Gengenbach

Qué ver en Gengenbach, uno de los pueblos más bonitos de la Selva Negra

Una parada casi obligatoria en una ruta por la Selva Negra es Gengenbach, considerado uno de los pueblos con más encanto de Alemania. Sus calles empedradas, sus torres de las antiguas murallas, sus casas de entramado decoradas con flores y su ambiente, hacen que el pueblo parezca sacado de un cuento. Tanto es así, que Gengenbach se convirtió en escenario para la película de Tim Burton, Charlie y la fábrica de chocolate. Además, Gengenbach pertenece al camino de Santiago del Valle del Kinzig, una ruta de unos 120 km dividida en 7 etapas. Así como a la carretera de entramado de madera alemana y a la ruta del vino de Baden. ¿Nos acompañas?

Collage Gengenbach

La Selva Negra está situada en el sur de Alemania. Esta cadena montañosa de baja altura es el área más conocida y visitada del estado de Baden-Württemberg. Y es así porque es un paraje natural con mucho que ofrecer, paisajes, rutas de senderismo, cascadas, cañones y mucho más. Recibió su nombre de toques misteriosos por ser una zona cubierta de densos bosques que no dejaban atravesar la luz del sol, lo que la hacía oscura e impenetrable. Para organizar una ruta por esta región recomendamos leer nuestro post sobre qué ver en la Selva Negra.

Este área esconde pequeñas localidades llenas de encanto, donde perderse por sus calles es descubrir restos de murallas, casas de cuento, ruinas, bellas iglesias y cafeterías donde probar su postre más famoso, la tarta Selva Negra. Uno de estos pueblos, quizás el más conocido, es Gengenbach.

Dónde está Gengenbach

Gengenbach en la parte noroeste de la Selva Negra Central, en el valle inferior del Kinzig, el rio más grande de esta zona boscosa.

Las ciudades grandes más próximas a Gengenbach son, Estrasburgo, a unos 35 km y Stuttgart a unos 140 km. Ambas tienen aeropuerto lo que las hace dos buenos puntos de inicio para una ruta por la Selva Negra, donde incluir esta bella localidad.

Para encontrar los vuelos que mejor se adaptan a tus fechas y presupuesto, recomendamos entrar en Skyscanner, desde donde también pueden reservarse hoteles y coches de alquiler. 

También existe la posibilidad de conocer alguna zona de la Selva Negra con un tour organizado como este que sale de Estrasburgo.

Si se viaja en coche por Alemania, recomendamos leer nuestro post con consejos para conducir por las carreteras de este país.

Dónde comer

Visitamos Gengenbach durante el coronavirus, cuando, debido a las restricciones, los restaurantes estaban cerrados. Pero no creemos que sea un problema encontrar un buen sitio donde comer, en base a los resultados de google.

Para no fallar a la hora de pedir en un restaurante alemán recomendamos leer nuestros posts sobre gastronomía alemana y sobre costumbres de los restaurantes alemanes.

Lo que si pudimos hacer fue probar un trozo de la famosa tarta Selva Negra en la panadería-cafetería Honig, que se encuentra en la plaza del Mercado. El hecho de que nos la tuviésemos que comer en un banco no hizo que nos gustara menos. Y si a alguien no le gusta esta tarta, no hay de qué preocuparse, pues tienen de más tipos y todas con muy buena pinta.

Historia

Los orígenes de Gengenbach se remontan a la época romana. Durante la construcción de la carretera que cruzaba el valle del Kinzig y que unía Estrasburgo con la ciudad imperial de Rottweil, en el 73/74 d.C, Gengenbach podría haber sido una etapa de pernoctación. El asentamiento se encontraba en Bergle, donde hoy está la capilla de Santiago.

La actual ciudad se desarrolló alrededor del monasterio de Gengenbach, fundado en el S. VIII por el abad de Reichenau, Pirmin. Gengenbach fue mencionada como ciudad por primera vez en 1231, y a mediados del S. XIV fue nombrada ciudad imperial del Sacro Imperio Romano Germánico y estaba bajo la autoridad del emperador.

Durante la Guerra de los Treinta Años, la ciudad fue sitiada en dos ocasiones, 1634 y 1643, lo que provocó grandes daños. Y durante la Guerra de Sucesión del Palatinado, fue destruida casi por completo por las tropas francesas en 1689. En 1803, Gengenbach dejó de ser ciudad imperial y se incorporó al Gran Ducado de Baden.

Qué ver

El casco histórico de Gengenbach no es muy grande por lo que no necesitan mucho más de dos horas para recorrerlo. Por supuesto, todo depende del ritmo de cada uno y de sus intereses.

En una visita a esta ciudad no puede faltar:

Plaza del mercado

Rodeada por un bello conjunto de casas de diferentes estilos y con vista a tres torres de las antiguas fortificaciones, esta plaza es el corazón de la ciudad.

Sentarse en uno de los bancos que rodea la fuente central es una gran idea. Desde aquí se disfruta del ambiente del centro del casco histórico y de las vistas a las calles más animadas, la Hauptstrasse, calle principal, que termina en la puerta de Kinzig y la calle Victor-Kretz, que acaba en la puerta Superior.

Uno de los lados de la plaza está dominado por el ayuntamiento, un edificio construido por Victor Kretz en 1784, en estilo clásico. En Navidad el ayuntamiento se transforma en el calendario de adviento más grande del mundo. Tenemos muchas ganas de visitar Gengenbach durante estas fechas, pues su mercado de navidad debe de ser muy bonito.

En uno de los edificios de la plaza se encontraba la sala de oración de la comunidad judía, desde 1903 a 1934. Construido a finales del S. XVII, presenta un bello portal renacentista. Antiguamente fue usado como grandes almacenes y granero. Cerca de este se encuentra el Museo casa Löwenberg, en una casa patricia del S. XVIII, que alberga exposiciones de arte contemporáneo y fotografía.

Restos de las fortificaciones de la ciudad

En Gengenbach se han mantenido restos de las antiguas fortificaciones, la Schwedenturm, torre Sueca, a la cual parece ser que se puede subir, pero que nosotros encontramos cerrada; la Prälatenturm, torre del Prelado, en la parte trasera de la iglesia, en el jardin parroquial. En el S. XVIII, el abad Rischer lo convirtió en un pequeño tesoro decorado con frescos. No hemos encontrado información sobre su horario, sólo que abre en días especiales o con cita previa; la Niggelturm, torre Niggel, que fue utilizada como torre de vigilancia y prisión, y que a día de hoy alberga el museo del carnaval; la Obertor, Puerta Superior, antigua puerta de entrada por el norte de la ciudad; y la Kinzigtor, puerta Kinzig, antigua puerta principal a la ciudad, hoy alberga un museo de historia militar. Estas edificaciones datan de los siglos XIV al XVI.

Saliendo por esta última puerta se llega al rio Kinzig. Aquí se encuentra el museo sobre el Flösserei, maderada, una técnica para el transporte de la madera en balsas a través del agua. En este se trata esta importante actividad de la Selva Negra en el rio Kinzig. La llegada del ferrocarril fue el fin de esta profesión. La última balsa que descendió por el Kinzig hacia el Rin fue en 1894.

Calles con encanto

Aunque la parte antigua de Gengenbach es pequeña y lo mejor es perderse por sus calles y callejones, hay un par que uno no debe olvidar.

Engelgasse, callejón del ángel, que sale de la calle Victor-Kretz y pasa por bellos edificios hasta llegar a su parte más encantadora, la que es paralela al Höllengasse. Una zona tranquila que está formada por casas de entramado de baja altura muy bien cuidadas por sus dueños. Antiguamente y hasta 1877, era la Judengasse, callejón de los judíos, pues aquí era donde vivían y trabajaban. Las casas se encuentran contra la muralla de la ciudad, que sirve de pared.

Gänsbühl, pequeño callejón que sale de la calle Victor-Kretz y que termina en un rincón encantador con un pozo y vistas a la torre sueca. Aquí se encuentra la Färberhaus, casa del tintorero, un edificio de entramado de madera de 1747, en cuyo ático los tintoreros secaban sus telas. En este caso, los muros de la muralla también sirven como paredes para las casas de esta zona.

Entrar en la Iglesia de Santa María

Esta iglesia pertenecía al antiguo monasterio benedictino de Gengenbach, que fue fundado en el S. VIII. En 1007, el emperador Enrique II entregó la abadía de Gengenbach a la diócesis de Bamberg, que permaneció como señor del monasterio hasta que fue abolido a principios del S. XIX. La iglesia es utilizada ahora como iglesia católica de la ciudad.

La iglesia de Santa María fue construida a partir de 1120, aunque a lo largo de los años ha sido renovada y presenta diferentes estilos. Una de sus características es la torre barroca, la más alta de la ciudad, que puede verse desde diferentes puntos de Gengenbach. La iglesia fue de nuevo renovada en estilo neorrománico a partir de 1896. Su interior está bellamente decorado.

Es interesante pasear por los alrededores de la iglesia, donde se encuentran los antiguos terrenos del complejo del monasterio y cuyos edificios están ahora ocupados por la Universidad de Ciencias Aplicadas de Offenburg. Además de para hacerse una idea del tamaño del monasterio, en esta zona uno puede descubrir un jardín de hierbas, un fragmento de la antigua muralla, la torre del Prelado, o el antiguo molino del monasterio.

Durante una visita a Gengenbach se descubrirán varios puntos que recuerdan al Carnaval. Y es que esta es una fiesta muy famosa y de gran tradición en la ciudad. En Höllengasse hay un monumento a esta fiesta, donde se representan diferentes personajes. Y muy cerca, en  la torre Niggel se encuentra el Narrenmuseum, el museo de los locos, que muestra máscaras, ropajes y cuenta la historia del carnaval de Gengenbach. Parece ser que el museo tiene también un mirador. Nosotros no pudimos entrar en ningún museo debido a las restricciones sanitarias debidas al covid.

En el casco antiguo de Gengenbach se rodó una de las escenas de la película de Tim Burton, Charlie y la Fábrica de Chocolate. Específicamente, la del reportaje del niño alemán que encuentra uno de los billetes dorados.

Lugares próximos de interés 

Cerca de Gengenbach hay varios puntos de interés, como el Palacio de Ortenberg a unos 8 km, rodeado de viñedos, y que a día de hoy es un albergue y Schiltach, a unos 40 km, otro de los pueblos más bonitos de la Selva Negra. Para saber más sobre esta localidad recomendamos leer nuestro post sobre Schiltach.

¿Vas a viajar a Alemania?

Aquí encontrarás más información útil para tu viaje, y nos ayudaras a seguir creando contenido, Gracias

Viaja siempre con seguro. Desde aquí puedes reservar tu seguro de viaje y ahorrarte un 5%

Encuentra el vuelo que mejor se adapta a tus fechas y presupuesto con Skyscanner

El tren es un método perfecto para moverse por Alemania. Desde aquí se puede entrar en la Deutsche Bahn y resevar los billetes

Quieres conocer mejor tu destino de vacaciones. Desde aquí puedes reservar un gran número de actividades en Alemania

Nos gusta mucho sacar fotografías en nuestros viajes. Para ello llevamos la cámara Nikon D3400 con objetivo Tamron 18-200. En los viajes largos llevamos también nuestra antigua cámara, la Canon Powershot G5x, por si tenemos problemas con la primera. Además, esta sigue siendo nuestra primera opción si vamos a la montaña, pues es pequeña y ligera. Siempre llevamos varias tarjetas de memoria. La mochila que usamos para llevar las cámaras es esta.

Nuestra guías favoritas para preparar nuestro viajes son la DK y la Lonely Planet. Además nos encantan los libros de Kunth, que siempre proponen muy buenas rutas y las fotos invitan a viajar. El problema es que son en aleman.

8 comentarios en “Qué ver en Gengenbach, uno de los pueblos más bonitos de la Selva Negra”

  1. Hemos estado este verano y hemos alucinado por la arquitectura, limpieza y cuidado de todas las casas.Es una maravilla y podríamos tomar ejemplo en algunos pueblos de España de cómo conservar nuestro patrimonio cultural e histórico.Me encanta saber que hay más personas que coinciden con mis gustos!!! gracias por compartir!!

    1. Si, la gente cuida mucho sus casas y las decoran con flores. A nosotros nos encanta. La parte del sur de Baviera, Oberbayern, también nos gusta muchísimo. Aquí las casas típicas tienen las fachadas pintadas y balcones de madera. La verdad es que es muy bonito. Nos alegra que te haya gustado! Gracias!

  2. Por suerte pasé 3 meses en esta localidad, y tengo qué decir que en esta localidad, en los año 1970, estuve, en el mejor balneario de Alemania, también les puedo decir que en esta localidad no había, antenas de televisión en los edificios. Einen schonenn grusse, aus Spanien

    1. Hallo 🙂
      Sí! Los balnearios de la Selva Negra tienen fama de ser increíbles. Creo que Genegenbach ahora ya tiene antenas de televisión y seguramente tiene más visitantes que en los años 1970. Nos alegramos de que tengas buenos recuerdos de tu estancia en Alemania. Einen schönen Tag 🙂

Responder a viajandodeincognito Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *