10 ideas para disfrutar de la Oktoberfest que no implican beber cerveza

La Oktoberfest es sinónimo de multitud de gente bebiendo cerveza y bailando al ritmo de la música popular alemana. Pero la Oktoberfest es mucho más que eso, es tradición y diversión; son atracciones y espectáculos; son desfiles y gente paseándose con sus trajes regionales. La Oktoberfest es una fiesta en la que todo es superlativo. ¿Nos acompañas?

Sin ningún tipo de dudas la fiesta más conocida de Alemania es la Oktoberfest. Esta es la causa de que la ciudad de Munich se llene de gente a principios de otoño. Este año, 2022, se celebra la número 187 del 17 de septiembre al 3 de octubre. Porque a pesar de su nombre, la Oktoberfest tiene lugar principalmente en septiembre.

La Oktoberfest es conocida en el dialecto alemán como d´Wiesn, al organizarse en la Theresienwiese, que significa pradera de Teresa. Este nombre tiene que ver con su origen, que no es otro que la boda entre el príncipe heredero Luis, más tarde rey Luis I, y Teresa de Sajonia, el 12 de octubre de 1810. La boda dio lugar a numerosas celebraciones en la ciudad, entre ellas una carrera de caballos, que fueron el comienzo de esta famosa fiesta. Y de la fecha de la boda viene también su nombre, pero para poder disfrutar de ella con mejor tiempo se decidió adelantarla unas semanas.

La Oktoberfest es una volksfest, una fiesta popular, y es la más grande y conocida de todas las que se celebran. En estas fiestas siempre hay carpas donde comer, beber cerveza y bailar, y puestos y atracciones rodeándolas. La segunda volksfest más grande de Alemania se celebra en Stuttgart, la Cannsstatter Volksfest y la segunda más grande dentro de Baviera se organiza en Straubing y se llama Gäubodenfest. Además cada pueblo o municipio organiza su propia fiesta. Vamos, como las fiestas del pueblo.

Además en Munich se celebran más, así en primavera se celebra la Frühlingsfest, en el mismo sitio que la Oktoberfest pero mucho más pequeña y con menos visitantes. Y la Starkbierfest, fiesta de la cerveza fuerte. Y es que la bebida que aquí se sirve tiene al menos 6,5 de graduación alcohólica. La de la Oktoberfest es también algo más fuerte que las normales pues tiene 6 de graduación. La Starkbierfest se organiza durante la Cuaresma, tras el carnaval, y es que los monjes comenzaron a producir esta bebida alta en calorías para sobrellevar mejor el tiempo de ayuno. Su origen está en la cervecera Paulaner en Nockherberg, aunque a día de hoy se celebra en más lugares. Si vais a esta fiesta, recomendamos tener cuidado al beber, pues después de un litro de esta bebida es mejor parar. 

Si la Oktoberfest no os parece un buen destino por la cantidad de gente que la visita, os recomendamos ir a algunas de las otras fiestas, pues el ambiente es muy animado y se pasa genial.

Entrar en una carpa y conseguir mesa en la Oktoberfest es bastante difícil, pues las carpas suelen llenarse rápidamente. Y aunque no se reserven todas las mesas y la entrada a las carpas sea libre, es muy frecuente que al querer entrar ya no haya espacio. Si sois un número pequeño de personas, de 2 a 4, es posible que encontréis sitio pero un grupo mayor, no.

Por ello, para entrar en una carpa aconsejamos ir pronto por la mañana. Siempre se puede desayunar, es más, el desayuno bávaro son un par de weißwurst, un bretzeln y una weißbier, cerveza de trigo. Además, hay también carpas de cafeterías donde se puede tomar café y probar sus dulces.

También se puede reservar mesaRecomendamos hacerlo con antelación pues se suelen acabar pronto. Siempre que hemos reservado en alguna carpa, hemos tenido que pagar por adelantado la comida y un número de jarras de cerveza. Suponemos que cada carpa tendrá sus normas a la hora de reservar. Otra opción es realizar este tour que incluye dos jarras de cerveza. Las jarras de cerveza se llaman maß y son de 1 l. Cuando están llenas pesan más de 2kg. Cada año el precio de la jarra sube. Y este año, 2022, la maß cuesta entre 12,60 y 13,80 €. Esta es otra razón más para visitar otras volksfest, y es que suelen ser más baratas. Porque no nos vamos a engañar, visitar la Oktoberfest puede salir muy caro.

Dentro de las carpas es bastante normal que cada cierto tiempo una persona se ponga de pie en un banco y se beba, delante de todo el mundo y de un solo trago, una jarra de cerveza. Cada vez que vemos esto nos da por pensar lo caro que le sale el trago. 

Si no encuentráis mesa siempre se puede buscar sitio en las terrazas que hay en el exterior de las carpas.

En la Oktoberfest participa muchísima gente, y un gran porcentaje, alrededor del 20%, son extranjeros, muchos de ellos de Italia, Estados Unidos o Austria. De hecho, al segundo fin de semana se le conoce como el de los italianos. Para hacerse una idea del tamaño de esta fiesta, aquí dejamos algunos números: más de 6 millones de personas visitan la Theresienwiese, estos se gastan más de 400 millones de euros, unos 70€ por persona; se beben más de 7 millones de litros de cerveza, 40.000 l de champan y algo menos de 100.000 l de vino; se comen más de medio millón de pollos, 75.000 codillos y más de 100 bueyes. 

La Oktoberfest es la fiesta de la cerveza de Munich, pues sólo se sirve aquella que provenga de cerveceras de la ciudad. Y sí, se bebe mucha cerveza, pero no es lo único que se puede hacer en ella y queremos demostrarlo. Por eso hemos preparado este post, para aquellos a los que no os guste la cerveza o para los que no queráis entrar en una carpa. Y aunque cueste creerlo, la Oktoberfest es un lugar donde la tradición se cuida, aunque el hecho de que sea tan visitada dificulte verlo. 

1. Aprender sobre la Oktoberfest 

La primera actividad que proponemos se encuentra fuera del recinto ferial, pero lo vemos un buen comienzo para una posterior visita a la Oktoberfest. Y es que la visita al museo de la cerveza y de la Oktoberfest y al museo de la ciudad ayudan a comprender mejor el porqué de todo este jaleo. 

El museo de la cerveza y la Oktoberfest se encuentra en una de las casas más antiguas de la ciudad, y es que data del S. XIV. Abre de martes a sábado de 13:00 a 18:00. La entrada normal cuesta 4€. Aquí uno puede aprender, por ejemplo como es la ceremonia de apertura de la Oktoberfest.

El museo de la ciudad de Munich presenta, en el tercer piso y dentro de la exposición de marionetas de teatro y recinto ferial, algunos elementos antiguos de la Wiesn, como la guillotina que se empleaba en uno de los espectáculos, que a día de hoy sigue realizándose. Abre de martes a sábado de 10:00 a 18:00. La entrada normal de las exposiciones permanentes es de 4€.

Museo de la cerveza y de la Oktoberfest

2. Recordar uno de los momentos más tristes de la Oktoberfest.

Justo antes de entrar en el recinto ferial se encuentra un memorial que nos recuerda que no ha habido sólo diversión en la Oktoberfest. Así en 1980 hubo un ataque bomba en el que murieron 13 personas y más de 200 resultaron heridas.

3. Disfrutar  de la Oktoberfest desde arriba

Para ello hay tres posibilidades:

– Los amantes de la adrenalina pueden subirse a alguna de las atracciones de la Wiesn. La más adecuada para disfrutar de las vistas de una manera un poco menos movida es la noria gigante de 50m.

Subir a la cabeza de Bavaria: Bavaria es el símbolo y la patrona secular del estado de Baviera. En la Theresienwiese se encuentra la escultura de Bavaria que más fama tiene. Esta es una estatua de bronce de casi 19 m de altura y 87 toneladas de peso que, desde mediados del S. XIX, observa todo lo que sucede en la Oktoberfest. 

Admitimos que la cabeza de Bavaria no es el mirador más cómodo para subir, ni para disfrutar de las vistas. Eso sí, es uno de los más originales en los que hemos estado. Para llegar a la cabeza hay que subir por una escalera de caracol de 60 escalones bastante estrecha.

Nosotros subimos fuera de la temporada de la Oktoberfest y estuvimos solos, pero durante la fiesta este se convierte en un lugar muy popular. La entrada normal cuesta 5€. Abre de abril al 15 de octubre, de 9:00 a 18:00 y hasta las 20:00 durante la Oktoberfest.

Cabeza de Bavaria

Subir a la torre de la iglesia de San Pablo: durante la Frühlingsfest y la Oktoberfest se puede subir a la torre de la iglesia que se encuentra junto a la Theresienwiese. Desde aquí se disfruta de unas espectaculares vistas del recinto ferial.

4. Descubrir que personajes bávaros forman parte del Salón de la Fama

Este edificio de estilo clásico y rodeado de columnas dóricas, que se encuentra justo detrás de Bavaria, guarda los bustos de bávaros influyentes en diversas áreas. El rey Luis I lo mandó construir a mediados del S. XIX como reconocimiento al mérito y a la fama de Baviera. Tuvo que ser restaurado tras sufrir daños durante un bombardeo de la II Guerra Mundial. A día de hoy se conservan 67 bustos antiguos más 25 que se han ido añadiendo a lo largo de los años.

5. Pasear por la Wiesn y asombrarse con el número de carpas que hay ¡y que aun así no haya sitio!

En este año 2022 habrá 17 carpas grandes y 21 pequeñas. Pasear por el recinto para verlas y disfrutar del ambiente es una buena manera de pasar un buen rato.

Muchas de las carpas llaman la atención, por ejemplo la de la Ochsenbraterei con su buey asado que no para de dar vueltas; la de Löwenbräu con el león en lo más alto de su carpa, a 37 m de altura, rugiendo el nombre de la cervecera a cada poco tiempo; o la de Paulaner con su gigante jarra de cerveza coronándola. 

La más joven es la de Marstall, que lleva en la Wies´n desde 2014. Esta sustituye a Hippodrom, una carpa con mucha historia que tuvo que dejar de asistir por evasión fiscal. En el Hippodrom, haciendo honor a su nombre, llegó a haber hasta una pista de equitación. También en la actual carpa los caballos son los protagonistas, y es que este animal está muy asociado al origen de la Oktoberfest, pues para celebrar la boda se realizó una carrera de caballos.

Además, paseando por la Oktoberfest podéis aprender mucho sobre esta fiesta.  Por ejemplo la carpa del asador de pollos y patos Ammer lleva desde 1885 sirviendo aves asadas en la Oktoberfest.  Esto la convierte en la segunda carpa más antigua de la Oktoberfest y en el asador de pollos más antiguo del mundo. Y en la carpa de Armbrustschützzenzelt, la tienda de los ballesteros, se celebra en estas fechas, desde 1935, el Campeonato Alemán de Tiro con Ballesta. En la carpa de Augustiner, la cervecera más antigua de Munich, la cerveza se sigue almacenando en barriles de madera. Y la carpa más antigua, cuya historia se remonta a 1867, es la Schottenhamel. Aquí tiene lugar la inauguración de la Oktoberfest el primer sábado a las 12 del mediodía, cuando el alcalde de Munich golpea el primer barril de cerveza y grita «¡Ozapft es! ¡Brindemos por una Wiesn pacífica!” Sólo entonces las otras carpas pueden comenzar a servir. Además, en esta carpa, a principios del S. XX, llegó a trabajar Einstein. Pues Schottenhamel fue la primera carpa que tuvo iluminación eléctrica, y la compañía encargada de la instalación fue la del tio de Einstein, que trabajó en ella de manera temporal.

6. Probar la comida que se sirve en la Oktoberfest

En una fiesta siempre hay comida, y aquí también. En la Oktoberfest se pueden probar muchos de los platos típicos de la zona. Y aunque es verdad que se come muchísima carne, también se pueden encontrar platos sin ella, como los Käsespatzle, una especie de pasta con queso fundido. Lo más común en este tipo de fiestas es comer medio pollo asado, aunque también se sirve codillo, salchichas, pato o steckerfisch, pescado a la parrilla en un palo. Y postres típicos, como apfelstrudel o Kaiserschmann, nuestro favorito. Además hay un montón de puestos que venden frutas envueltas en chocolate o frutos garrapiñados. Vamos, que no se pasa hambre.

Entre las carpas de pequeño tamaño hay algunas que pertenecen a cafeterías. Una de ellas, la del café  Kaiserschmarrn, no pasa desapercibida con su forma de castillo. Aquí se puede comer nuestro postre favorito que se prepara en una gran sarten de hierro, o venir a desayunar. Además, en recuerdo al origen de la Oktoberfest, se corta todos los días, a partir de las dos de la tarde, un pastel de boda y los primeros trozos se distribuyen entre los asistentes de manera gratuita.

Aunque reconocemos que es mejor probar estos platos en una de las muchas cervecerías que hay en Munich, pues seguramente saldrá algo más barato. Para no equivocarse a la hora de elegir plato, recomendamos leer nuestro post sobre la gastronomía alemana

Un elemento de comida que se vende muchísimo, pero que nunca hemos visto comer a nadie, es más, nosotros mismos hemos tenido un par y nunca hemos llegado a  comerlas, sólo las hemos usado de decoración, son las galletas de jengibre con forma de corazón, que están decoradas con todo tipo mensajes, generalmente en dialecto bávaro. Se ven en muchísimos puestos y colgadas de los cuellos de los visitantes.

Galletas de jengibre

7. Descubrir la gran variedad de atracciones de la Oktoberfest

Aquí uno puede probar su fuerza y su valentía en las atracciones de caída libre, en las montañas rusas o en los toboganes. Una atracción que se ve en la mayoría de estas fiestas, y que a la gente le gusta mucho, es la de los columpios que, atados por cadenas, no paran de dar vueltas. Es muy común también ver a la gente probando su puntería en las casetas de tiro. En estas se consiguen rosas y pequeños osos y corazones unidos a un palo que luego decoran los trajes de muchas personas.

Además, con algunas atracciones uno pensará que ha retrocedido en el tiempo, y es que en la Oktoberfest la tradición manda. Una de estas es la Teufelsrad, rueda del diablo. Esta es una superficie circular que gira cada vez más rápido, donde el objetivo es mantenerse en ella el mayor tiempo posible. Además hay un moderador que comenta irónicamente lo que está pasando, para la diversión del público. Una vez pagada la entrada no se tiene  porque subir  a la rueda, se puede uno quedar en las gradas y ver el espectáculo. El problema de esta atracción para los que no somos alemanes es el idioma.

Es también una práctica común mirar a la gente que ya lleva varios litros de cerveza encima tratar de subir al toboggan. Y es que para poder tirarse por él hay que subir primero por una cinta transportadora. Digamos que a medida que pasa la tarde cada vez menos gente consigue subir elegantemente.

La Krinoline es una atracción para los nostálgicos. Aquí una banda de música ameniza el paseo en esta especie de carrusel. Este es un ejemplo perfecto de cómo han cambiado las atracciones con el paso del tiempo, pues esta era muy típica a principios del S. XX.

Y entre las atracciones más curiosas se encuentra el Flohcircuscirco de las pulgas. Si, literalmente pagas por ver a pulgas realizar diferentes movimientos. Y sí, lo hemos visitado y nos quedamos bastante sorprendidos. Y el Schichtl, un espectáculo donde al final se decapita a una persona con la guillotina. No lo recomendamos si no se sabe alemán, pues mucho del espectáculo es también seguir los comentarios.

8. Entrar en la Oide Wiesn

Desde 2010, y para conmemorar los 200 años de esta fiesta, se abrió en una de las esquinas de la Theresienwiese la Oide Wiesn, antigua Wiesn. Este es el rincón perfecto para los nostálgicos, pues se puede disfrutar de atracciones históricas y se mantienen muchas tradiciones, como el uso de las jarras de cerveza de cerámica, las de cristal no se introdujeron hasta 1892. La música es más tradicional y en la carpa de la Oide Wiesn, donde encontramos sitios con bastante facilidad y el ambiente era más tranquilo, vimos el baile típico en el que los hombres hacen música con un látigo.

Hay también una carpa museo, donde se pueden ver elementos antiguos de la Oktoberfest o los carteles de los diferentes años, y también hay juegos en los que pueden participar los niños.

Otra cosa que nos llamó la atención en la Oide Wiesn fue el Motodrom, donde se da un espectáculo de motos y fuerza centrífuga.

Para entrar aquí hay que comprar entrada, que en el 2022 cuesta 4 euros. Creemos que merece la pena.

9. Aprender sobre el Dirndl y los Lederhose mirando a la gente

En la Oktoberfest la gente suele ir vestida con los trajes tradicionales, Dirndl y Lederhose. Mirar los diferentes modelos, los estampados, los complementos que llevan, como sombreros, bolsos o cinturones, asombrarse con los elaborados peinados de las mujeres, o con los calentadores de pantorrillas que llevan los hombres, simplemente nos encanta. Y hay muchos detalles que pueden pasar desapercibidos, como que la forma de anudarse el delantal indica si se está soltera. O pequeñas peculiaridades que indican la región del que lo lleva.

Es verdad que en la Oktoberfest hay mucho extranjero que llevan estos trajes, nos incluímos en la lista, y eso hace que se vean trajes muy cortos, muy coloridos y con complementos que no siguen las normas. Si vas a alguna Volksfest de algún pueblo más pequeño verás gente vestida de manera mucho más tradicional.

No podemos ocultar que nos encanta el traje tradicional bávaro. Durante los años que vivimos en Baviera nos compramos uno cada uno. Y también les hemos comprado un dirndl a nuestra hija y a nuestra sobrina, y es que los niños están monísimos con estos trajes. Cómo ya no vivimos en Baviera, uno de ellos lo compramos en amazon, y la verdad es quedamos super contentos con la calidad y el diseño. Dejamos aquí el link del que compramos por si os interesa.

10. Ver los desfiles

En la Oktoberfest se celebran desfiles que llenan la ciudad de música y de colorido. Por ejemplo el que se organiza el primer sábado y que da comienzo a la fiesta. Aquí se pueden ver muchísimos carruajes de caballos que llevan los barriles de cerveza de cada una de las casas. Además del Münnchner Kindl, el símbolo de la ciudad, que va montado a caballo.

El primer domingo de la Oktoberfest tiene lugar el desfile de Trachten und Schütenzug, trajes tradicionales y fusileros, donde se pueden ver distintas agrupaciones con sus trajes típicos.

También se organiza durante los días que dura la Oktoberfest un concierto al aire libre de bandas de música en las escaleras de Bavaria.

Esta es la página oficial de la Oktoberfest. Aquí se puede encontrar toda la información que se necesita sobre la fiesta, horarios, días especiales y mucho más.

¿Vas a viajar a Alemania?

Aquí encontrarás más información útil para tu viaje, y nos ayudaras a seguir creando contenido, Gracias

Viaja siempre con seguro. Desde aquí puedes reservar tu seguro de viaje y ahorrarte un 5%

El tren es un método perfecto para moverse por Alemania. Desde aquí se puede entrar en la Deutsche Bahn y resevar los billetes

Quieres conocer mejor tu destino de vacaciones. Desde aquí puedes reservar un gran número de actividades en Alemania.

Nos gusta mucho sacar fotografías en nuestros viajes. Para ello llevamos la cámara Nikon D3400 con objetivo Tamron 18-200. En los viajes largos llevamos también nuestra antigua cámara, la Canon Powershot G5x, por si tenemos problemas con la primera. Además, esta sigue siendo nuestra primera opción si vamos a la montaña, pues es pequeña y ligera. Siempre llevamos varias tarjetas de memoria. La mochila que usamos para llevar las cámaras es esta.

Nuestra guías favoritas para preparar nuestro viajes son la DK y la Lonely Planet. Además nos encantan los libros de Kunth, que siempre proponen muy buenas rutas y las fotos invitan a viajar. El problema es que son en aleman.

4 comentarios en “10 ideas para disfrutar de la Oktoberfest que no implican beber cerveza”

  1. ¡Muy buen post! Me he quedado alucinada con las cantidades de comida que se come… Medio millón de pollos?? 😳
    No sabía nada de esa Oide Wiesn… ¿Para la próxima vez? 😁

  2. Estuve visitando Munich justo en el Oktoberfest, casí por casualidad. La verdad es que solo ir a la zona de la feria donde tienen montado todas las carpas es un puro espectáculo. En mi caso como son celiaco, no tenían ninguna cerveza sin gluten en aquel entonces, no se si la cosa a cambiado ahora, pero pude disfrutar esos días sin alcohol como tu nos muestras.
    Muchas gracias por compartir estos lugares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.