Iphofen

Qué ver en Baviera: sus ciudades y pueblos más bonitos

Baviera tiene muchísimas ciudades y pueblos que merecen ser visitados, lugares que te transportan a los cuentos de los hermanos Grimm, con sus fachadas pintadas como si fueran cuadros o de entramado de madera de todos los colores; pueblos rodeados de montañas; poblaciones que te harán sentir en la Edad Media, pues su desarrollo se detuvo hace muchos años; pueblos llenos de historias y leyendas; palacios, castillos, murallas, iglesias, jardines, lagos… Baviera ofrece al viajero un sinfín de paisajes que, estamos seguros, se quedarán grabados en la memoria ¿Nos acompañas?

Durante 6 años vivimos en Baviera, y poco a poco nos fuimos enamorando de este estado que tiene tanto para ofrecer.

En este post hemos creado una lista de las ciudades y los pueblos que más han llamado nuestra atención. Todos ellos tienen mucho encanto y se merecen ser visitados. Todavía nos faltan muchos por conocer, por lo que esperamos ir mejorando este post poco a poco. 

Un poco de información sobre Baviera

Baviera es el estado alemán más grande, tiene casi el doble de tamaño que países como Dinamarca o Suiza. Su capital es Munich y tiene frontera con los países de República Checa y Austria y con los estados alemanes de Baden-Württemberg, Turingia, Hessen y Sajonia.

Con el tamaño que tiene es normal que se hayan desarrollado un buen número de ciudades llenas de historia y cultura, como por ejemplo Ingolstadt, Augsburgo o Ratisbona. Además en Baviera abundan los pueblos bonitos que transportan a la Edad Media, a los cuentos infantiles o a paisajes alpinos de ensueño.

Visitar Baviera es una buenísima idea. Aquí se puede disfrutar de múltiples atracciones naturales como los Alpes, el Bosque Bávaro o lagos maravillosos tales como el de Constanza (Bodensee), el del rey (Königsee), el Walchen, o el de Starnberg. Además, a los pies del lago Eib se encuentra la montaña mas alta del pais, el Zugspitze, con 2962 m de altura.

En Baviera se come muy bien. A nosotros nos encanta sentarnos en alguno de sus muchos biergarten, cerveceras con terraza, donde uno puede probar la cerveza local y acompañarla con algunos platos regionales, Obazda, Schweinebraten, Schweinshaxe, Kaischersmarrn… para saber más sobre la gastronomía bávara y la alemana, en general, aquí dejamos este post sobre que comer en Alemania.

Si se piensa en Alemania uno enseguida se acuerda de la cerveza. En Baviera hay muchas Brauhaus, cervecerías, donde probar algunas de las muchas marcas que se producen en esta zona es casi obligatorio. Para hacerse una idea de la cantidad que hay, dejamos este mapa donde cada punto rojo marca una de ellas.

Pero también el vino juega un papel muy importante en alguna de las regiones de Baviera. Aquí se pueden visitar pueblos que se encuentran rodeados de viñedos y donde se verá gente bebiendo vino en vez de cerveza. En general se bebe vino blanco y se sirve en unos vasos, que a nosotros nos encantan, llamados Römer: Estos están representados en muchos letreros de restaurantes.

Baviera está dividido en 7 regiones, algunas de las cuales son muy diferentes entre sí. Organizaremos los diferentes pueblos y ciudades en base a esta clasificación, pues creemos que esto facilita la organización de una ruta.

Cómo recorrer Baviera

Nosotros, cuando no usamos nuestro coche, viajamos en tren con la Deutsche Bahn. En su página se pueden consultar todas las rutas, horarios y precios. Una buena opción para conocer esta región es adquirir el Bayern Ticket, un billete que permite tomar a lo largo de un día todos los trenes que se quiera dentro de Baviera. Es válido para un máximo de 5 personas.

Si se viaja en coche, recomendamos leer nuestro post con consejos para conducir por las carreteras alemanas.

Qué ver en cada una de las regiones de Baviera

Franconia Baja, Media y Alta (Unterfranken, Mittelfranken y Oberfranken)

En este mapa están indicados las ciudades y pueblos sobre los que vamos a escribir. Están numerados en el orden que irán apareciendo en el post.

Baja Franconia/Unterfranken

Esta región se encuentra en la parte noroeste de Baviera. Su capital es Würzburg, Wurzburgo. Es, en esta ciudad rodeada de viñedos, donde comienza la ruta Romántica.

Aunque está ciudad quedó muy destruida por un ataque aéreo durante la II Guerra Mundial, muchos de sus edificios históricos fueron reconstruidos. Merece la pena visitar su palacio barroco, la Residenz, y dejarse maravillar por la gran pintura de Tiepolo, que decora la escalinata central, y por la sala de los espejos, entre otras. Para disfrutar de las vistas de la ciudad se puede uno acercar a la fortaleza Marienberg y, tras el paseo, disfrutar con una copa de vino en el bar junto al puente de piedra del S. XII que cruza el río Main, Meno.

Würzburg puede visitarse dentro de un tour organizado desde Frankfurt como este.

Lohr am Main

¿Sabías que Blancanieves era alemana? Así lo afirma el estudio del Dr. Karl Heinz Bartels. Según este, la protagonista del cuento vendría de Lohr am Main y sería María Sophia Margaretha Catharina von Erthal nacida en 1725.

Los hechos que apoyan esta teoría son varios, los hermanos Grimm, autores del cuento, procedían de Hanau, a unos 60 km de aquí; en el castillo de Lohr, sede de la familia Erthal, puede verse el espejo de la madrastra, la dominante segunda esposa del padre de Sophia, Claudia Elisabetta María von Reichenstein. En este está escrito Amor Propio y fue fabricado en la fábrica de espejos de la zona, propiedad del padre; el bosque del cuento sería el Spessart; en una zona cercana habría una zona minera, que sería el lugar de trabajo de los 7 enanitos, los cuales se referirían a las personas de menor tamaño que recorrían los estrechos pasillos de las minas. Para llegar hasta ellas hay que cruzar siete colinas. ¿Te ha convencido?

Aschaffenburg

Esta pequeña ciudad, a unos 40 km de Frankfurt, es una joya a orillas del río Meno. El castillo de Johannisburg, con sus cuatro torres de color rojo, es la parte más llamativa de un casco histórico, donde destaca su plaza con la basílica de San Pedro y Alejandro. Además, aquí se puede visitar un museo muy curioso, el Pompejanum. Este fue mandado construir por Ludwig I, abuelo de Ludwig II, rey que mandó construir Neuschwanstein, y es una reconstrucción de una villa romana de la antigua ciudad de Pompeya. A las afueras de la ciudad se encuentran los bonitos jardínes de Schönbusch.

Miltenberg

Esta localidad a orillas del río Meno tiene mucho que ofrecer. Desde un castillo con vistas espectaculares, a una plaza con un grupo de casas de entramado difícil de olvidar, hasta la posada más antigua de Alemania.

Amorbach

Cerca de Miltenberg se encuentra esta localidad, donde destaca su maravillosa abadía benedictina construida en arenisca roja. Además, aquí se encuentra la casa de entramado de madera más antigua de Baviera, la Templerhaus.

Ochsenfurt

El perfil de su casco histórico está definido por las bellas torres de la muralla medieval que lo rodea. En la plaza del mercado destaca una bonita fila de casas de entramado. Además, perderse por sus encantadoras calles permite descubrir bellos rincones. No hay que olvidarse de echar un vistazo a la fachada del nuevo ayuntamiento con su original reloj.

Marktbreit

Lugar de nacimiento de Alois Alzheimer, esta pequeña localidad esconde un precioso casco histórico, donde destaca el conjunto de la puerta principal de entrada de la antigua muralla y su ayuntamiento renacentista. Estamos seguros que el visitante se va a quedar un rato observando la hermosa estampa de estos edificios reflejados sobre el rio Meno.

 Iphofen

Este pequeño pueblo llama la atención por su original puerta de entrada. Además es perfecto para probar el vino de esta zona.

En nuestra lista de pueblos a visitar en esta región tenemos todavía, Mespelbrunn, con su precioso castillo, Homburg am main, la ciudad balneario de Bad Kissingen, Königsberg in bayern, Aub, Frickenhausen am main y Sommerhausen.

Franconia central/Mittelfranken

Esta región se encuentra en la parte central de Baviera. Su capital es Ansbach, una bonita ciudad donde destaca su palacio residencial.

Aunque su ciudad más conocida es Núremberg, una ciudad llena de historia. Esta fue fuertemente bombardeada durante la II Guerra Mundial, pero tras su reconstrucción, su centro histórico ha mantenido su grandeza. En él destaca su castillo, que jugó un papel importante en el Sacro Imperio Romano Germánico. El nombre de la ciudad ha pasado también a la historia por ser sede de los juicios a los miembros del régimen Nacionalsocialista tras la II Guerra Mundial. El museo dedicado a este hecho es muy interesante. A las afueras de la ciudad se encuentra el Campo Zeppelin. Este era el lugar donde se celebraba cada año el congreso del partido de Hitler, y en los cuales llegaban a reunirse 500.000 personas. A día de hoy se pueden visitar las diferentes edificaciones y un centro de documentación, por el cual la ciudad recibió el premio de la Unesco por la Educación en Derechos Humanos. Se puede visitar dentro de un tour, más información aquí. Además, en Núremberg se celebra una de los mercados de Navidad más famosos de Alemania.

Se puede conocer el centro histórico de Núremberg de la mano de un guía, para más información aquí. O realizar algún tour temático como este sobre Núremberg y el Tercer Reich, este sobre el Núremberg medieval, aprender más sobre los puentes sobre el río Pegnitz en este tour, o incluso este sobre la ciudad en la época de Navidad.

Rothenburg ob der Tauber

Llegamos al rey de los pueblos alemanes, aunque realmente es una ciudad de pequeño tamaño, seguramente el más conocido tanto dentro como fuera del país. La importancia de Rothenburg, y por tanto su desarrollo, terminó en el S. XVII. Debido a esto, sus edificios han llegado hasta nuestros días sin apenas cambios. Aunque una parte de Rothenburg tuvo que ser reconstruida tras ser bombardeada durante la II Guerra Mundial.

La ciudad se salvó de ser destruida, tras ser derrotada en la Guerra de los Treinta años, tras una curiosa apuesta. El general del ejército imperial, Tilly, quería arrasar la ciudad, pero decidió que, si alguien era capaz de beberse de un sólo trago todo el contenido de una jarra vino local de 3,25l, perdonaría al pueblo. Esto fue logrado por el alcalde Nusch y el general Tilly cumplió su palabra. La fiesta de la Meistertrunk conmemora todos los años este evento. Esta fiesta se organiza en Pentecostés, que suele caer a finales de mayo principios de junio, y durante cuatro días la ciudad se engalana y muchos de sus habitantes y visitantes se visten de época. Se representa la apuesta y se organizan desfiles donde están personificados todos los participantes de ese legendario momento. Si cuando se visita Rothenburg parece que uno se haya transportado al pasado, durante estos días aun más. Eso sí, el pueblo está abarrotado de gente.

La esquina más famosa, y más abarrotada, es Plönlein, que ha servido de inspiración para películas como Pinocho. Pero este rincón es solo uno de los muchísimos que Rothenburg tiene para ofrecer. Por ello recomendamos perderse por sus calles. Merece la pena subir los 220 escalones de la torre del ayuntamiento para disfrutar de la increíble vista panorámica de Rothenburg. La entrada cuesta 2,5€.

Se puede llegar a Rothenburg con un tour organizado desde ciudades como Núremberg, Frankfurt, Würzburg o Munich.

Si apetece saber más sobre esta ciudad amurallada de pequeño tamaño aconsejamos leer nuestro post sobre Rothhenburg.

Dinkelsbülh

Cercano a Rothenburg, esta localidad tiene muchísimo encanto y suele ser menos visitada que la primera. Sus murallas, donde se van intercalando bellas torres, sus casas de colores y su bella iglesia de San Jorge, hacen de Dinkelsbühl un pueblo del que uno no se quiere ir.

En este caso, cuenta la leyenda, que Dinkelsbühl se salvó de ser arrasada durante la Guerra de los Treinta años gracias a los niños, que marcharon en procesión hasta los victoriosos suecos logrando ablandar su corazón.

Tanto Rothenburg como Dinkelsbühl forman parte de la ruta romántica, que comienza en Wurzburg y, tras unos 500 km, termina en Füssen.

A Dinkelsbühl se puede llegar con un tour organizado desde Munich. Más información aquí.

Wolframs-Eschenbach

Este pequeño pueblo, completamente amurallado, debe su nombre a uno de los grandes trovadores medievales, Wolframs von Eschenbach, nacido aquí y cuya obra más importante es Parzibal. Su tumba se encuentra en el interior de la iglesia, cuya torre está bellamente decorada..

Lauf an der Pegnitz

Pasear por esta bonita localidad es descubrir su castillo, conectado a la ciudad por un puente de madera sobre el rio Pegnitz, sus dos puertas de la muralla, su inmensa plaza, y bonitos rincones.

De Franconia media tenemos pendiente visitar, entre otros, Cadolzburg.

Alta Franconia/Oberfranken

Esta región se encuentra en el noreste de Baviera. Su capital es Bayreuth, una ciudad totalmente ligada a la ópera y a Wagner. De hecho el compositor se encuentra aquí enterrado, en la casa donde vivió, la villa Wahnfried. Además, aquí se encuentra el Eremitage Hofgarten, unos hermosos jardines donde perderse y dejarse sorprender por sus hermosos rincones, con originales edificios y bellas fuentes. Cerca se encuentra Wonsees, donde se puede visitar el jardín de rocas Sanspareil cuya visita tenemos pendiente.

Kulmbach

Ciudad muy conocida por su cerveza, presenta un bonito casco histórico y una fortaleza con un bellísimo patio renacentista, que fue residencia de la familia Hohenzollern.

Kronach

Lugar de nacimiento del pintor Lucas Kranach el viejo, esta ciudad tiene mucho que ofrecer. En su centro histórico puede verse su bonita plaza principal con edificios de arenisca y de entramado de madera. Además, mantiene restos de sus murallas. Pero lo que más destaca es la fortaleza Rosenberg, una de las fortificaciones medievales más grandes y mejor conservadas de Alemania que nunca llegó a ser tomada por sus enemigos.

Coburg

Esta ciudad mantiene parte de sus murallas, un bonito centro histórico y una gran fortaleza bien conservada, donde se alojó Lutero durante varios meses. Paseando por sus calles y observando sus majestuosos edificios uno puede recordar su pasado aristocrático.

Sesslach

Pequeño pueblo que ha conservado muy bien su centro medieval rodeado por murallas.

Bamberg

Esta ciudad, incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993, presenta un casco histórico bastante grande y muy bien conservado. En la parte baja de la ciudad se encuentra uno de los edificios más conocidos y fotografiados de Bamberg gracias a su singular arquitectura, su antiguo ayuntamiento, que se alza orgulloso en una pequeña isla. Muy cerca se encuentra el idílico rincón conocido como la pequeña Venecia, antiguo barrio de pescadores con bonitas casas de entramado de madera a orillas del río. Tras subir por empinadas calles y escaleras, se llega a la plaza de la catedral. Aquí se encuentra la catedral con sus cuatro torres, que pertenece al grupo de las catedrales imperiales de Alemania, el Alte Hofhaltung, originalmente palacio imperial que fue la residencia del obispo, y la Neue Residenz, o el nuevo palacio residencial.

Se puede recorrer la ciudad dentro de un free tour. Más información aquí.

Al visitar Bamberg merece la pena probar su original cerveza ahumada.

Pommersfelden

Dudamos si incluir este pueblo o no en la lista. Pero decidimos que sí por el contraste que uno se lleva al llegar. Pommersfelden es un pueblo muy pequeño, de unos 3000 habitantes, donde de repente aparece un gran palacio barroco del S. XVIII.

Forchheim

Esta preciosa ciudad con casas de entramado de madera tiene una bonita plaza donde se puede pasar un buen rato observando los detalles del ayuntamiento. Si se visita a finales de julio puede uno participar en el Annafest, festival que se desarrolla en un bosque cercano donde más de 20 bodegas de cerveza ofrecen sus productos.

Egglofstein

Merece la pena acercarse a Egglofstein para admirar su castillo de entramado de madera sobre una roca.

Una visita que nos queda en el tintero es Tüchersfeld, un pueblo rodeado por unas formaciones rocosas muy curiosas.

Alto Palatinado, Baja Baviera, Alta Baviera y Suabia (Oberpfalz, Niederbayern, Oberbayern y Schwaben)

Alto Palatinado/ Oberpfalz

Esta región se encuentra situada al este de Baviera. Su capital, Regensburg (Ratisbona), es su mayor reclamo. En la visita de esta ciudad universitaria, incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad desde 2006, uno puede transportarse a la época medieval paseando por su muy bien conservado centro histórico. En este destaca la catedral gótica de San Pedro y el puente de piedra sobre el Danubio construido en el S. XII.

Se puede llegar a Regensburg desde Munich dentro de un tour organizado. Más información aquí.

Merece la pena acercarse al Walhalla, un templo construido en estilo neoclásico imitando al Partenón de Atenas. Fue mandado construir por el rey Luis I para honrar a los alemanes más célebres.

Al quedar bastante lejos de la zona donde vivíamos, esta zona es la que menos conocemos. En nuestra lista de lugares a visitar se encuentran localidades como Kallmünz in Altmühltal, un lugar de veraneo de artistas y escritores en el S. XIX, donde Kandinski se enamoró de Gabrielle Munter, Neumarkt in der Oberpfalz, Amberg, Weiden in der Oberpfalz o Waldsassen con su hermosa basílica.

Baja Baviera/Niederbayern

Al sureste de Baviera se encuentra esta región cuya capital es Landshut, una bonita ciudad donde la torre de su iglesia, la torre de ladrillo más alta del mundo, domina la ciudad, así como su castillo. Cada 4 años se celebra aquí una fiesta medieval, las bodas de Landshut, que dura varios días y que conmemora el enlace que tuvo lugar en 1475, entre Jorge el Rico, duque de Baviera y Eduviges Jagellón. En esta participan los habitantes de Landshut, y es tan importante para ellos, que los hombres se cortan el pelo después de la fiesta y se lo dejan crecer para la siguiente celebración.

Schönau

Si se pasa cerca de esta localidad merece la pena acercarse a visitar su castillo rodeado de agua, cuyos orígenes datan del S. XV.

Kelheim

Aunque el centro de Kelheim tenga también cosas para visitar, como las puertas que todavía se mantienen de las antiguas fortificaciones, o la Weisses Brauhaus que, fundada en 1607, es la productora de cerveza de trigo más antigua de Bavaria, si está incluido en esta lista es, porque todavía recordamos el paseo en barco por el Danubio hasta la abadía benedictina de Weltenburg. Aquí, además de sorprendernos por su localización en un desfiladero del río y de admirar la belleza de la iglesia de San Jorge, embellecida en parte por los hermanos Assam en estilo barroco, se puede disfrutar de la riquísima cerveza elaborada por los monjes desde 1050 en su biergarten o terraza. Recomendamos probar su cerveza oscura, que ha sido varias veces galardonada.

Nosotros fuimos en otoño y los colores del bosque que rodea la abadía no hicieron más que aumentar la belleza de este viaje. A la abadía también se puede llegar andando o en bicicleta.

Merece la pena acercarse al Brefreiungshalle, o Sala de la liberación, situado en una colina sobre Kelheim. Este edificio neoclásico fue mandado construir por Luís I como memorial a la victoriosa batalla sobre Napoleón en 1813.

Abensberg

Una cervecera, la Kuchlbrauer, es la causa por la cual esta ciudad se encuentra en esta lista. Y es que presenta una torre de observación diseñada por el artista austriaco Friedensreich Hundertwasser. Descansar en su biergarten y visitar esta original cervecera es una parada perfecta.

Passau

Conocida como la ciudad de los tres ríos, aquí confluyen en un mismo punto el Danubio, el Ilz y el Eno. Es este un lugar muy interesante pues pueden verse los diferentes colores de cada río y su diferente caudal. El punto más alto de esta ciudad rodeada de agua es la plaza de la catedral, donde se encuentra esta en estilo barroco y con aire italiano.

En esta región se encuentra el Bosque Bávaro, uno de nuestros pendientes de Baviera. 

Alta Baviera/Oberbayern

En el sur del estado y con la ciudad de Munich como capital, esta región se corresponde, seguramente, con la imagen que se tiene de Baviera: montañas, lagos, praderas y pueblos idílicos. Reconocemos que esta es nuestra zona favorita. 

Ingolstadt

La universidad de esta ciudad fue el lugar de nacimiento de Frankestein en la novela de Mary Shelley. Y es que la primera universidad bávara se fundó aquí en el S. XV. También se fundó en Ingolstadt, en 1776, la sociedad secreta de los Illuminati. A principios del S. XVI se firmó en esta ciudad la ley de la pureza, por la que la cerveza alemana sólo podía producirse con tres ingredientes, agua cebada y lúpulo. Sólo Napoleón pudo superar las murallas de Ingolstadt, cuya fortaleza mantuvo preso a Charles de Gaulle durante la I Guerra Mundial. 

Hoy día pueden visitarse un gran número de museos en esta histórica ciudad, entre ellos el curioso museo Alemán de Historia Médica o, para los amantes de los coches, el museo Audi. No hay que olvidar visitar la iglesia de Santa María de la Victoria o Iglesia Asam, una joya del rococó que puede pasar desapercibida en el casco antiguo al no tener torre. Eso si, el color de la fachada hace que uno se fije en ella.

Eichstätt

Esta ciudad de estilo barroco presenta varios edificios de interés, entre los que destacan su catedral, su palacio y el castillo de Willibalds.

Neuburg an der Donau

El pasado aristocrático de esta ciudad queda claro al ver los edificios que componen su casco histórico, entre los que destaca su palacio renacentista.

Freising, Frisinga

Esta ciudad con mucha historia se encuentra a unos 10 km del aeropuerto de Munich. Aquí se puede visitar la concatedral barroca de Santa María y San Corbiniano, cuyo interior, embellecido en estilo rococó por los hermanos Asam, no deja indiferente a nadie. Se dice que aquí se encuentra la cervecera más antigua del mundo, Weihenstephan, fundado por monjes benedictinos en el 1020.

Erding

Hemos incluido Erding en esta lista por tener el mayor complejo de baños termales de Europa. Puede ser una buena parada para descansar después de visitar tantos pueblos y ciudades. 

Altötting

Ciudad de peregrinaje gracias a la Capilla de Nuestra Señora de Altötting, aquí se encuentran enterrados los corazones de los miembros de la familia real de Wittelsbach. La Virgen de Altötting, que es venerada por alrededor de un millón de peregrinos al año, es conocida como la Virgen Negra y data de alrededor del 1330. 

Burghausen

Con sus 1050 m de largo, aquí se encuentra el castillo más largo del mundo, cuyos orígenes se remontan al S. XI. Si se visita en navidad el mercado que allí se celebra le da el toque perfecto.

Tittmoning

De Tittmoning nos encantó su alargada plaza salpicada por casas de colores. Aquí vivió durante varios años el Papa emerito Benedicto XVI, que nació en Marktl, un pueblo cercano.

Berchtesgaden

Además de que el casco histórico de Berchtesgaden sea bonito, los alrededores son lo que más llaman la atención. Se encuentra en el distrito de Berchtesgadener Land, una región que tiene mucho que ofrecer. Aquí se puede subir al Watzmann, un macizo montañoso de los Alpes donde se encuentra el tercer monte más alto de Alemania. Se pueden recorrer preciosos lagos como el Hintersee (lago trasero) o el Königsee (lago del rey), nuestro lago favorito de Baviera. En Berchtesgaden se encuentra también la Kelsteinhaus o nido del águila, la residencia alpina de Hitler, que se encuentra en la cima de la montaña Kehlstein (1834 m). A la casa, hoy convertida en restaurante, se sube en un ascensor ricamente decorado. Arriba se disfruta de unas muy buenas vistas. También se pueden visitar las minas de sal de Berchtesgaden, pues esta era una zona importante para la extracción del oro blanco.

El pueblo donde se encuentra el Königsee es Schönau am Königsee, un bonito pueblo con casas de madera y un embarcadero desde donde salen los barcos que recorren el lago. Este viaje da la oportunidad de visitar el Obersee o lago superior, la iglesia de San Bartolomé y da acceso a maravillosas rutas de senderismo. Durante el trayecto en barco se comprueba  el eco del desfiladero a toque de trompeta.

Se puede llegar hasta aquí dentro de un tour desde Munich. Más información aquí y aquí.

Ramsau bei Berchtesgaden

Pueblo pintoresco por antonomasia. Rodeado por los Alpes, atravesado por un riachuelo y con la pequeña iglesia de San Sebastián de fondo, Ramsau ofrece un paisaje de montaña perfecto.

Hay varios desfiladeros cercanos que se pueden recorrer. Nosotros visitamos el del Almbach.

Prien am Chiemsee

Bonita localidad que te permite descubrir las maravillas del Chiemsee o lago Chiem. Desde aquí se puede coger un barco que lleva a la Herreninsel, isla de los señores, donde Ludwig II construyó el palacio de Herrenchiemsee tomando como modelo el de Versalles. También hace parada en la Fraueninsel, isla de las mujeres, con un convento benedictino y que nosotros visitamos durante el pintoresco mercado de Navidad que allí se celebra. 

Se puede llegar a Prien desde Munich y visitar estas dos islas dentro de una visita organizada. Más información aquí.

Wasserburg am Inn

Situado en un meandro del rio Inn, esta antigua ciudad floreció gracias al comercio de la sal. Despues de pasear por su casco histórico, merece la pena acercarse al mirador Schöne Aussicht, bonita vista, desde donde se puede ver su curiosa localización.

Tegernsee

Esta localidad lleva el nombre del lago donde se encuentra. Aquí hay un maravilloso biergarten, el Braustuberl am Tegernsee, que se encuentra al lado de la iglesia de San Quirinus y cuyo logo nos encanta (y su cerveza también).

En esta zona hay un gran número de rutas de montaña, durante las cuales se obtienen unas vistas preciosas del lago.

Mittenwald

En este pintoresco pueblo alpino se pueden ver las típicas casas de la zona, con balcones de madera y las fachadas maravillosamente pintadas con imágenes que son, en su mayoría, de temática religiosa. A este tipo de arte se le conoce como lüftlmalerei, y se da mucho en la Alta Baviera y en el Tirol. Hay casas que son una verdadera maravilla. Además, los habitantes las tienen muy bien cuidadas y generalmente están decoradas con flores. Este pueblo es también conocido por la fabricación de violines.

En Mittenwald empiezan muchas rutas que permiten descubrir el parque natural Karwendel, donde varias de las montañas superan los 2000 m. 

Garmisch-Partenkirchen 

Famoso entre los aficionados a los deportes de invierno, fue sede de los juegos olímpicos de invierno de 1936. Paseando por esta ciudad, rodeada por los Alpes, se ven las casas típicas de la zona. Lugar de nacimiento del escritor Michael Ende (autor de obras como la Historia interminable o Momo), si se quiere descansar durante el viaje puede uno acercarse al parque que lleva su nombre y donde hay varias alusiones a sus obras. 

A las afueras de Garmisch-Partenkirchen se encuentra la impresionante garganta del Partnach (Partnachklamm), que es de fácil acceso. En invierno el agua que corre por el desfiladero se congela y el paseo es una maravilla. Para llegar hasta ella se puede aparcar en el parking del estadio olímpico, que se puede visitar para ver las instalaciones y los trampolines de salto.

Oberammergau

En nuestra opininón este es uno de los pueblos más bonitos de la Alta Baviera. Aquí las casas están decoradas con imágenes de temática religiosa y de cuentos infantiles. Se dice que en Oberammergau pueden verse las mejores pinturas de la zona y que el arte de lüftlmalerei se originó aquí. Famoso por el arte de tallar la madera, se pueden ver muchos ejemplos en los escaparates de las tiendas. 

Los alrededores son ricos en puntos de interés, como el monasterio benedictino de Ettal o el palacio de Linderhof, con sus bonitos jardines y su gruta. Este es uno de los castillos de Luis II y se puede visitar desde Munich con una visita organizada. Más información aquí.

Cada 10 años se representa en Oberammergau la Pasión de Cristo, que atraé a muchísimos visitantes

Murnau am Staffelsee 

Pintoresca localidad a los pies del lago Staffel. Aquí puede visitarse la casa de la pintora Gabrielle Munter, donde también vivió su pareja, el pintor Vasily Kandinski.

En Munich, los pintores expresionistas Franz Marc y Vasily Kandinski, fundaron el movimiento artístico Blaue Ritter, y muchos de sus miembros vivieron en los pueblos de alrededor y dibujaron estos paisajes bávaros.

Kochel am See

Merece la pena visitar este pueblo para pasear por su lago, el Kochelsee y por el cercano Walchensee. Si se quieren ver los dos lagos a la vez se puede subir andando o en teleférico al Herzogstand (1731m). Esta es una excursión muy recomendable. Las vistas desde arriba son increíbles y hay un restaurante, Berggasthaus Herzogstand, donde se pueden probar ricos platos bávaros.

El teleférico, Herzogstandbahn, abre todos los días de 9:00 a 17:00, y los fines de semana y festivos hasta las 17:45. Para los adultos el viaje único cuesta 8,50€ y el de ida y vuelta 16€. Aquí se encuentra más información sobre el precio. El aparcamiento cuesta 6€ más 2 € de tasa turística.

En Kochel se encuentra también el museo del pintor expresionista Franz Marc.

Benediktbeuern 

Pequeño pueblo muy típico de la zona. Destaca por su bello monasterio con una larga historia. Fundado en el S. VIII como abadía benedictina, debe su nombre a una reliquia de San Benedicto traída aquí por Carlomagno. En el S. XIII tenía una gran biblioteca y entre sus manuscritos se encontraba el Carmina Burana, un compendio de canciones medievales. Hoy en día el monasterio lo llevan los Salesianos de Don Bosco. El interior de la iglesia es rococó, un estilo que, como se ve, es muy típico de esta zona. 

En el monasterio hay un restaurante bávaro, donde se cumplen todos los estereotipos de esta región. La terraza de esta cervecera es muy agradable.

Habach

Este pueblo no lo mencionaríamos si no fuera porque aquí se encuentra el lugar donde hemos probado las mejores tartas de Alemania, Das museums café. Ni siquiera hay que cruzar el pueblo para llegar a este sitio perdido entre las praderas. No es un café al uso, este se encuentra en una granja donde se muestra una colección de maquinaría agrícola. Aunque se puede llegar en coche, mucha gente lo hace en bicicleta o andando. El café abre los fines de semana y días de fiesta con buen tiempo de 12 a 18.

Rottenbuch

Un pueblo pequeño muy típico de esta zona. En este, rodeado de praderas y montañas, se puede visitar un monasterio  cuya iglesia está decorada en estilo rococó. Fue fundado por Güelfo IV, duque de Baviera, miembro de la familia de los güelfos. Rottenbuch pertenece a la Ruta Romántica.

Un camino con 11 estaciones que trata sobre la leche sale de aquí. Este puede ser interesante para hacer con niños (Pfaffenwinkler Milchweg). Eso sí, la información está escrita en aleman. .

Lago Starnberg, Starnberger see

Este lago de gran tamaño se encuentra muy cerca de Munich. Está rodeado por elegantes localidades como Starnberg o Tützing. En la pintoresca localidad de Bernried se encuentra el curioso museo Buchheim, el museo de la Fantasía. En Possenhofen hay un palacio donde veraneaba la joven emperatriz Sisi. Este hecho se recuerda en la estación de tren con un pequeño museo sobre ella. Además, se puede visitar la Roseninsel, isla de las Rosas, una pequeña isla en medio del lago, donde hay una villa real rodeada por un jardín de rosas. Aquí el rey Ludwig II se reunía con su amiga Sisí y en un mueble del edificio se dejaban mensajes. Fue en este lago, en Berg, donde el rey murió ahogado. En el sitio donde sucedió hay una capilla y una cruz en su memoria.

Si se quiere disfrutar de este lago de una manera un poco diferente, aquí se puede reservar un viaje en barco con cena y música incluidas.

Lago Ammer, Ammersee

De los pueblos que se encuentran alrededor de este lago destacamos Diessen, con su iglesia ricamente decorada en estilo rococó y  Herrsching, con un bonito paseo a la orilla del lago, donde además hay bastantes restaurantes. 

Y por supuesto, si se visita este lago, uno no puede dejar de visitar el monasterio benedictino de Andechs, uno de los lugares de peregrinación más antiguos de Alemania, que se encuentra en la llamada montaña sagrada de Baviera. Este monasterio se fundó en el S. XV, en el lugar del castillo de los Condes de Andechs. Al entrar en la iglesia del monasterio se fijará uno en el bonito altar Mayor, donde se encuentra la Virgen de Andechs. Y puede ser que vea un pequeño ratón que se encuentra bajo las escaleras del retablo. Este está muy ligado a la fundación del monasterio. Los Condes de Andechs se trajeron varias reliquias de una peregrinación a Tierra Santa y las guardaron en la capilla de su castillo, iniciando así el Tesoro Sagrado de Andechs allá por el S. X. En el S. XII comenzó la peregrinación a este lugar, para la veneración de las reliquias. Sin embargo, el castillo fue destruido en el S. XIII y el Tesoro se dió por perdido. Pero cuenta la leyenda, que, durante una misa en la antigua capilla del castillo en 1388, apareció un ratón arrastrando una lista de las reliquias. Y fue, gracias a este hecho, que se encontró de nuevo el Tesoro de Andechs. Sea como fuere, con las reliquias de nuevo en Andechs, se despertó de nuevo la importancia de este como lugar de peregrinación y, para el cuidado de estas y de los peregrinos, se llevó a cabo la fundación del monasterio Benedictino. 

Entre las reliquias del monasterio se encuentran un trozo de la Cruz de Cristo, una espina de la corona de espinas, un trozo del cetro con el que se burlaron de Jesús, la estola de San Juan Evangelista o un cinturón de María Magdalena, así como tres Hostias Sagradas consagradas por los Papas Gregorio Magno, S. VI y León IX, S. XI. En el S. XVIII el tesoro tenía 277 reliquias.

No se debe de ir sin sentarse en su cervecería. Aquí se puede probar la cerveza del monasterio, producida en Andechs y acompañarla con un rico codillo. Tienen también su propia carniceria.

Landsberg am Lech 

Visitar esta hermosa localidad medieval a orillas del rio Lech permite descubrir, su bonita plaza principal con sus casas de colores y su bonito ayuntamiento, las puertas de la antigua fortificación, y la presa del Lech con la vista de la ciudad al fondo. Su cárcel se hizo famosa al ser el lugar donde Hitler dictó su Mein Kampf mientras se encontraba preso tras su fallido golpe de estado de 1923.

Suabia/Schwaben

Situada al suroeste de Baviera, tiene como capital la ciudad de Augsburg. Esta fue fundada por los romanos en el 15 a.C, lo que la convierte en la tercera ciudad más antigua de Alemania. Aquí se puede visitar el Fuggerei, el proyecto de vivienda social más antiguo del mundo. Este fue fundado en 1516 por Jakob Fugger, uno de los hombres más ricos de la historia europea. Además, merece la pena visitar el ayuntamiento, con su bello salón dorado y la catedral, con las vidrieras más antiguas de Europa del S. XI.

Se pueden realizar tours guiados por la ciudad. Más información aquí.

Nördlingen

Esta localidad forma parte de la Ruta Romántica y su mayor atracción es su muralla del S. XIV que se encuentra perfectamente conservada. Se pueden recorrer sus 2,6 km de largo disfrutando de las vistas de los tejados de la ciudad y de la torre de la Iglesia de San Jorge que mide 90 m.

La ciudad está construida dentro de un cráter de meteorito que impactó en la Tierra hace 15 millones de años. Sus edificios están construidos con una roca llamada Suevita, que contiene millones de fragmentos diminutos de diamante como consecuencia del impacto.

Se puede llegar a Nördlingen desde Munich con este tour organizado.

Memmingen

Igual suena familiar por su aeropuerto, que es bastante práctico para viajar a Baviera. Pero además esta antigua ciudad imperial tiene mucho que ofrecer. Casas patricias, palacios, restos de las antiguas fortificaciones, su bonita plaza del mercado, bonitas iglesias y un riachuelo, que recorre partes de la ciudad, le dan a esta ciudad un ambiente muy interesante.

Steingaden

Incluimos este pueblo, perteneciente a la ruta romántica, porque en él se encuentra la iglesia de peregrinaje Wieskirche, o iglesia de la pradera, que está incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad desde 1983. 

Cuando se visita por primera vez la iglesia, uno queda admirado por la presencia de un edificio tan lujoso en un lugar tan remoto. Y se pregunta el porqué de su construcción. Pues bien, en el S. XVIII, una mujer creyó ver llorar a una talla de Jesús Flagelado. Esto generó una gran devoción a la imagen y comenzó a ser visitada por un gran número de personas. La iglesia que se construyó, para venerar a la imagen y recibir a los peregrinos, fue la Wieskirche. Esta fue decorada en el más puro estilo rococó por los hermanos Zimmermann, grandes  arquitectos y pintores de la época, con grandes obras en el sur de Alemania. Dominikus Zimmermann se encuentra enterrado en el monasterio de San Juan Bautista en el centro de Steingaden. Este está muy ligado a la historia de la Wieskirche. Fundado en el S. XII por Güelfo VI, que fue enterrado aquí, presenta una iglesia románica con un interior rococó. El sitio es muy tranquilo y el jardín de hierbas está habitado por unos monjes muy graciosos.

Füssen

Otra localidad encantadora rodeada por los alpes bávaros. Mucha gente llega a Füssen pero no lo visitan, pues vienen a él sólo para visitar el famoso castillo de Neuschwanstein. Un fallo bajo nuestra opinión, pues Füssen tiene mucho para ofrecer. Casas medievales, el antiguo monasterio benedictino de San Mang, un precioso palacio en estilo gótico tardío y el rio Lech recorriéndolo. Si se tiene tiempo vale la pena acercarse al Lechfall, donde el río forma una curiosa cascada artificial en un entorno muy bonito y por donde se puede pasear. Aquí termina la Ruta Romántica.

El famoso castillo de Neuschwanstein se puede visitar dentro de un tour organizado desde Munich. Más información aquí.

Lindau

Esta ciudad a orillas del Bodensee, lago Constanza, es una pequeña joya. Su precioso casco histórico se encuentra en una isla, a la cual se accede a través de un puente. Una vez aquí, lo único que hay que hacer, es callejear para descubrir sus rincones, como la Maximilianstrasse, con edificios de bonitas fachadas y el ayuntamiento. Lo más característico de Lindau es su puerto. Ahí se encuentra el león de Baviera, de unos 6 m de altura, dando la bienvenida a los barcos que recorren este lago compartido por Austria Suiza y Alemania. 

Si se quiere ver la zona de Baviera de una manera diferente, se puede reservar este tour en avioneta por los Alpes Bávaros desde aquí. Nosotros hemos disfrutado de las vistas aéreas del estado de Baden-Württemberg por la zona del Bodensee, lago Constanza. El viaje fue en helicóptero y fue una muy buena experiencia.

¿Vas a viajar a Alemania?

Aquí encontrarás más información útil para tu viaje, y nos ayudaras a seguir creando contenido, Gracias

Viaja siempre con seguro. Desde aquí puedes reservar tu seguro de viaje y ahorrarte un 5%

El tren es un método perfecto para moverse por Alemania. Desde aquí se puede entrar en la Deutsche Bahn y resevar los billetes

Quieres conocer mejor tu destino de vacaciones. Desde aquí puedes reservar un gran número de actividades en Alemania.

Nos gusta mucho sacar fotografías en nuestros viajes. Para ello llevamos la cámara Nikon D3400 con objetivo Tamron 18-200. En los viajes largos llevamos también nuestra antigua cámara, la Canon Powershot G5x, por si tenemos problemas con la primera. Además, esta sigue siendo nuestra primera opción si vamos a la montaña, pues es pequeña y ligera. Siempre llevamos varias tarjetas de memoria. La mochila que usamos para llevar las cámaras es esta.

Nuestra guías favoritas para preparar nuestro viajes son la DK y la Lonely Planet. Además nos encantan los libros de Kunth, que siempre proponen muy buenas rutas y las fotos invitan a viajar. El problema es que son en aleman.

4 comentarios en “Qué ver en Baviera: sus ciudades y pueblos más bonitos”

  1. Qué cantidad de ciudades y pueblos preciosos, ¡increíble! Tengo muy buen recuerdo de algunos de estos lugares, lo pasamos muy bien :).

Responder a viajandodeincognito Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.