas villas y tendrás también unas hermosas vistas del centro de la ciudad.

Hacer la ruta circular de la cascada de Geroldsau

A unos 10 kilómetros de Baden-Baden está la cascada de Geroldsau, que no va a ser la más alta que veas en tu vida, pero que es una excursión perfecta, sobre todo si vas con niños, pues el camino es sencillo y muy bonito.

Para llegar, puedes ir a la calle Malschbacher, donde hay una parada de autobús y un aparcamiento desde donde comienza la ruta circular de unos 2,5 kilómetros. Esta discurre a través de un bosque y va paralela al río Grobbach.

La cascada es un destino popular, por lo que, si puedes, evita hacer la ruta en fin de semana. La mejor época es en mayo y junio, cuando florecen los rododendros, una flor muy común en esta zona.

Muy cerca de la cascada hay un restaurante, el Bütthof. Sin embargo, si no te apetece parar en ese momento, a unos 4 kilómetros está el molino de Geroldsau, un hotel-restaurante-cafetería-panadería-carnicería-tienda, que es perfecto para comer algo rápido o disfrutar de un buen menú. Si vas en época de buen tiempo, puedes sentarte en su terraza donde tienen columpios.

Podemos confirmar que su pan está muy bueno. Eso sí, igual tardas un rato en elegir cual quieres, pues tienen muchísimos tipos, todos con muy buena pinta.

Baden-Baden en navidad

Baden Baden es un buen destino durante la época previa a la navidad, pues en esta ciudad se organiza uno de los mejores mercados de navidad de Alemania.

El mercado se organiza en los jardines del balneario, que, en estas fechas del año, están perfectamente decorados e iluminados. Además, en la galería del Trinkhalle se organiza una exposición de belenes. 

Aparte de probar las delicias culinarias de la zona, puedes reservar un iglú para disfrutar de una fondue en su interior. Eso sí, si estás interesado, resérvalo con antelación, pues están muy demandados.

Y si viajas con niños, pásate por la zona infantil, donde hay atracciones para ellos y una cabaña donde pueden hornear galletas. En 2023, pagamos 8€ por niño.

Horario del mercado: del 23-11 del 2023 al 06-01 del 2024, de 11:00 a 21:00.

Y no sólo el jardín del balneario se transforma en navidad, también las calles del centro se iluminan, especialmente la plaza de los Jesuitas, donde algunos establecimientos decoran sus fachadas de manera muy llamativa, especialmente la cervecería Löwenbräu.

Mapa de Baden-Baden

Mapa de Baden Baden indicando los lugares que hay que ver en Baden-Baden

Alrededores de Baden-Baden

Baden-Baden forma parte de la Selva Negra y se encuentra muy cerca de la frontera con Francia, a menos de 30 kilómetros.

Selva Negra

Si estás interesado en una ruta por la Selva Negra, lo mejor es que te leas qué ver en la Selva Negra, una guía para descubrir sus secretos, donde te contamos todo lo que sabemos sobre esta preciosa zona del sur de Alemania.

De todos modos, Baden-Baden es el punto final, o de inicio, de la carretera panorámica más bonita de la Selva Negra, la Schwarzwaldhochstrasse, así que recorrerla es una buena manera de conocer esta región. 

Baden-Baden es, además, un buen lugar para hacer base y conocer la Selva Negra.

Alsacia

A unos 60 kilómetros de esta ciudad está la capital de Alsacia, por lo que este es un buen punto de partida para conocer Estrasburgo y sus encantadores pueblos, como Colmar o Riquewihr.

¿Vas a viajar a Alemania?

Pues esta información puede resultarte útil. Además, al usar nuestros enlaces nos ayudas a seguir creando contenido 😊

Encuentra los mejores vuelos con Skyscanner, además de hoteles y coches de alquiler

Sácale el máximo partido al viaje con las actividades de Civitatis o GetYourGuide

Guarda todos tus recuerdos con un álbum personalizado de 51Trips y ahórrate un 5% con nuestro código VIAJANDODEINCOGNITO

1 comentario en “Qué ver en Baden-Baden, la elegante ciudad de la Selva Negra”

  1. Ya veo que nos quedamos cosas por ver. Pero doy fe de que el mercado de Navidad es muy recomendable 😍. Y no estaba tan masificado como, por ejemplo, el del Dom de Colonia. ¡Me encantó la visita! 😍

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *